• sábado, 26 de noviembre de 2022
  • Actualizado 19:49
 
 

OSASUNA

Osasuna, lanzado en la tabla a pocas horas de recibir al Barcelona de Piqué en El Sadar

Los rojillos suman 23 puntos en trece jornadas, a falta de recibir al conjunto catalán en Pamplona antes del parón.

Celta-Osasuna-10
Equipo titular de Osasuna ante el Celta en Balaídos. Efe.

El estado de felicidad que vive Osasuna llama a la ilusión por conseguir una clasificación que devuelva el esfuerzo de un equipo comprometido que cuenta con un Chimy Ávila en plena forma y que este sábado en Balaídos fue el mejor en el triunfo de su equipo (1-2). 

El triunfo de los dirigidos por Jagoba Arrasate consolida a los rojillos en la zona 'europea' de la clasificación a pocas horas de recibir al FC Barcelona este martes (21,30 horas) en el estadio de El Sadar, último encuentro de liga antes del parón del Mundial de Qatar.

A pesar de no haber sido su mejor partido, el conjunto navarro solventó una dura papeleta en un estadio en el que no vencía desde el año 2006. La mochila comienza a pesar. Ya son 23 los puntos sumadas de un total de 39. El equipo comienza a creérselo a una sola jornada del parón mundialista.

El Celta de Vigo cambió de entrenador para intentar frenar su mala dinámica ante un Osasuna que acumulaba 7 puntos de los últimos 9 en juego. Jagoba Arrasate repitió el mismo once que hace una semana, alineación en la que se encontraba el hombre de moda, Chimy Ávila.

El argentino ocupó la banda derecha, una demarcación a la que se ha hecho a la perfección y que comienza a ser su hábitat natural. Eso sí, no olvida sus mejores épocas en la punta de ataque y no duda en pisar área con frecuencia cuando sus compañeros se disponen a poner un centro o se acercan a cualquiera de los dos vértices.

Osasuna armó una jugada desde la izquierda que terminó por la derecha de la mejor manera. Chimy recogió el balón, paró el tiempo y desde la misma línea descosió el balón con un potente disparo cruzado ante el que nada pudo hacer su compatriota Marchesín. El ‘9’ sorprendió a todos en el minuto 8 para poner el primer ladrillo de una victoria que supuso un nuevo subidón.

Las cosas pintaban bien, pero Iago Aspas sacó a relucir su experiencia y calidad para desarmar a la zaga rojilla y poner las tablas diez minutos después. Los de Arrasate querían tumbar a los gallegos y no aflojaron, sino que enchufaron el turbo para ir a por más.

El flanco zurdo fue de nuevo fundamental para que Osasuna no diese lugar a la reacción celeste. Kike Barja y Manu Sánchez estuvieron incisivos buscando las cosquillas de su rival. El último de estos puso un centro pasado que pareció imposible de rematar de primeras. Había una persona que lo tuvo claro y que vio la forma correcta para hacer el 1-2.

El ‘Comandante’ se elevó con un vuelo sin motor para envestir la pelota como un auténtico toro bravo. El remate cogió velocidad al tocar el suelo antes de entrar en la portería viguesa. Barja se llevó las manos a la cabeza ante el golazo que acaba de presenciar en primera fila.

El rosarino fue preguntado tras el encuentro por su brillante doblete: “ni yo los ví... fue reaccionar en el momento y la verdad que tuve mucha suerte. Si no fuese por mis compañeros yo no podría tampoco marcar”.

El Barcelona ya conoce qué se encontrará el martes en El Sadar. Entre otras muchas cosas deberán buscar la forma con la que parar a un Chimy Ávila con 6 goles en su haber que seguro estará deseoso de pasear los colores rojo y azul el curso que viene por Europa. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna, lanzado en la tabla a pocas horas de recibir al Barcelona de Piqué en El Sadar