SALUD

La lección de los profesionales sanitarios navarros: “La primera ola enseñó que resulta vital anticiparse”

Los mandos intermedios y los profesionales están demandando mayor participación en la toma de decisiones, señala la especialista de la CUN

Beatriz Paloma y Nerea Elizondo. UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Beatriz Paloma y Nerea Elizondo. UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Los profesionales sanitarios aprendieron "algo muy importante de la primera ola: hay que anticiparse", señala Nerea Elizondo, subdirectora de Cuidados del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), quien sostiene que "no podemos permitir que el avance de la pandemia nos encuentre desprevenidos".

Elizondo, junto con Beatriz Paloma, directora del Área de Hospitalización de la Clínica Universidad de Navarra, participó este jueves en la sesión online “Gestión enfermera en tiempos de crisis”, organizada por la Facultad de Enfermería de la Universidad de Navarra.

Las dos responsables, según informa la Universidad de Navarra, coinciden en que nunca habían vivido una situación tan grave como la actual que, sin embargo, ha facilitado que la Enfermería participe, desde el inicio, en la toma de decisiones junto con el resto de disciplinas sanitarias y de los propios equipos de dirección de los centros hospitalarios.

“Estar presentes en esta esfera es una oportunidad para visibilizar el esfuerzo de nuestras profesionales, trasladar sus necesidades y plantear los cambios que se requieran”, considera la responsable del Área de Hospitalización de la CUN.

En su caso, subraya el acierto de la creación, desde el inicio de la pandemia, de un comité covid junto con la dirección para marcar la estrategia y las medidas.

“Los mandos intermedios y los profesionales están demandando mayor participación en la toma de decisiones. Por eso, los grandes retos a nivel de gestión enfermera se encuentran en alcanzar la cercanía con los equipos, lograr un trabajo multidisciplinar y hacerlo mediante una comunicación continua”, añade la especialista de la CUN.

La subdirectora de Cuidados del Complejo Hospitalario de Navarra subraya que los servicios de los centros sanitarios han estado en todo momento a la altura de las circunstancias.

“Aunque la población haya percibido un cierto relajamiento estival, en los puestos de gestión se ha estado, y se continúa estando, en un proceso continuo de revisión, adaptación y actualización de protocolos", apunta.

Al respecto añade que "la toma de decisiones es diaria y trata de ajustarse constantemente tanto a la situación real de la pandemia como a las previsiones, en busca de un equilibrio lo más eficiente y eficaz posible”.

En lo relativo al nivel de estrés y de cansancio de los profesionales, ambas coinciden en señalar que es mucha la tensión acumulada.

“El capital humano es el gran valor de las organizaciones sanitarias, de modo que resulta vital cuidarlo. En especial, en los momentos de mayor actividad y presión asistencial”, considera Nerea Elizondo. “El personal más implicado en covid (de urgencias, hospitalización, UCI y equipos de soporte) es el que más presión recibe".

"En la Clínica procuramos pensar en soluciones creativas e intentamos mantener a los equipos de supervisión -que son los que se encuentran en primera línea en la batalla- fuertes y motivados. Resulta gratificante comprobar cómo, a pesar de los trajes de protección y las medidas de seguridad, los profesionales son capaces de hacer que el paciente se encuentre aliviado y cuidado”, añade la experta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La lección de los profesionales sanitarios navarros: “La primera ola enseñó que resulta vital anticiparse”