riazor

Un tirón de orejas a Jagoba Arrasate

Un tirón de orejas a Jagoba Arrasate

El fútbol norteño hay que saber preverlo y ejecutarlo, actuar en consecuencia. Lo que no es de recibo es jugar al toque en una piscina. La culpa es del entrenador. No del ‘factotum’. A éste hay que buscarle por otros lares.

Osasuna se acostumbra a perder

Osasuna se acostumbra a perder

En Riazor, el guión acostumbrado. Osasuna salió sin a defender con más miedo que confianza, encajó pronto sendos goles evitables, tardó en reaccionar, y no dio sensación de poder remontar. Son muchos sus problemas, comenzando por los mentales.