MÚSICA

Cristina Ramos, la navarra de adopción que asombra al mundo: "Cuando oí la jota a San Fermín rompí a llorar"

La cantante se prepara para la gran final de 'World's Got Talent', la competición que se emite en China con los mejores concursantes del mundo, y acaba de lanzar su primer single con la discográfica Universal.

La cantante Cristina Ramos ganadora de 'Got Talent España' y 'La Voz México' y finalista en 'America’s Got Talent: the Campions' posa con el pañuelico de San Fermín frente a la fachada del Ayuntamiento de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
La cantante Cristina Ramos ganadora de 'Got Talent España' y 'La Voz México' y finalista en 'America’s Got Talent: the Campions' posa con el pañuelico de San Fermín frente a la fachada del Ayuntamiento de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

'Donde va, triunfa'. La cantante grancanaria Cristina Ramos hace honor al conocido eslogan.

Ganó la primera edición de 'Got Talent España', venció en 'La Voz México' y logró ser finalista, coronándose como la mejor cantante, en la reunión mundial de talentos que emitió Estados Unidos en la edición especial 'America's Got Talent: the Champions'.

Ahora la artista española encara la gran final de otra versión internacional del programa que le dio la fama, esta vez en China. El 12 de julio intentará sorprender de nuevo al mundo en la final de 'World's Got Talent', que emite el canal chino Hunan TV.

Además, este verano la cantante participará en otra versión similar en Reino Unido de la mano de Simon Cowell, el productor de este programa que se emite en más de 50 países y uno de los reyes Midas de la televisión que, junto con grandes intérpretes y reconocidos productores, ha caído rendido ante su talento.

Su voz y su fusión de lírica y rock le han hecho conocida en todo el planeta. Y eso que Cristina Ramos no iba para cantante. De hecho, comenzó estudiando trompeta en el conservatorio y haciendo unos coros fue tentada para pasarse al canto.

Veinte años después de finalizar sus estudios de Pedagogía del canto, la polifacética intérprete acaba de lanzar su primer single con la discográfica Universal México, 'Tu nombre', y prepara el salto al mercado anglosajón con una versión en inglés.

Entre aeropuerto y aeropuerto, Cristina Ramos ha hecho una parada en Pamplona, su "tierra de adopción" tal y como reconoce abiertamente.

El culpable del amor que profesa por esta tierra es su pareja, Íñigo Irigoyen, un publicista y amante de la música que hace 10 años puso rumbo a Las Palmas de Gran Canaria.

La música les unió y les mantiene girando por el planeta. Antes de poner rumbo a Asia, la pareja ha hecho escala en Pamplona para estar con los suyos, cargar energía y recoger el pañuelico rojo con el que encomendarse en apenas unos días a San Fermín para sumar un nuevo éxito a su prometedora carrera.

¿Cómo estás viviendo el lanzamiento de tu primer single con una discográfica tan reconocida como Universal México?

Hace tres semanas estuvimos presentándolo allá en México. Teniendo en cuenta que vivo aquí en España, se complica bastante. Pero realmente que después de tantos años una discográfica potente apueste por mí es un sueño, algo por lo que llevábamos trabajando muchos años. 

Es muy emocionante porque no deja de ser una de las discográficas más importantes a nivel mundial, sobre todo en Latinoamérica, por lo que estamos muy expectantes por ver lo que puede salir de aquí.

¿Cómo está respondiendo el público?

Las expectativas eran bastante altas teniendo en cuenta que me había presentado a tantos concursos y que en una competición siempre das el 100%, siempre estás haciendo el más difícil todavía... Esto ahora es hacer música, se trata de dar mi corazón y mi alma. Y nos sorprendió muchísimo porque a la gente le está gustando mucho el single.

¿Tienes ya un nuevo single a la vista?

Hemos grabado 'Tu nombre' en español y en inglés, que se llamará 'Even if'. Primero ha salido en español para el público hispanohablante y próximamente lanzaremos la versión en inglés. Ahora la discográfica tiene que ver cómo funciona; en ese sentido es como una prueba de fuego.

Con la versatilidad que has demostrado en televisión, ¿por qué géneros te gustaría llevar tu carrera?

'Tu nombre' es pop-rock, a mí me gustaría un rock más oscuro. También me encanta la ópera rock. La verdad es que hacer fusiones siempre me había gustado, pero nunca me lo había planteado. Fue algo que surgió para 'Got Talent', una muestra que hice para demostrar versatilidad. La cosa gustó y ahora todo el mundo me pide esa combinación. Y me gusta, me siento cómoda.

En televisión has trabajado con grandes nombres de la música, ¿con quién te gustaría hacer una colaboración?

Soñar es gratis, así que por es no que no quede... Me sentí muy cómoda cantando con Carlos Rivera. Me siento muy bien con Natalia Jiménez y seguimos teniendo trato, es una bellísima persona. Estuve cantando con Eros Ramazzotti y tenemos pendiente hacer un dúo cuando visite Gran Canaria. Hay muchísimos artistas con los que me gustaría cantar.

