• domingo, 29 de enero de 2023
  • Actualizado 16:42
 
 

COMERCIO LOCAL

Garrarte, cinco generaciones de artesanos para la tienda más dulce de Pamplona

Almendras garrapiñadas, gominolas, caramelos, chocolates, turrones... todo es artesanal en este local de la calle Estafeta de Pamplona. 

Yolanda López, de Confitería Garrarte, en la calle Estafeta 28 de Pamplona. PABLO LASAOSA
Yolanda López, de Confitería Garrarte, en la calle Estafeta 28 de Pamplona. PABLO LASAOSA

Hay un comercio en pleno centro de Pamplona, en la calle Estafeta, que es dulce por naturaleza. No sólo por el peso de la tradición que le avala, sino porque mucha gente afirma que tienen las mejores almendras garrapiñadas del mundo.

Es Garrarte dulces artesanos. Y de ahí procede precisamente el nombre del comercio; de la fusión de dos palabras: garrapiñadas y artesanas.

La tienda la regenta Yolanda López y abrió en Pamplona hace 10 años, en 2012, pero, como decimos, detrás hay toda una historia de perfeccionamiento en la elaboración artesana de dulces. De hecho, su bisabuelo, Pablo López, ya hacía dulces en la Tafalla de finales del siglo XIX.

Uno de sus hijos, Santiago, el abuelo de Yolanda, hacía caramelos, barquillos, garrapiñadas y galletas y los vendía por las calles y en las ferias de los pueblos cercanos. De hecho, hay referencias de un concurso que ganó con un helado de vainilla.

El Padre de Yolanda, Santiago también de nombre, continuó el negocio familiar. Hacía dulces y mandaba a sus hijos en tren a Pamplona y a Castejón con un cesto lleno de dulces para su venta. Una de ellos era Yolanda. 

La propia Yolanda ha dedicado su vida laboral "a viajar por ferias medievales y de artesanía por toda España" llevando los dulces que elaboran en sus obradores de San Adrián y Tafalla; pero "eso no era vida", se lamenta Yolanda quien explica que "hace diez años encontramos este local en la calle Estafeta y nos lanzamos".

Yolanda López, de Confitería Garrarte, en la calle Estafeta 28 de Pamplona. PABLO LASAOSA
Fachada del comercio en la calle Estafeta 28 de Pamplona. PABLO LASAOSA

Desde entonces se ha convertido en un referente no sólo para los muchos turistas que pasean por pamplona y se detienen ante el escaparate cuando están elaborando las garrapiñadas. "Tenemos mucho cliente de paso, pero también mucho cliente local que busca un regalo diferente y dulce".

Y es que, junto a las piruletas de caramelo y chocolate con motivos sanfermineros, son el producto estrella del local. "No hay truco, sólo mucha experiencia y mucho cariño en la elaboración, y que siempre tenemos producto recién hecho", afirma la propietaria. "Utilizamos siempre almendras de cosecha navarra, que son de altísima calidad", asegura. "Las ponemos en un perol de cobre con poco azúcar, la justa, un poco de agua, las empanizamos (secar el agua) y las escudillamos (sacarles brillo) cuando ya han caramelizado".

En la actualidad, lo normal es verles elaborar garrapiñadas, aunque al principio también hacían chocolates y caramelos cara al público en el local, "lo que pasa es que requieren de determinadas condiciones de temperatura y elaboración".

Porque los chocolates son también una especialidad de la casa: erizos, rocas, trufas y bombones de multitud de sabores captan la atención de los clientes de Garrarte. Sucede lo mismo con los caramelos, no sólo en pastillas, sino con diferentes formas. Los zapatos de caramelo son de lo más atractivo, lo mismo que las mencionadas piruletas, que por cierto las hacen tanto con chocolate, como con caramelo.

Yolanda López, de Confitería Garrarte, en la calle Estafeta 28 de Pamplona. PABLO LASAOSA
Piruletas sanfermineras de Garrarte, en la calle Estafeta 28 de Pamplona. PABLO LASAOSA

Asimismo, gozan de mucha aceptación sus gominolas. "Son totalmente naturales. Las hacemos con puré de manzana, son aptas para celiacos y para veganos y como espesantes utilizamos únicamente la pectina de la manzana". Las hay de mil y un sabores, desde las clásicas de frutas a otras más sofisticadas, como de gin tonic o pacharán".

Y con la Navidad a la vuelta de la esquina "aunque nosotros lo tenemos a la venta todo el año", destacan los turrones, guirlaches, el turrón del royo o el turrón de la abuela; todos ellos de apariencia y sabor francamente apetecibles.

Como dijimos al principio, esta es la cuarta generación de artesanos del dulce. Junto a Yolanda trabaja su prima Angelines, que tiene una tienda en San Sebastián y Yolanda y su marido gestionan tanto la tienda de Estafeta como la que abrieron hace dos años en Bilbao. Pero el relevo generacional y el paso hacia la quinta generación está muy vivo, porque dos hijas de Yolanda, Andrea e Iratxe son las encargadas del obrador. 

Yolanda López, de Confitería Garrarte, en la calle Estafeta 28 de Pamplona. PABLO LASAOSA
Los zapatos de caramelo son muy demandados como "regalo dulce". PABLO LASAOSA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Garrarte, cinco generaciones de artesanos para la tienda más dulce de Pamplona