• sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 09:20

korrika

Josu Ternera eta Unai Hualde

Hay días en que, a pesar de que uno ya ha visto muchas nevadas y peina mas canas que otra cosa, la vida te vuelve a sorprender y te obliga a reflexionar sobre el sorprendente empeño que tienen algunos seres humanos en comportarse sin utilizar ni un solo resquicio del cerebro que Dios tan sabiamente ha diseñado para nosotros y con tanta generosidad nos ha regalado.

La korrika de sangre y muerte

Y llegó la korrika de los aberchándales y volvió a ser lo de siempre, una carrera siniestra a favor de la muerte en la que en Navarra participó hasta el presidente del parlamento foral. 

Korrika eta ETA

Txibite ha decidido pasar de los criterios éticos y morales que han de regir las acciones de cualquier gobernante que se precie y  ha ordenado poner una pasta para subvencionar semejante muestra de deshumanización y salvajismo.

El entramado de la Korrika, en datos

Ante la mirada indulgente de una gran parte de la sociedad, la Korrika es una simple marcha reivindicativa para recaudar fondos a favor de la extensión de “una lengua”, el euskera, que una parte de la ciudadanía siente como propia.

La Korri-Kaka

Si nos coláramos en sus dormitorios veríamos que alguno de estos ya solo se empalma, y no siempre, si les bailan un aurresku. Aupa Joseba Andoni. ¡Eeeeuuuuuuh! Jodidos cansalmas.

El euskera no me interesa

Asirón recoge el testigo en forma de Ikurriña durante la Korrika en Pamplona. MIGUEL OSÉS (1)

El euskera siempre me había parecido una inutilidad más de nuestra sociedad moderna, pero que consideraba inofensivo.

La ciudad le da mil vueltas al campo

La Korrika de 2017 finaliza en el Paseo Sarasate de Pamplona. PABLO LASAOSA (6)

Yo creo en la superioridad moral de las ciudades. El campo está para alimentar a las urbes y que estas puedan ser el motor evolutivo de toda la sociedad. Es lo que hay, no lo invente yo, me limito a constatarlo.