• martes, 31 de enero de 2023
  • Actualizado 17:12
 
 

COMERCIO LOCAL

Akari Gastroteka, el primer bar que abrió sus puertas en Lezkairu y que continúa al alza

Javier Zarranz y Goiza Isiegas llevan este negocio que nació en 2015 cuando todavía el barrio estaba emergiendo. 

Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

El barrio de Lezkairu ha crecido cada año muy rápido tanto en negocios como viviendas. El Akari Gastroteka fue el primer bar del barrio Lezkairu en abrir, lo hizo en 2015 en el edificio las Blancas, uno de los primeros en construirse. 

Javier Zarranz y Goiza Isiegas se aventuraron a emprender en este nuevo barrio que todavía estaba emergiendo y tenía poco más de 1500 personas censadas. "Nos surgió la necesidad de buscar un local en un barrio emergente, que al principio parece locura porque no hay nada. Empezamos a buscar y había en Ripagaina pero se paró por la crisis de 2008", explica Goiza Isiegas

Antes del Akari Gastroteka, este matrimonio navarro ya regentaba un local en el barrio de San Juan, pero quisieron ir más allá en busca de otro concepto diferente. El barrio de Lezkairu se caracteriza por ser un barrio joven, próximo al centro de Pamplona y con gran potencial. Aunque parecía que podía ser arriesgada la apertura, fue todo lo contrario. "Comenzamos trabajando mucho más de lo que esperábamos. Nos atropelló el volumen de trabajo. Arrancamos siendo seis personas y en tres meses ya éramos doce", detallan. 

Javier y Goiza tenían claro qué tipo de hostelería querían. "Hemos ido encauzando más a lo que queríamos desde un inicio. Queríamos ofrecer un producto kilómetro cero, de productores de aquí. Ofrecer una gastronomía asequible pero diferente". 

Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

El Akari Gastroteka es un lugar donde se puede acudir cualquier hora del día. Por la mañana, toman protagonismo los desayunos y almuerzos, mientras que por la tarde los platos más elaboradores y por la noche, las tostadas o hamburguesas. "Hemos dado importancia a los pinchos, a poner buenos cafés o cervezas. Antes ofrecíamos un menú del día, pero no disfrutábamos haciéndolo porque era como la batalla. No es la hostelería que nos gusta". 

Goiza se encarga de la cocina mientras que Javier de sala. "Le gusta cuidar el servicio y la atención. Cuando el volumen de trabajo es más grande es más complicado dar personalidad. Con la pandemia pudimos acabar con el menú e hicimos una carta más cuidada, con cariño". 

Cada plato de la carta está cuidado. Incluso, el pan de la hamburguesa se lo hacen exclusivamente al Akari y también la carne

Así, el esfuerzo y el cariño ha dado sus frutos y desde hace tiempo han conseguido premios gastronómicos. Por ejemplo, fue reconocido con un Solete de barrio por la guía Repsol o diferentes reconocimientos en la Semana del Pincho de Navarra

Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

No obstante, Goiza asegura no dejar de pensar en el siguiente reto. "Cada vez que recibimos un premio se nota mucho porque la gente viene. Pero cuando nos dan un premio ya estoy pensando en el siguiente. Ahora, ya estamos elaborando lo qué vamos a ofrecer en la semana del pincho que es en marzo", continúa. 

Lezkairu se ha convertido en un barrio de moda y es habitual ver en las noches más cercanas al fin de semana cientos de personas. Normalmente por la noche suelen consumir más los jóvenes, pero en realidad, se juntan personas de todas las edades. "No tenemos una horquilla muy limitada, hay a la tarde padres con hijos tomando cañas. Cuando vemos distintos tipos de público es cuando decimos que lo hemos conseguido. Lezkairu se ha hecho centro de encuentro, hay gente muy diversa", cuenta la cocinera. 

Un nuevo proyecto

Goiza y Javier no dejan tampoco de pensar en el futuro y por eso, en un local enfrente del Akari, van a montar un pequeño negocio. "Queremos hacer un Akari Academy. Nuestro local de ensayo donde realizar catas. No estará abierto a diario, pero también realizaremos cursos de formación como de corte de jamón. Será una sala reducida con la idea de disfrutar de la gastronomía", confiesa Goiza. 

Este matrimonio pamplonés, además del negocio, también concilian con sus dos hijos, pero son capaces de formar un dúo muy fuerte. "Al principio es complicado porque se viven momentos de tensión, es imposible no llevarte trabajo a casa, nunca desconectamos en ambos lados. No sabríamos vivir de otra forma. Se han vivido momentos duros, sobre todo con la pandemia. Pero esto es como todo, lo que no te mata te hace más fuerte, no sabríamos trabajar separados". 

Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Restaurante Akari Gastroteka, en la calle Cataluña número 8 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Desde luego, han ido cumpliendo poco a poco con la idea que querían al principio. La mezcla de funciones que ambos realizan es lo que hace que el Akari Gastroteka continúe cosechando reconocimientos y premios

En el Akari Gastroteka están 16 en plantilla. "Es un negocio muy esclavo pero tenemos la suerte de tener muy buen equipo. Saber delegar y confiar es importante. Lo hemos conseguido, nos ha costado, pero podemos irnos un fin de semana y saber que esto está igual", relata Goiza. 

La dueña también destaca el buen ambiente que se respira en la hostelería navarra. "Otra cosa positiva son los compañeros hosteleros y también cocineros, sumilleres...al final tenemos un grupo de Whatsapp varios y cualquier necesidad enseguida hay respuesta. Entre nosotros tenemos buena relación en Navarra y es necesario", concluye Goiza. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Akari Gastroteka, el primer bar que abrió sus puertas en Lezkairu y que continúa al alza