SOCIEDAD

Una profesora navarra experta en Derechos Humanos advierte sobre "la involución en el respeto de los migrantes"

"Las migraciones se encuentran en cualquier sociedad y época, Lo que ocurre que ahora es mucho más fácil saber cómo se vive en Europa", ha expresado.

Pamplona se ha sumado al resto de ciudades españolas en su rechazo al acuerdo Unión Europea-Turquia sobre los refugiados, albergando una concentración en la que ha pedido un voto en contra del mismo, por considerarlo 'ilegal, inmoral y que atenta contra los derechos humanos'. EFE/Jesús Diges
Pamplona se ha sumado al resto de ciudades españolas en su rechazo al acuerdo Unión Europea-Turquia sobre los refugiados, albergando una concentración en la que ha pedido un voto en contra del mismo, por considerarlo 'ilegal, inmoral y que atenta contra los derechos humanos'. EFE/Jesús Diges  

La profesora de la UPNA especializada en Derecho Internacional, Derecho de la Unión Europea y Relaciones Internacionales, Alicia Chicharro, ha advertido de la involución que está sufriendo la protección y el respeto de los derechos humanos (DDHH) de los migrantes.

Chicharro, en una entrevista concedida a Efe con motivo del curso de verano de la UPNA "Fenómenos Migratorios y Derechos Humanos" que ella dirige, ha asegurado que, pese a que parezca que hoy en día se está dando un número inusitadamente grande de migraciones, no son, ni mucho menos, un fenómeno nuevo. 

"Las migraciones se encuentran en cualquier sociedad y época que podamos imaginar. Lo que ocurre que ahora, con la globalización, es mucho más fácil saber qué está haciendo el otro, cómo se vive en Europa o en Estados Unidos. No obstante, también hay una serie de conflictos o circunstancias económicas en ciertas zonas que llevan a que las personas busquen un futuro mejor, sea lejos de las bombas, de la pobreza o de las catástrofes naturales", explica Chicharro.

De todos modos, asegura que, más allá de la globalización, hay otros motivos por los que este fenómeno genera tanta repercusión y recibe tanta cobertura hoy en día.

"También nos llega más información al respecto porque algunas tendencias políticas le quieren dar relevancia a este asunto. Interesa que salgan noticias sobre migraciones con términos como 'avalancha', 'crisis de refugiados', 'crisis de inmigrantes', 'llegan a nuestras costas', 'nos invaden'... Esto no es así", advierte.

"Las cifras reales dejan estos términos como mitos, pero algunos políticos saben que estas expresiones calan y, partiendo de ellos, recurren al alarmismo para que así el penúltimo pelee con el último y de este modo puedan afianzar sus ideas", explica.

Añade la profesora que "tanto desde el punto de vista social como desde el académico, tenemos que intentar echar abajo este discurso. Hay que tratar el fenómeno desde la protección de los DDHH, porque los migrantes o refugiados también son personas que tienen una serie de derechos reconocidos por todas las convenciones internacionales de DDHH y tienen que poder hacer uso de ellos sea cual sea su estatus migratorio".

Pero, aunque organismos como la ONU o declaraciones como la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea garanticen una serie de derechos a los migrantes, muchos de ellos no están siendo respetados por distintos países a lo largo del mundo. 

"En muchos lugares se utiliza el 'aquí no cabemos todos' para justificarse. Es verdad que una política de puertas abiertas no es la más práctica, porque la gestión de los flujos migratorios tiene que ser coherente, integral y debe tener unas pautas para que no traiga consigo otros problemas. Pero esto no significa que tengamos que convertirnos, como lo estamos haciendo, en la 'Europa Fortaleza'".

"Como ya no tenemos fronteras entre los países de la Unión Europea, las externalizamos. Se intenta exteriorizar las fronteras europeas a lugares como Turquía, que no pertenece a la Unión Europea o Libia, que es un estado fallido. Desgraciadamente, esto nos lleva a una involución en la protección de los derechos humanos en la que parece que tenemos que volver a reivindicar los derechos más básicos de las personas", argumenta.

Aparte del papel crucial que los estados y los políticos pueden llegar a desempeñar a la hora de tratar este tema, también la sociedad civil tiene una función que cumplir en todo este proceso. 

"Todos podemos aportar nuestro granito de arena. Ninguno somos legisladores, pero nosotros elegimos a los legisladores, tanto a nivel local, como estatal y europeo. Creo que tiene que haber un acto de responsabilidad por parte de la ciudadanía para votar a aquellos representantes comprometidos en la defensa de los derechos de todos, tanto de los ciudadanos que viven en los países más desarrollados, como de los que no han tenido tanta suerte", concluye Chicharro. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una profesora navarra experta en Derechos Humanos advierte sobre "la involución en el respeto de los migrantes"