TRIBUNALES

Un testigo reconoce presiones de los padres del principal acusado en Alsasua para declarar en la Audiencia Nacional

Se trata de un amigo de tres acusados y de la novia de uno de los Guardias Civiles; ha reconocido la pelea y ha asegurado que intentó detenerla.

Varias personas siguen atentamente la cobertura informativa del juicio en la Audiencia Nacional a 8 jóvenes de Alsasua por dar una paliza a dos guardias civiles y sus novias en 2016. PABLO LASAOSA
Varias personas siguen atentamente la cobertura informativa del juicio en la Audiencia Nacional a 8 jóvenes de Alsasua por dar una paliza a dos guardias civiles y sus novias en 2016. PABLO LASAOSA  

Un testigo amigo de tres de los acusados y también de una de las víctimas ha declarado este jueves que vio la paliza que le dieron a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de Alsasua, en la que él intentó proteger al teniente: "Pasaba gente corriendo, le propinaban un golpe y se iban".

El testigo, conocido como Paulette entre sus amigos de la cuadrilla de Alsasua, originario de Ecuador y que lleva viviendo en la localidad navarra 16 años, ha explicado que es amigo de tres de los acusados, pero también es amigo de María José, la novia del teniente que resultó herido y que es asimismo ecuatoriana.

Paulette ha sido reclamado para declarar por parte de los abogados de Ohian Arnanz, uno de los cabecillas del grupo, y ha reconocido que se ha sentido "un poco" presionado por los padres del detenido para ir a declarar y que, en su opinión, los responsables "fueron a por" los guardias civiles.

A preguntas del abogado de las novias de los agentes de la Benemérita, Paulette ha reconocido que él no quería declarar en el juicio, pero que le han insistido "los padres de Ohian". Inmediatamente el abogado le ha preguntado si se ha sentido "presionado", a lo que ha contestado que "un poco".

Posteriormente, Paulette ha publicado un comentario en su cuenta de Twitter en el que trata de aclarar lo declarado: "A ver, lo de que me han presionado a ir a declarar no es así, se ha interpretado mal, sólo me insistieron con todo el respeto del mundo. Sólo quería aclarar eso. No he tenido ninguna presión de nadie", ha afirmado.

A preguntas del mismo letrado, Paulette ha reconocido en el juicio que después de los hechos habló con el hermano de María José, a quien dio su "punto de vista" sobre lo ocurrido: "Le dije que sí pensaba que había gente que había ido a por ellos (a por los guardias civiles), pero que han metido a gente que no tendría que estar aquí", ha explicado.

En este sentido ha dicho después que se refiere a otro de los acusados, Jon Ander Cob, para quien se piden 50 años de cárcel por lesiones terroristas. Paulette, que vive en Alsasua desde hace 16 años, juega en el equipo de fútbol de la localidad, junto con otros dos acusados, Cob y Julen Goicoechea.

El testigo ha admitido que desde hace un año y medio no habla con María José y que ahora ya no sabe si es su amigo. La joven ya denunció este pasado martes en el juicio que sus amigos le han dado de lado y se ha tenido que ir de Alsasua, donde llegó con 3 años de edad. Pulette también ha reconocido los "problemas" que han tenido desde que ocurrieron los hechos los padres de su amiga, que regentan un bar en Alsasua.

INTENTÓ QUE NO AGREDIESEN AL TENIENTE

Según ha relatado el testigo, reconoce que se produjo la agresión y que vio al teniente malherido, pero ha asegurado que no sabe quiénes fueron los responsables porque no les distinguió.

Aunque no ha identificado a ninguno de los agresores porque "estábamos en actitud de fiesta, habíamos bebido y estaba oscuro", Paulette ha reconocido la paliza que tuvo lugar aquella noche, en contra de la versión de otros testigos de las defensas que han dicho no haber visto nada.

"Yo intenté que no pasara", ha comenzado relatando a preguntas de las acusaciones, después de que las defensas, que son las que le habían citado, no le hubieran preguntado por la pelea.

