SUCESOS

El árbitro del Lezkairu-Burladés pide presencia policial por insultos en el tenso encuentro de este fin de semana en Pamplona

Una grada hasta los topes y un ambiente que se fue caldeando con el paso de los minutos hizo que el colegiado precisase de seguridad.

Jugadores del Lezkairu entrenan en su campo. CEDIDA
Jugadores del Lezkairu entrenan en su campo. CEDIDA  

Los dos equipos de la categoría Preferente durante esta ya cerrada liga, Lezkairu y Burladés, se jugaban la permanencia este domingo a las 17.30 horas de la tarde. Como tal, la tensión y los nervios copaban al máximo los sentimientos de los 22 jugadores que saltaron al terreno de juego para buscar la salvación del equipo.

Eran las sensaciones previas de un partido que mantuvo ese ambiente caldeado hasta el final del encuentro, hecho que motivó que el propio colegiado requiriese presencia policial más allá del minuto 90

En el campo del Soto y puntuales a su cita, una grada abarrotada de familiares y seguidores estaban cerca de sumar 300 personas. Así lo han reconocido este lunes distintos testimonios de personas que acudieron a disfrutar de esta lucha por la permanencia. 

Por su parte, la Policía Municipal de Pamplona ha emitido un comunicado esta mañana de lunes en el que se ponía de manifiesto la personación del cuerpo en el campo. Han recogido fuentes policiales que el ambiente empezó a tensionarse más de la cuenta y que distintos insultos al árbitro desde las gradas obligaron a desplazar una patrulla policial hasta el campo de Lezkairu. 

Por otro lado, fuentes del club han comunicado que fue el mismo colegiado el que, ya durante la segunda parte del partido, solicitó la presencia de los policías, que se mantuvieron en todo momento salvaguardando la integridad del árbitro.

Asimismo, el furgón policial permaneció en las inmediaciones hasta que este abandonó el campo del Soto. 

EL SILBATO DE LA TENSIÓN

El hecho de que la presencia policial en el campo haya sido titular de noticias este lunes ha sorprendido a ambos equipos. Tanto estas fuentes como oficiales han explicado que los ánimos no llegaron a más y todo quedó en una mera anécdota. 

Por su parte, el Burladés se hizo con la victoria del partido en un marcador que se cerró con el 1-4 y en el que el árbitro fue, sin duda, claro protagonista. Dos penaltis, cuatro expulsiones y un gol anulado por fuera de juego para los de Lezkairu tuvieron peso suficiente para 'encender la grada'.

El marcador final sitúa a los dos equipos en el descenso y la próxima temporada tendrán que jugar en la categoría de Primera Regional. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El árbitro del Lezkairu-Burladés pide presencia policial por insultos en el tenso encuentro de este fin de semana en Pamplona