Colaboradores

Es en los momentos límite es donde al final sale la verdadera esencia de las personas y Koldo, en vez de dar un respiro a sus compañeros, con mil muertos al día, a lo que se dedicó fue a comportarse como un cobarde.

La heroicidad no consiste en no tener miedo ni dolor, si no en tener el valor suficiente para superarlo. Por eso muchos héroes lloraron esos días. Y sus lágrimas y sus miedos les hicieron aún más grandes.

Estoy harto del pico que no llega, de la curva que no se estabiliza y de la comparativa entre países que tienen más muertos. Casi tan harto de esto como de Resistiré.

¿Por qué esa manifestación se tenía que celebrar a toda costa? ¿Por qué era tan indispensable? Ya nadie se acuerda de ella pero sí de sus consecuencias.
Su tardía y torpe reacción para esta situación extraordinaria les hace, y me refiero sobre todo al presidente, estar siempre dispuestos para admirarse, con esas comparecencias televisivas de extensión castrista-bolivariana.

Situaciones como la que estamos viviendo excitan también la imaginación, dibujándonos escenarios aterradores o creyéndonos en el país de las maravillas. Cada cual tirará hacia donde su estado de ánimo, su objetividad, su vivencia personal o su real gana le incline.

Como a estas alturas ya estamos experimentando, el Estado de Alarma es una situación excepcional y extraordinaria que la Constitución permite de limitación del ejercicio de derechos. Eso sí, el Estado de Alarma debe ser adecuado y proporcionado.
No caben más elementos concurrentes en este despreciable disparate ….o sí, si atendemos a las mezquinas excusas con tintes de burda coartada que han expuesto las “diseñadoras” de esta operación que son a la postre quienes han autorizado y posibilitado todo.

La idea era empezar a repartir a distro y siniestro, pero creo que es mejor dar ánimos que esto será largo. Pero también animar a que lo que vivimos estos días nos caiga en saco roto.

Últimamente tengo la sensación de vivir en una mezcla de videojuego y película futurista donde todo ha cambiado menos los escenarios, que son los mismos que hace un mes. 

Toda respuesta en estado de emergencia tiene que ser analizada y consensuada, de poco sirven en este tipo de situaciones las respuestas inmediatas sin reflexión, es por eso que se preparan los planes de emergencias. 

La fábula se titula así, ¿la conocen?, esa en la que un pastor hace broma con que viene un lobo y luego nadie le cree. Esa fábula que habla de liderazgo responsable en tono infantil.

Ponemos 'tele' delante de lo que sea y ya parece que nos hemos modernizado y encontrado soluciones. Teletrabajo ha sido la última novedad, ahora lo descubrimos y, aunque a la fuerza ahorcan, no parece que estemos preparados.

Una crisis sanitaria gestionada por las autonomías porque Sánchez ni está ni se le espera, más preocupado en soltar eslóganes publicitarios para buscar culpables fuera de su gobierno, que no quiere perder votos y quedarse sin la cama y el colchón de la Moncloa... qué puede salir mal.

Es fascinante ver cómo opera la opinión pública, cómo los prejuicios son más potentes que las verdades y cómo es dirigida, pastoreada, con rumores, medias verdades y mensajitos de WhatsApp de supuestas personas que están en el ajo. 

El otro día Pere habló de la vida vivida y la vida pensada y llevo toda la semana dándole vueltas a esa diferencia entre lo que vivimos y lo que queremos vivir. La vida pintada sería la mezcla, lo que creemos vivir.

Nuestros valles y pueblos están envejecidos y esto está íntimamente relacionado  con la despoblación. Las inversiones  no son suficientes para evitar ver como desaparecen los niños de las escuelas y las voces sabias  de los de mayores  nuestras calles. 

Esta era la frase con la que cerrábamos las conversaciones cuando analizábamos algún proceso operacional, si eran profesionales, o cuando comentábamos algún chascarrillo, sobre todo de relaciones personales.

