• jueves, 17 de junio de 2021
  • Actualizado 22:41

 

 
 

SOCIEDAD

Un pamplonés patenta una mascarilla que impide que las gafas se empañen al utilizarla

Antonio Izquierdo aspira ahora a fabricar y comercializar estas mascarillas que, además, facilitan y mejoraran la respiración al separar los espacios de la boca y la nariz. 

Antonio Izquierdo, se pone una de sus mascarillas con las que no se empañan las gafas. PABLO LASAOSA
El pamplonés Antonio Izquierdo se pone una de sus mascarillas con una goma adicional con las que no se empañan las gafas y se consigue respirar mejor. PABLO LASAOSA

Un pamplonés ha conseguido diseñar, producir y patentar una mascarilla quirúrgica que impide que las gafas se empañen y que, además, mejora la respiración al separar en dos departamentos estancos la nariz y la boca de una manera muy sencilla. Tras varios meses de la lucha contra la pandemia del coronavirus, las mascarillas son obligatorias para todas las personas. 

Cuando Antonio Izquierdo Somovilla, de 54 años, comenzó a detectar que respiraba con dificultad con la mascarilla puesta empezó a pensar e idear fórmulas para conseguir una mejora que le ha terminado por llevar a una mascarilla con unos efectos más allá de lo que buscaba en un principio

"Subía escaleras con la mascarilla y enseguida detectaba que no podía aguantar y me cansaba rápido. Esto ocurre porque el aire que expulsas no es limpio y, al final, lo vuelves a recoger y eso es de forma permanente", comenta Izquierdo sobre cómo fueron los inicios de su novedosa mascarilla

Poco a poco fue probado, de manera artesanal, mascarillas que customizaba para ver sus efectos y encontrar la manera de que el aire de nariz y boca estuviera separado. "Utilicé una goma que me ponía alrededor de la cabeza para separar la mascarilla por debajo de la nariz", comenta entre risas porque salía a la calle con sus peculiares inventos y su familia bromeaba sobre el tema. 

También fabricó una mascarillas de 4 gomas y las fue dejando a distintos colectivos para que la probaran. "Pero la idea la tuve que desechar porque estar mucho tiempo con 4 gomas es aún más incómodo que estar con 2, que son las habituales", recuerda. 

Finalmente dio con la solución, introducir una goma en las mascarillas quirúrgicas que, tras colocarla de manera normal, permite estirar hacia un extremo y separa así el compartimento de la boca del de la nariz.

Antonio Izquierdo muestra su novedosa mascarilla con la goma intermedia que ha patentado y permite mejorar la calidad del aire y que no se empañen las gafas. LASAOSA / WALLS

A este punto llegó después de encontrar respuestas negativas de fabricantes sobre su fabricación y tras encontrar un pedido defectuoso, que le permitió dar el paso a su producción inicial de 500 mascarillas en la planta de Inmasc de Tudela. 

La patente de la mascarilla, más en concreto el "modelo de utilidad", ya está registrado desde el mes de octubre pasado y ahora queda el paso siguiente, después de comprobar la efectivad de la solución encontrada. 

La mascarilla de la goma intermedia permite, además, que las gafas no se empañen. "Ese efecto ocurre por el cambio de temperatura del aire que expulsamos por la boca, lo que hace que ahora, con los dos compartimentos, ese vaho de los cristales ya no se produce, porque el aire caliente no sube ya hacia los ojos", explica Izquierdo, feliz de haber conseguido una importante utilidad a la mascarilla, además de una mejora respiratoria. 

Al andar un poco rápido o hacer ejercicio este efecto respiratorio todavía es más pronunciado, porque al acelerar nuestra respiración la mejora es más notoria. 

"La mascarilla la han estado probando diferentes colectivos y estoy muy agradecido a la Guardia Civil de Pamplona que ha colaborado conmigo y con su departamento de riesgos laborales", explica Antonio Izquierdo satisfecho con los resultados. 

El paso siguiente es el más complicado, pero también el que busca ahora con más ahínco. Conseguir fabricar de manera masiva medio millón de mascarillas con un primer pedido a través de algún gran distribuidor nacional que las quiera comercializar. 

"Ya he estado he contacto con algunos y espero que prospere, porque lo han encontrado muy interesante. El precio de fabricación es casi el mismo y el producto es, además, mejor que el habitual. No hay nada más a nivel mundial así y espero que esta mascarilla solucione esos problemas", concluye Izquierdo. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un pamplonés patenta una mascarilla que impide que las gafas se empañen al utilizarla