Carlos Rivera y Natalia Jiménez también tuvieron que marcharse de sus países para triunfar fuera y después lograron el éxito en casa. ¿Te sientes identificada con sus casos? ¿Te ha dado más oportunidades México que España?

Han sido oportunidad diferentes. Soy de la opinión de que siempre hay que probar. No todos los lugares son los mismos, la gente no tiene los mismos gustos... Es interesante abrir miras y probar mundos, que es lo que estamos haciendo ahora mismo.

Y con Carlos y Natalia sí que me siento muy identificada. Tuve dudas por cuál escoger. Me decanté por Natalia no sólo porque fuera española, sino porque me parecía un referente perfecto, una persona de la que poder aprender cómo probar suerte en otro lugar y ganarte el corazón de los que viven allí, en este caso en México. Ella podía entender muy bien de dónde venimos musicalmente.

A día de hoy, ¿qué tipo de productos demandan las grandes discográficas?

Tienen su timing, su manera de trabajar y sus planteamientos que quizá no tienen mucho que ver con cómo siento la música ahora mismo o los gustos que tengo. Nadie tiene la clave del éxito. Para mí personalmente es ser fiel a cómo sientes la música y estar abierto a nuevas expectativas, nuevos géneros y no cerrar la puerta a nada.

Es lo que demuestras también en tus apariciones televisivas...

Sí, cantar un rock, una jota, música tibetana... Se aprende de todo. En mi caso no me planteo demasiadas expectativas, me dedico a vivir el día a día. Tengo que preparar este tema y tengo que hacer lo mejor que pueda. Cada día vas pasito a pasito, con una mentalidad abierta, colocando las baldosas amarillas de 'El Mago de Oz', vas poniendo tu propio camino y creo que eso siempre te llevará a algo bueno.

El trabajo, el esfuerzo y pensar en el día a día te lleva a algo bueno. Cuando te marcas demasiadas expectativas te descentras del camino y si además no llegas a ese punto y te quedas en otro, te vas a frustrar y no vas a encontrar qué hacer con eso que tienes ahora delante.

Alcanzar el éxito a una edad más madura, con una familia ya formada, con más perspectiva, ¿ayuda a canalizarlo mejor?

Ya sabes cómo funciona el mundo, las empresas, los contratos... No eres un quinceañero que estás loco por hacer un single o por ser famoso, tienes otras expectativas que te hacen tener los pies en la tierra. No te tiras a la piscina sin saber si hay agua. Vas con una prudencia que te hace ver más allá y entender cómo funcionan las cosas.

El 12 de julio vuelves a una final de 'Got Talent', ahora en China. ¿Cómo te has preparado?

Todavía estamos en ello. La gente lo ve desde fuera y piensa 'esta canción la buscó ella, qué chulo el arreglo que hizo...' y realmente hay toda una serie de personas alrededor de un talent show que te dicen qué es lo que quieren, cómo lo quieren y cuándo lo quieren... Luego vas jugando con los elementos, pero la mayor parte del tiempo es un proceso bastante vertiginoso. De repente te cambian el tema o no les acaba de gustar...

¿Y con qué canción trabajas para esa final de 'World's Got Talent'?

Ya tengo un tema, pero casi es un secreto hasta para mí. Igual te digo esto y cuando lleguemos a China nos dan la vuelta. La canción del primer programa fue una propuesta de la producción del talent show. Yo ya había cantado temas de la ópera de 'Carmen' y ellos nos plantearon el cambio a rock, cantar en chino...

¿Cómo fue lanzarte a cantar en chino?

Ya había cantado en koreano y en el conservatorio cantábamos en italiano, francés, inglés, español, en búlgaro... Cuando me dijeron si me atrevía a cantar en chino les dije que me pasaran la fonética y al final salió en inglés, francés y chino.

Para esta nueva final, ¿habrá otra sorpresa similar?

Desde la producción del programa me han planteado hacer otra fusión, ahora hay alguien que hace allí los arreglos musicales y nos lo envía aquí para que vaya ensayando. Son dos días perdidos con el cambio horario al compartir de ida y vuelta la maqueta, así que cuando lleguemos a China ultimaremos la versión y la puesta en escena.

Has triunfado en España, México, Estados Unidos, ahora China... ¿Lo siguiente será Eurovisión?

¡Vaya! Desde que gané 'Got Talent' se han creado plataformas de apoyo para que vaya a Eurovisión. La idea se ha planteado alguna vez y de la misma forma que hace unos meses no hubiera dicho que iba a actuar en Estados Unidos o China, ¿quién sabe si acabaré yendo?

Viendo la actuación de Pastora Soler con un tema que es dificilísimo, la interpretación de Edurne, Soraya con ese porté sujetada por los bailarines dando ese agudo de 'La noches es para mí' y pensando en no caerte... Hemos tenido intérpretes fantásticas y no hemos ganado. Yo creo que hay otro problema ahí.

