SALUD

El Ejército llega a Pamplona para sumarse a los rastreadores contra el coronavirus en Navarra

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia han accedido al Complejo Hospitalario de Navarra para recibir directrices e incorporarse al equipo.

La UME (Unidad Militar de Emergencias) llega al Complejo Hospitalario de Navarra Pamplona para hacer de rastreadores durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA
La UME (Unidad Militar de Emergencias) llega al Complejo Hospitalario de Navarra Pamplona para hacer de rastreadores durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA  

Los refuerzos militares solicitados por el Gobierno socialista de María Chivite para actuar como rastreadores han llegado este lunes a la Comunidad foral.

A primera hora de esta mañana, varios efectivos -unos 20 militares- han accedido al interior del hospital Virgen del Camino (Complejo Hospitalario de Navarra) para recibir algunas directrices antes de incorporarse definitivamente al equipo de rastreadores que el área de Salud posee en Refena y cuya labor se centra en trazar los posibles contactos estrechos ante un nuevo caso de coronavirus.

No obstante, la llegada de estos efectivos no había sido anunciada por el Ejecutivo socialista en un nuevo intento de complacer a sus socios abertzales, que no ven con buenos ojos la presencia del Ejército para ayudar a doblegar la disparada curva de contagios en la Comunidad foral.

La capacidad rastreadora de Navarra se encontraba ya al límite después de casi dos semanas con un número diario de contagios que superaba o rondaba los 300 nuevos infectados.

En un primer momento fueron 38 personas las que se dedicaban, desde el 'call center' de Refena, a trazar los casos de coronavirus, pero después hubo que añadir más incorporaciones hasta conformar un equipo interdisciplinar de personal de enfermería, administrativo y trabajo social de 174 personas, de ellas 64 dedicadas a tiempo total -27 auxiliares administrativos, 25 enfermeras y 12 trabajadores sociales.

Asimismo, el departamento de Salud también decidió la incorporación de trabajadores del servicio de mediación intercultural e intervención comunitaria para que pudieran atender en distintos idiomas y llegar a un número mayor de población.

Sin embargo, la Comunidad foral ha sido uno de los últimos territorios de España en solicitar alguno de los 2.000 rastreadores militares que el Gobierno de Sánchez puso a disposición entre las comunidades ya que, tal y como han hecho saber, los aliados de Chivite se han opuesto tajamente a que el Ejército contribuya a paliar las consecuencias de una grave crisis sanitarias.

De esta manera, la presidenta del Ejecutivo foral llegó a asegurar, con el fin de calmar a grupos como EH Bildu, que los miembros del Ejército solo se iban a utilizar en momentos puntuales o zonas concretas de Navarra como era el caso de Tudela.

Por su parte, la portavoz de EH Bildu en el Parlamento foral, Bakartxo Ruiz, exigió más recursos pero de "confianza" y advirtió que los ciudadanos navarros iban a ver con desconfianza que miembros del Ejército les llamaran por teléfono para "preguntar con quién hemos estado".

En su respuesta, la presidenta Chvite aseguró que los rastreadores militares "responde a que toda ayuda es bienvenida y necesaria en un momento histórico en el que ninguna administración responsable rechazaría recursos que contribuyan a paliar la pandemia y a salvar vidas".

Un argumento que tampoco sirvió de consuelo a los radicales abertzales y que el propio Ejecutivo socialista ha tratado de 'tapar' por todos los medios aunque, finalmente, ya se encuentran en la Comunidad foral.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Ejército llega a Pamplona para sumarse a los rastreadores contra el coronavirus en Navarra