PREMIUM  POLÍTICA

Bildu se lanza a la desesperada para tratar de salvar a Barkos en su juicio por las dietas en el Tribunal de Cuentas

Investigan a la presidenta del Gobierno por un presunto engaño a Pamplona: pasar a cobrar dietas mientras estaba en Madrid. 

Uxue Barkos, presidenta del Gobierno, no ofrece explicaciones sobre sus dietas. IÑIGO ALZUGARAY
Uxue Barkos, presidenta del Gobierno, no ofrece explicaciones sobre sus dietas. IÑIGO ALZUGARAY  

Bildu y el cuatripartito nacionalista se han lanzado junto a sus medios de cabecera a una operación desesperada por intentar salvar a Uxue Barkos en el juicio por el que el Tribunal de Cuentas investiga si cobró de manera irregular dietas en Pamplona

El 31 de mayo es la fecha en la que se dirimirá si Barkos tiene que devolver más de 208.000 euros por el presunto cobro irregular de sus asistencias y por haber justificado, sin estar presente, reuniones de otros concejales nacionalistas. 

Uxue Barkos era diputada en Madrid, pero pasaba a cobrar más dietas por asistencia en Pamplona que sus propios compañeros de partido en Pamplona (NaBai y Geroa Bai), algo que ha generado la más que evidente sospecha sobre un posible engaño de la ahora presidenta para embolsarse miles de euros que no le pertenecían.

El sistema de dietas en Pamplona permitía a los concejales ingresar una especie de nómina adelantada que luego justificaban en el cobro por sus asistencias en comisiones, plenos y reuniones de grupo.

Tanto las comisiones como los plenos estaban avalados por el secretario con sus correspondientes actas y asistencias, mientras que las reuniones de grupo carecen de soporte documental: ni actas, ni convocatorias, ni fechas, ni asistentes ni nada que pueda justificar si esas reuniones se celebraron y quién acudió.

Sin embargo, el gran problema de Uxue Barkos es que pasaba la semana en Madrid en el Congreso, mientras el resto de concejales estaban en Pamplona. Así que mientras todos los concejales de todos los grupos pueden argumentar su presencia en Pamplona para esas reuniones sin documentar, Barkos tiene que explicar cómo pudo hacer para pasar a cobrar más de 215 reuniones anuales en Pamplona en un sólo ejercicio, como hizo por ejemplo en 2012 al tiempo que asistía a los plenos del Congreso.

No sólo las reuniones son inexistentes por carecer de soporte documental, sino que además, Barkos tenía imposible estar en Pamplona si en realidad estaba en Madrid. 

Barkos viajaba a Madrid para acudir durante tres días a la semana al Congreso de los Diputados. Las actas del Congreso y sus intervenciones confirman su presencia en la capital de España y, ahora, la acusación ha pedido que se entreguen los viajes de Uxue Barkos para ratificar que Barkos viajaba a Madrid cada semana. 

EL INTENTO DE SALVAR A BARKOS

La desesperación de Barkos y su entorno ante su próximo juicio ha sobrepasado ya todos los límites, con anuncios de querellas a los medios que informen con rigor sobre la causa y con el intento ahora de Bildu de utilizar al Ayuntamiento de Pamplona para tratar de dar a entender que los cobros de Barkos, en realidad, afectaban a ediles de todos los grupos. 

En un documento enviado recientemente al Tribunal de Cuentas el consistorio pamplonés ha confirmado lo que todo el mundo sospechaba: las reuniones de grupo por las que Uxue Barkos cobró miles de euros durante 8 años carecen de actas. Es decir, el consistorio no sabe por qué reuniones le pagó a la ahora presidenta. 

A todo ello se suma que el Congreso ratifica en sus actas y en sus libros de intervenciones que la presidenta estaba en Madrid. Ella misma concedía entrevistas a medios de comunicación explicando cómo dedicaba gran parte de la semana a su trabajo en Madrid.

