• jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 03:58

 

 
 

EMPLEO

El comité de Defontaine Ibérica impugnará el ERE de la planta de Viana

Los 37 trabajadores han presentado una denuncia en Hacienda para que se investigue una posible evasión del impuesto de Sociedades.

Sonia Untoria e Iñaki Palacios, representantes de Defontaine Iberica, en sesión de trabajo en el Parlamento. PABLO LASAOSA
Sonia Ontoria e Iñaki Palacios, representantes de Defontaine Iberica, en sesión de trabajo en el Parlamento. PABLO LASAOSA

El comité de empresa de Defontaine Ibérica ha anunciado que va a presentar una demanda en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) para impugnar el ERE de extinción en la fábrica de Viana y solicitará medidas cautelares para que el 31 de mayo, cuando se ejecutarán los despidos de sus 37 trabajadores, "no se desmantele la empresa". Igualmente, ha presentado una denuncia en Hacienda para que se investigue una posible evasión del impuesto de Sociedades.

Solicitan estas medidas cautelares para que no se embargue la maquinaria ya que, si el ERE fuera finalmente declarado nulo, "podemos encontrarnos que el día que tengan que volver hayan desmantelado la empresa y sea imposible reiniciar la actividad".

Así lo han indicado Sonia Ontoria, responsable de negociación colectiva de ELA, que ha comparecido junto con Iñaki Palacios, miembro del comité de empresa, en una sesión de trabajo en el Parlamento de Navarra.

Sonia Ontoria ha asegurado que la empresa "nunca tuvo intención de negociar" sino que "vino con el único objetivo de cerrar la empresa". Según ha explicado, el 26 de abril se entregó al comité una documentación "muy escasa" con un informe y una memoria "incompletas en las que, además, no se acreditan las causas y en las que muchas de las cuestiones son falsas". Y ha criticado que "nunca se nos ha entregado" la documentación adicional solicitada.

En opinión de Ontoria, se trata de un "ejemplo claro de deslocalización". En este sentido, ha explicado que, si bien en la matriz de la empresa, en Francia, se tomaron medidas "de carácter coyuntural", en la planta ubicada en Túnez, que "se dedica a lo mismo que la de Viana", "no han tomado ninguna medida". "Lo que sí ha habido es traslado de producción de Viana a Túnez", ha afirmado.

Además, ha considerado que "las causas que nos alegaban -para el cierre- nos se han dado". Así, por un lado, ha afirmado que, según sus informes, las causas económicas "no son ciertas". Al respecto, ha destacado que la fábrica de Viana "nunca ha dado beneficios" porque "sólo produce" para la matriz en Francia, a la que "compra la materia prima" y le vende el producto, sin tener "ninguna independencia comercial". "Si fuera por ese motivo, tendría que haber cerrado hace 30 años", ha manifestado.

En cuanto a las causas productivas, ha censurado que "no hemos tenido una interlocución real en la negociación" ya que han tratado con unas abogadas "de carácter externo que no conocen la empresa" y "desconocen cualquier tipo de tema sobre la producción". Posteriormente, según ha dicho, consiguieron negociar con dos personas de la matriz francesa que les aseguró que "de las 10 líneas que hay en Viana sólo están activas tres", cuando la empresa "sólo tiene 6 líneas", ha apuntado la representante de ELA.

Asimismo, ha continuado, se adujeron previsiones de que Renault iba a cambiar al coche híbrido o eléctrico en 2026, pero "parece que tienen una previsión de incertidumbres, nada más".

Además, ha destacado que en la producción de coronas de camiones en Viana, que supone "el 53% de la producción", los representantes de empresa señalaron que "está estable, incluso aumentando la demanda". De manera que, a su juicio, "no hay causas productivas en ninguno de los casos".

"Es evidente que no hay causas productivas y las económicas son falsas", ha aseverado Ontoria, que ha destacado que los trabajadores han estado abiertos "en todo momento a hablar de medias de carácter coyuntural que mantuvieran la actividad en la empresa", como ERTE o "adelgazamiento" de la plantilla, pero desde la empresa "sólo quieren hablar de la cuantía de la indemnización".

En este sentido, ha recordado que en junio de 2020 la empresa planteo un ERTE que fue impugnado y anulado por el juzgado porque "no se acreditaban las causas".

Según ha explicado, en la última reunión de negociación se planteó una mejora de la indemnización de 35 días en 20 mensualidades, pero "sólo si hay acuerdo y reconocíamos las causas". De forma que el periodo de consultas terminó sin acuerdo.

A pesar de que el 31 de mayo se ejecutarán los despidos, Sonia Ontoria ha manifestado que "la pelea no se acaba" ya que entiende que "se han producido una serie de irregularidades en el proceso de negociación y además no se dan las causas".

Así, se presentará una demanda en el TSJN para impugnar el ERE "porque entendemos que es nulo, ni se dan las causas y formalmente no se ha producido como se debía producir". A lo que se una la denuncia ante Hacienda por una posible evasión del impuesto de sociedades dado que "los beneficios iban a la matriz de Francia".

Por su parte, Iñaki Palacios ha considerado el ERE una "muy mala noticia" y un "mazazo" para una plantilla "especializada y con gran experiencia" cuya edad media es de 45 años. "Nunca pensamos en llegar a un despido colectivo mediante un ERE de extinción, la empresa jamás nos comunicó nada al respecto, nunca nos insinuó que pudiéramos estar mal, es más, estuvimos trabajando hasta el último día de manera normal", ha destacado.

Palacios ha remarcado que los trabajadores de la empresa están en huelga indefinida porque "queremos mantener nuestros puestos de trabajo". "Estamos luchando por nuestros empleos y por el futuro de nuestras familias", ha subrayado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El comité de Defontaine Ibérica impugnará el ERE de la planta de Viana