PREMIUM  POLÍTICA

Navarra no podría asumir completamente las competencias de Tráfico y Seguridad Vial hasta el año 2023

Según se detalla en el Plan Director elaborado por el Gobierno foral, se estiman cinco años de incorporaciones escalonadas para formar a los agentes necesarios.

La presidenta del gobierno Uxue Barkos, entrando al parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS
La presidenta del gobierno Uxue Barkos, entrando al parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS  

El pasado 31 de octubre, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la jefa del Ejecutivo navarro, Uxue Barkos, hacían público el acuerdo para que Navarra asuma "de forma definitiva" las competencias de Tráfico y Seguridad Vial, un proceso que se iniciaría antes del mes de diciembre, con el nombramiento de los representantes del Gobierno central en la Junta de Transferencias Navarra-Estado. El objetivo es que esa comisión bilateral comience a definir el proceso en el último mes del año o durante las primeras semanas de enero.

El departamento de Interior del Gobierno de Barkos tiene sobre la mesa el análisis que se realizó al comienzo de la legislatura para reforzar la Policía Foral en el caso de que finalmente se asumieran estas competencias.

El documento, denominado Plan Director, plantea varios escenarios posibles sobre la complementariedad del tráfico y la seguridad vial con la Guardia Civil, o sobre la exclusividad de la Policía Foral.

Todos ellos cuentan con su correspondiente aumento de personal de manera escalonada y con su respectivo impacto económico para las arcas del Gobierno. "En cualquiera de los casos, el aumento de la plantilla será paulatino y atendiendo a una línea temporal de cuatro años", reza el documento.

En el caso más ambicioso -en el que Navarra asumiría las competencias en materia de Tráfico y Seguridad Vial, Seguridad Ciudadana y Medio Ambiente, "se requiere la incorporación a la plantilla de 449 agentes".

"Conviene matizar -prosigue el texto- que parte de estas incorporaciones podrían provenir de otros cuerpos policiales, en el supuesto que se suscribiera el correspondiente convenio entre las administraciones afectadas".

UN 15% DE LAS INCORPORACIONES

El Plan Director sí que lo da por sentado, puesto que en su análisis parte de que un 15% de estas 449 incorporaciones procederían de otros cuerpos policiales, por lo que "el número de plazas a convocar por el Gobierno de Navarra sería de 381".

Atendiendo a ese plazo de cuatro años -que en realidad, serían cinco, puesto que el informe da comienzo en el año 2016, que ya estaba empezado en el momento de la redacción del plan-, en el 2016 se incorporarían 37 agentes, y 103 en cada uno de los siguientes cuatro años (para suplir también las jubilaciones y el déficit estructural). De ese modo, al finalizar el 2020, la Policía Foral ya contaría entre sus filas con los policías necesarios para asumir las competencias.

Siguiendo el patrón establecido en el Plan Director, Navarra no podría asumir plenamente las competencias de Tráfico y Seguridad Vial hasta el próximo año 2023, cuando terminaría de formar a los policías que se estima oportuno contratar. Esta formación tendría un coste de más de 62 millones de euros.

Esta situación de falta de personal dentro del cuerpo tiene también su fundamento en el análisis que el informe realizado por el Gobierno de Navarra desarrolla sobre la Policía Foral.

En él, establece como una de sus debilidades los "recursos humanos reducidos, jubilaciones y falta de reposición, y escasez de mandos", además de la "formación escasa e inadecuada". Por su parte, entre las amenazas que presenta la Policía Foral se encuentra la "excesiva carga de trabajo, de requerimientos ciudadanos y de las policías locales".

ENCUESTA POLICIAL

Para ahondar en este análisis, el Plan Director incluye a su vez una encuesta elaborada entre los agentes de la Policía Foral, que fue atendida por un 60% de los policías en activo, aunque en el caso de los designados al Área de Tráfico y Seguridad Vial, el porcentaje sube hasta casi el 80%.

El estudio interno subraya la opinión de los propios agentes sobre la organización del cuerpo, deslizando situaciones como que "la organización es insuficiente en algunos casos o totalmente insuficiente y desajustada", una opción refrendada por el 85% de los encuestados.

O también la consideración de que "la organización interna está un poco envejecida y apenas se podrán hacer cambios", según opina el 44% de los agentes. Una cifra que se incrementa hasta el 88% si solo contamos con las respuestas del Área de Tráfico y Seguridad Vial.

También resalta el parecer de los componentes de este departamento sobre la formación y la experiencia necesarias para desarrollar bien su trabajo, ya que el 64% de los encuestados argumenta que "necesita más de dos años de experiencia en el puesto para desempeñar su trabajo correctamente".

En la formación se presentan asimismo valoraciones negativas, ya que el 91% de los agentes de Tráfico encuestados "considera insuficiente la formación que se imparte o se facilita para el desarrollo dentro del puesto de trabajo".

Todo esto hace pensar que incluso la asunción completa de las competencias de Tráfico y Seguridad Vial por parte del Gobierno de Navarra en un escenario de aquí a cinco años pueda ser prematura, según los datos proporcionados por el Plan Director que el Ejecutivo de Barkos realizó en el año 2016 y que en sus primeras hojas define como uno de sus objetivos "avanzar en un reajuste de las unidades de policía, de modo que en la medida que la Policía Foral desarrolle competencias exclusivas de la Comunidad foral, los Cuerpos de Seguridad del Estado las abandonen".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra no podría asumir completamente las competencias de Tráfico y Seguridad Vial hasta el año 2023