"Vive en Pamplona y cada lunes por la tarde viaja a Madrid. Está hasta el jueves por la tarde currando en el Congreso de los Diputados. Es diputada por Navarra y concejal en el Ayuntamiento de Pamplona", explicaba en una entrevista concedida al periódico El Mundo el 21 de noviembre de 2012.

Barkos, efectivamente, es la única concejal implicada en el juicio del Tribunal de Cuentas. Sin embargo, Bildu convocó una reunión de la junta de portavoces el viernes para informar a todos los grupos de su intención de influir en el proceso y salvar a Barkos, a pesar de que rechazó en varias ocasiones anteriores estar presente e en el caso. El Ayuntamiento de Pamplona es la única institución presuntamente perjudicada por el cobro irregular de dietas de la ahora presidenta. 

Según consta en acta de este pasado viernes 31 de marzo, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Pamplona conoció a través del teniente de alcalde José Abaurrea (Bildu) que “próximo a celebrarse el juicio contable en procedimiento por reintegro por alcance, el Ayuntamiento va a intentar personarse en el mismo con el objetivo de defender la legalidad del sistema de dietas de los concejales”.

No dice Bildu que, al margen de la legalidad o no de un sistema que tuvo que modificarse cuando se destapó el caso, Barkos no estaba en Pamplona, sino en Madrid cuando se celebraban las supuestas reuniones de grupo

Bildu trata de esta manera cubrir a la ahora presidenta, cuando lo que debería hacer, en defensa de todos los pamploneses, es reclamar a Uxue Barkos las fechas de las reuniones y explicaciones concretas sobre cómo pudo asistir a tantas reuniones en Pamplona mientras estaba en Madrid para comprobar si tiene que solicitar la devolución del dinero que pudo cobrarse de manera indebida. 

EL RECHAZO DE UPN

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha rechazado por el momento que “se trate de utilizar el honor de terceras personas para defender a la presidenta Uxue Barkos frente al procedimiento que el Tribunal de Cuentas tiene abierto por el posible cobro irregular de sus dietas cuando era concejala del Ayuntamiento de Pamplona durante las dos pasadas legislaturas”.

Barkos es la única persona implicada directamente en el procedimiento del Tribunal de Cuentas y es injusto que se trate de involucrar a personas que no están siendo investigadas, para tratar de salvar el posible fraude de la hoy presidenta del Gobierno de Navarra”, han subrayado.

Según el grupo municipal de UPN en Pamplona, “ante acusaciones e investigaciones de semejante calado se deberían dar explicaciones claras y concretas en lugar de tratar de lanzar basura sobre personas que, al contrario que Barkos, nada tienen que ver con la investigación del Tribunal de Cuentas”.

Así, han recordado que “la intención del Ayuntamiento, al menos lo explicado a los portavoces de todos los grupos municipales, es defender un sistema avalado por informes del secretario municipal, del director de la Asesoría Jurídica municipal, Comptos y el Defensor del Pueblo”.

Un sistema tan avalado que hubo de modificarse en la primavera de 2013 cuando salto a la luz el irregular sistema de cobro de dietas. La Cámara de Comptos no detectó en ninguno de sus informes de auditoría esta fórmula. 

“La investigación sobre si Barkos se aprovechó o no de ese sistema, pudiendo haber cobrado dietas por reuniones celebradas en Pamplona estando ella en Madrid, no forma parte del papel del Ayuntamiento en este caso y no tiene nada que ver con lo informado a los portavoces del Ayuntamiento”, han afirmado.

En este sentido, han explicado desde UPN, “el consistorio no emitió ayer comunicado alguno sobre lo tratado en la junta de Portavoces y han criticado que el cuatripartito haya querido filtrarlo a sus medios afines, organizando una operación para utilizarlo de forma engañosa y tergiversada con el objetivo de defender el cobro de dietas de Barkos en su etapa de 8 años como concejal”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bildu se lanza a la desesperada para tratar de salvar a Barkos en su juicio por las dietas en el Tribunal de Cuentas