Hasta el tiempo de descuento, con un cabezazo dormido, no disparó Osasuna entre los trespalos. El Granada le dio un repaso en toda regla. Obtuvo un marcador escaso.

“El Coletas come lubina y los agricultores en la ruina”. Eso decía una pancarta e una de las manifestaciones de agricultores de esta semana. Cada uno ejerce la presión como puede, lo malo es confundir las responsabilidades, ¿no creen?

Doce o catorce días después, ya he perdido la cuenta, seguimos en el mismo punto. Miles de toneladas de residuos altamente tóxicos descontrolados, dos trabajadores desaparecidos y un cargamento de preguntas que nadie desde el PNV quiere responder.

Temporada prácticamente hecha. Los tres puntos dejan la permanencia al alcance de la mano, pero la victoria en San Mamés no será tan recordada por los puntos como por el escenario de la victoria. De nuevo, y ya había llovido, el equipo navarro enmudeció al de Bilbao.

Sí, ese invento tan sencillo que se pone en el parabrisas y abre la barrera de la autopista y los parkings sin tener que parar. No lo llamaría ya innovación, pero es que a veces ni para eso estamos preparados.

Hoy es el santito del amor. Ah, el amor. Love is all around... hasta el aburrimiento. Ojalá hubiera sido la original de los Troggs y no la versión de Wet, Wet, Wet la que perdurara, pero ni en eso tenemos suerte.

Dice la RAE que referente es el término modélico de referencia. Es decir, el espejo en el que mirarse, la inspiración, lo que nos marca el camino. Aparentemente van cambiando según pasa el tiempo, lo que no es tan cambiante es su repercusión.

Desmontemos su barriada franquista, sus pintadas en honor a asesinos, sus calles y sus plazas con ese quiosco lleno de pancartas de plástico antiecologico.
Es un auténtico abuso de poder o desprecio a los más elementales principios democráticos del Estado de Derecho el eslogan del dialogo, que enarbola este Gobierno.

La muerte de Kobe Bryant y la alerta por el coronavirus han puesto esta semana la muerte otra vez en los titulares. Ese miedo irracional que nos entra cuando la muerte sacude pero, ¿es el hecho de morir o lo impredecible de la muerte lo que nos inquieta?

La jurisprudencia del TJUE reconoce el derecho a la huelga (acciones colectivas) pero exige que su ejercicio tenga en cuenta la repercusión sobre el derecho de libre circulación.

No es cuestión de que segundas partes nunca sean buenas, sino más bien de tener la motivación suficiente para intentarlo de nuevo, porque casi nunca es verdad que nos enfrentemos a lo mismo dos veces. La situación y nosotros mismos hemos cambiado. Lo que hacen falta son razones. Y esperanza.

A Gregorio Ordóñez el nacionalismo vasco lo asesinó no solo por ser del PP, que también, sino porque era un líder que trascendía a su partido, incluso a su ciudad. Lo mató porque era libre y por querer que sus vecinos fueran igual de libres, es decir, era peligroso para el régimen.

El Parlamento, hogar de la soberanía popular navarra, es un lugar en el que la palabra cobra una gran relevancia. Pero, ¿son aquellas personas que trabajan en él o simplemente participan en sus debates conscientes de ello? Les ahorro el tiempo de reflexión: no.

Parece como si a Osasuna le han cogido la medida. El Valladolid supo jugarle con relativa facilidad. Salió un partido tan igualado como plano. Resultan más interesantes algunos de los últimos movimientos del ‘factotum’.

A cualquier gobierno municipal no vasquista se le habría crujido a movilizaciones por mucho menos si hubiera despedido a un trabajador como el del Ayuntamiento de Zizur Mayor.
A quienes les haya tocado gestionar proyectos o ayudas, seguro que se acuerdan de HORIZONTE 2020, un programa europeo para potenciar proyectos de investigación e innovación, del 2014 al 2020, ¿se acuerdan? Pues ya estamos en el horizonte. Qué cosas.