Según su versión, en la madrugada del 15 de octubre de 2016 dentro del bar Koxka varias personas ya increparon a su amiga María José y empezaron a empujarla tanto a ella, como al teniente, al sargento y a la novia de éste.

El testigo ha explicado que, dentro del Koxka, María José le pidió que acompañara a su pareja, el teniente de la Guardia Civil, al servicio, pero no le especificó por qué. Cuando Ohian Arnanz increpó al teniente preguntándole si era "madero", Paulette ha señalado que se lo llevó de allí a otra parte del bar.

Luego, cuando "empezaron los empujones", también ha remarcado que intentó "protegerla y cubrirla para que no la pegaran", en relación a su amiga María José. Paulette, que ha dicho que todo ocurrió muy deprisa, ha indicado que dentro del bar vio "empujones" contra las cuatro víctimas, pero que no recuerda patadas o puñetazos.

"Los sacaron a empujones del bar", ha comentado, si bien ha dicho varias veces que no sabe quiénes fueron los responsables. Ya en la calle, ha explicado que continuaron los golpes.

Una vez fuera, ha contado que vio ya al teniente tendido en el suelo y se interpuso entre la gente, por un lado, y el guardia civil y su amiga María José, por otro. "Ella quería proteger al teniente y yo la protegí a ella", ha dicho, pero ha insistido en que no vio a los agresores porque "había gente encapuchada y tapada la cara".

También intentó que "nadie le pegara al teniente en el suelo" y recuerda cómo su amiga "le abrazó para que no le pegaran mas". "Pasaba gente corriendo, le propinaba un golpe y se iban", ha relatado Paulette sobre la agresión.

Ni el teniente ni María José intentaron defenderse, ha dicho, y vio cómo el sargento agredido tenía la camisa blanca rota. La novia de éste, mientras, estaba llorando.

Paulette se interesó al día siguiente por María José y le mandó varios mensajes con el texto: "He intentado separar y que no te hicieran daño pero no lo conseguí" y "Cuando salí a la calle tu novio ya estaba allí, ya estaba en el suelo".

En cuanto al acusado Ohian Arnanz, Paulette ha explicado que cuando estaba en la calle le vio salir del bar "para ver qué pasaba", pero que se lo impidió. A la pregunta de por qué lo hizo, ha contestado simplemente que le "salió así".

TRES TESTIGOS NIEGAN HABER VISTO LA PELEA

Paulette ha negado haber participado en manifestaciones en apoyo de los acusados, al contrario que otros tres testigos que han declarado este jueves también amigos de los encausados.

Estos testigos han explicado que sí participaron en manifestaciones de apoyo, pero que esa noche no vieron la pelea porque no salieron del bar Koxka cuando se armó el revuelo.

"En ningún momento vi ninguna agresión ni nada por el estilo. Me quedé en el local tranquilamente", ha dicho uno de ellos, quien nunca preguntó a los acusados por el altercado porque "es un tema incómodo" y ha reconocido haber hablado con sus abogados, pero solo le explicaron "cómo era la sala del juicio y dónde me tenía que sentar, nada más".

"HAN VENIDO A POR NOSOTROS"

Este jueves también ha declarado una de las camareras que se encontraba aquella noche en el bar Koxka, la cual ha explicado que no vive en Alsasua, sino en Vitoria, y que va a la localidad sólo cuando tiene que trabajar.

Según su versión, ella permaneció siempre dentro del local y que su compañera, que ya declaró este miércoles, le comentó que había habido una pelea, pero ha asegurado que no percibió ningún problema y no vio ningún tumulto ni ninguna agresión.

También ha comparecido un guardia civil que habló con las víctimas en el hospital. En este sentido, ha explicado que primero habló con el sargento, María José y Pilar, que estaban "muy nerviosos" y "decían claramente" que habían ido a por ellos.

"Al teniente le vi más tarde. Se quejaba mucho del tobillo y tenía golpes por todas partes. También decía: 'Han venido a por nosotros'", ha relatado, tras lo cual ha dicho que en ese momento el teniente sólo identificó a Jokin Unamuno porque a los demás no los conocía.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un testigo reconoce presiones de los padres del principal acusado en Alsasua para declarar en la Audiencia Nacional