PREMIUM  SALUD

Estrenan un nuevo hospital de día en Navarra para evitar ingresos que se deriven a urgencias

Las nuevas instalaciones de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca dispondrán de una nueva sala en el CHN.

El equipo de la Unidad de IC con Jesús Berjón y Fernando Olaz en el nuevo Hospital de Día. GOBIERNO DE NAVARRA
El equipo de la Unidad de IC con Jesús Berjón y Fernando Olaz en el nuevo Hospital de Día. GOBIERNO DE NAVARRA  

Las nuevas instalaciones de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca, (Unidad de IC), han posibilitado la habilitación de una sala que funciona como hospital de día, que dispone de 4 puntos de atención monitorizados y con instrumental que posibilita la administración de tratamientos intravenosos sin necesidad de ingreso.

También cuenta con consultas para la evaluación de pacientes descompensados y pacientes programados, derivados a la unidad tras visitas médicas o de enfermería.

Las nuevas instalaciones disponen, así mismo, de un control de enfermería para vigilar la monitorización de los pacientes del hospital de día y realizar las consultas telefónicas.

El director asistencial del CHN, Jesús Berjón, y el director del Área Clínica del Corazón, Fernando Olaz, han presentado este miércoles las nuevas instalaciones y en el transcurso del acto han destacado el significativo descenso de ingresos hospitalarios de pacientes con insuficiencia cardíaca desde la puesta en marcha del hospital de día.

El objetivo de la Unidad de IC es la atención precoz a las descompensaciones, evitando que el paciente tenga que acudir a urgencias ante un episodio de esta índole y, en último término, disminuir la necesidad de ingresos hospitalarios repetidos.

Es decir, que se busca optimizar el tratamiento integral de estos pacientes de forma precoz con el fin de mejorar el pronóstico.

La Unidad atendió durante el último año a un total de 5.531 pacientes, 1293 en consulta médica y 4.238 en enfermería.

De las consultas médicas, 222 se trataron de primeras consultas y 771 fueron revisiones. Además, se suministraron en su hospital de día 250 tratamientos médicos que incluyeron tanto administración de fármacos como transfusiones de sangre.

La Unidad, creada en 2012, se ubica desde el pasado mes de marzo en el pabellón H del CHN, junto a la Unidad de Rehabilitación Cardíaca.

INSUFICIENCIA CARDÍACA

La insuficiencia cardíaca (IC) constituye una epidemia de distribución universal y actualmente se estima que existen 23 millones de personas afectadas a nivel mundial.

Este elevado número de afectados viene determinado, entre otros motivos, por el envejecimiento progresivo de la población y el aumento que ésta tiene asociado en términos de morbilidad.

El paciente con IC es un enfermo crónico que puede padecer una serie de enfermedades concomitante como son la hipertensión arterial (presente en un porcentaje de entre el 54 y el 87% de los pacientes), la diabetes mellitus tipo 2 (en el 30-44%), la insuficiencia renal (en el 8-63%) y la hipercolesterolemia (en el 27-59%).

Muchos de estos enfermos, además, tienen factores de riesgo asociados tales como la obesidad, el tabaco o el alcohol.

La IC es un síndrome clínico producido por una anomalía anatómica o funcional del corazón.

Se define como la situación en que el corazón es incapaz de suplir las demandas metabólicas del organismo o, en caso de lograrlo, lo hace a expensas de un aumento de las presiones de llenado ventricular.

Existen dos tipos de IC, una aguda y otra crónica: la primera se define como la que presenta un inicio o empeoramiento rápido de los síntomas y necesita un tratamiento urgente, mientras que la segunda tiene un curso más lento y es la más comúnmente observada.

EPIDEMIOLOGÍA

La Sociedad Europea de Cardiología estima que en Europa hay unos 10 millones de personas afectadas por insuficiencia cardíaca, lo que supone que la patología afecta a una franja poblacional de entre el 0,4 y el 2%.

En España, la prevalencia (número de personas afectadas) de la IC se estima entre un 4,7 y 6,8% de la población, y al igual que en el resto del mundo, el número de casos de IC aumenta con la edad.

Entre los 45 y 54 años, se considera que afecta a un 1,3% de la población y a un 8% en el grupo de edad entre los 65 y 75 años.

Los datos recogidos en el estudio anual del Proyecto de Recursos y Calidad en Cardiología (Recalcar), reconocido por el Ministerio de Sanidad, indican que en Navarra se producen porcentualmente más muertes por insuficiencia cardíaca que por infarto agudo de miocardio.

Concretamente, el último estudio publicado registra que en 2017 se produjeron 425 ingresos por infarto agudo de miocardio en los centros hospitalarios del Complejo Hospitalario de Navarra, García Orcoyen de Estella y Reina Sofía de Tudela.

De estos 425 pacientes, fallecieron 12, lo que se traduce en una tasa bruta de mortalidad del 2,9%.

En el mismo periodo, dichos centros hospitalarios registraron 131 ingresos por episodios de insuficiencia cardíaca, de los que fallecieron 9, es decir, que esta patología tiene una tasa bruta de mortalidad del 6,9%.

Estos datos, con los de años anteriores indican que la mortalidad es muy superior porcentualmente en los casos de insuficiencia cardíaca, aunque en números absolutos se produzcan más fallecimientos por infarto agudo de miocardio.

En 2013, las enfermedades del corazón ocupaban la segunda causa de muerte en España, representando la IC el 21,3% del total de fallecimientos de origen cardiovascular.

No obstante, la mortalidad por IC ha descendido en los últimos años. A pesar de esto, sigue teniendo un pronóstico desfavorable, puesto que a los cinco años presenta una mortalidad del 50%.

La mortalidad en mujeres supone casi dos tercios del total de defunciones registradas a consecuencia de la IC (63,7%), prácticamente el doble que en hombres (36,3%).

La gran mayoría de las defunciones se producen en pacientes con edades avanzadas; en torno a un 64% en pacientes con 85 años o más.

CALIDAD DE VIDA

Los y las pacientes que sufren de IC presentan limitaciones importantes para realizar su trabajo, mantener relaciones sociales, con una pérdida progresiva de la autonomía, quedando muy afectada la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS), superior a otras enfermedades crónicas, puesto que puede llegar a influir en la autonomía e independencia para las actividades diarias.

La IC requiere de un abordaje holístico, que contemple el estilo de vida, la dieta, los regímenes terapéuticos, mejoraría el autocuidado de los pacientes y la adherencia farmacológica.

Esto incluye educación de pacientes y familiares como una intervención clave, para promover el autocuidado, combinada con la planificación del alta, el seguimiento domiciliario, etc.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Estrenan un nuevo hospital de día en Navarra para evitar ingresos que se deriven a urgencias