Cristina Ramos posa junto al vallado del encierro en la Cuesta de Santo Domingo a unos días de las fiestas de San Fermín. IÑIGO ALZUGARAY

Has viajado por todo el mundo, pero siempre guardas un recuerdo para Navarra. Decidiste estrenar aquí la gira 'Rock Talent', sueles escaparte a Pamplona cuando tienes ocasión y hasta no dudas en cantar jotas. ¿Cómo te sientes cuando se habla de ti como navarra de adopción?

Yo realmente me siento navarra de adopción, me siento de aquí, de Pamplona. Me encanta Pamplona; me gusta muchísimo. Y la verdad que echo mucho en falta venir más. Ahora estamos de pasada porque hemos venido a visitar la familia y ya nos vamos a Alemania para actuar en un evento y después a China. Estos Sanfermines no vamos a poder estar y será una gran pena.

¿Cómo sientes el cariño del público de Navarra?

Estoy muy agradecida a Pamplona. La gente siempre me ha tratado muy bien. Tengo muy buenos amigos. Tengo a mi familia política aquí y parte de mi familia canaria también. El espíritu del navarro es como muy dado a querer: una vez que se abren, se abren para siempre y eso te gana el corazón...

¿Recuerdas cómo fue tu primer viaje a Navarra?

Estuve en Pamplona, hicimos una escapada a Olite... Pero lo que realmente me marcó vino después, la primera vez que estuve en Sanfermines. San Fermín fue un shock, una explosión. Me quedé muy marcada con lo que vi, con lo que viví, con lo muchísimo que disfruté. Entendí muchísimas cosas de cómo sienten los pamploneses lo que es san Fermín. Es como si el mundo se acaba, y ahora lo entiendo. Recuerdo lo muchísimo que lloré en el aeropuerto cuando me tenía que marchar.

¿Y escuchar tu primera jota? ¿Recuerdas aquel momento?

Cuando escuché por primera vez la jota a San Fermin, me eché a llorar. Fue en la misa de escalera del 1 de enero. Estaba con mis compañeras, con las amigas que tengo aquí, y recuerdo que empezó la Cofradía de San Saturnino a tocar y me puse a llorar.

Y de escucharla a cantarla... ¿Cómo te dio por atreverte con la jota?

Fue por Íñigo... (Señala a su pareja, que escucha con atención la entrevista) Una amiga de aquí me dijo 'ay si tú fueras capaz de cantar la jota a San Fermín...'. Y ahí quedó la cosa. Después en casa, en Las Palmas, escuchábamos mucho un disco de Las Voces de los Burgos, en el que canta Íñigo, y me fui aprendiendo la letra. Cuando llegó otro día de la escalera le mandé un audio a las amigas por WhatsApp. 'Acordándome mucho de ustedes', les puse, y les canté la jota.

Claro, y desde entonces supongo que no habrán dejado de pedirte que la cantes...

¡Así fue! Se lo empezaron a pasar a otros grupos y yo pensando pero qué ha hecho mi amiga. Cuando estuve cantando con el Coro de la Asociación Gayarre Amigos de la Ópera en un programa ya todos me habían escuchado y para cuando llegaron los Sanfermines les había llegado a los componentes de la Cofradía de San Saturnino. Ahí empezó la cosa...

Llegado este punto, Íñigo Irigoyen toma la palabra. La pareja de Cristina Ramos ha estado siguiendo la entrevista muy atentamente en un segundo plano y mientras fluyen las anécdotas de la afición por cantar jota navarra, el publicista se incorpora en su asiento y cuenta cómo fue aquella primera jota cantada en Sanfermines.

"Creo que era 2015. Un 7 de julio que estábamos a 40 grados de temperatura", rememora Íñigo. "Estábamos con la Cofradía de San Saturnino y nos invitaron a subir a un piso de la calle Nueva. Todo el grupo ya había oído su audio y creo que Iñaki Lacunza el que le dijo a Cristina que se cantase una jota".

"'¿En qué la cantas, en re, en mi, en la?', le preguntó Iñaki. A Cristina le dio igual, empezó a cantar y se quedaron todos con la boca abierta. Algunos decían 'pero esta tía de dónde es, ¿de Tafalla?, ¿de Tudela?' No entendían", recuerda entre risas Íñigo Irigoyen. "Luego fuimos a la procesión y ahí la cantó en la calle Mayor. Desde entonces, cada vez que la ven se lo piden".

Cuando llegue el 6 de julio y os encuentre en Changsha ensayando para la final de 'Got Talent' en China, ¿echareis de menos los Sanfermines?

Inevitablemente si. Ya te digo que sí. Nos pondremos el pañuelico, nos haremos fotos para mandar a los amigos de aquí, cantaré la jota a San Fermin... Ya te digo que nos va a dar una morriña bien gorda.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cristina Ramos, la navarra de adopción que asombra al mundo: "Cuando oí la jota a San Fermín rompí a llorar"