• lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 20:16

 

 
 

SALUD

Ventilar para prevenir la Covid en interiores es clave, ¿lo haces correctamente?

Científicos han demostrado que ventilar bien es casi más importante que lavarse las manos para prevenir el coronavirus en espacios interiores.

Una pareja mira por la ventana. ARCHIVO
Dos personas miran por la ventana mientras se ventila una estancia. ARCHIVO

El coronavirus lleva instalado en la sociedad más de un año y cada día aparecen nuevas evidencias científicas que ponen en jaque todo lo anterior.

Por aquel marzo de 2020 las mascarillas no eran necesarias y lo importante, decían las autoridades sanitarias, era limpiar las superficies y lavarse las manos para prevenir contagios.

 

Unos meses después, los cubrebocas se convirtieron en el elemento indispensable y personalizable de toda persona que quisiera salir a la calle.

¿La culpa? El contagio a través de los denominados aerosoles. Una evidencia que, en un inicio, no contaba con un consenso claro de la comunidad científica, pero con el paso del tiempo y el conocimiento del llamado SARS CoV-2 ha ido ganando terreno frente a otros modos de transmitir esta enfermedad. De hecho, en Navarra existe una empresa centrada en medir la calidad del aire y el riesgo de contraer el coronavirus.

Por eso, tan importante como el ya famoso ‘lavado de manos’ es mantener una ventilación natural o mecánica correcta de las estancias cerradas, pero ¿sabemos hacerlo correctamente? Parece que no.

 

¿BASTA CON ABRIR UNA VENTANA?

Precisamente, la Universidad de Cambridge ha desarrollado un estudio en el que ha mostrado un tipo de habitación recreada por ordenador con la que ha calculado, con buena precisión, cómo se mueve el aire dentro de una estancia. Un aspecto que se encuentra sujeto a otros factores ambientales como la presión o el calor.

El complejo estudio, publicado en la prestigiosa revista Journal of Fluid Mechanic, advierte de forma resumida que la simple presencia de una persona en una estancia cerrada, aunque contenga la respiración, calienta el aire y desprende estos peligrosos aerosoles que se dispersan con el paso de las horas o con los movimientos de aire.

Entonces, ¿bastaría con encender un aire acondicionado, un ventilador o abrir una ventana? Negativo. Estos elementos, dice el estudio, contribuyen a la dispersión de estos aerosoles en el ambiente y podrían fomentar los contagios entre personas que compartieran el espacio.

A todo esto, hay que sumar la concentración de dióxido de carbono, un elemento al que también habría que prestar atención para evitar la transmisión de esta enfermedad en interiores y que puede hacerse a través de medidores que han comenzado a instalarse en lugares como teatros, aulas escolares, etc. En cualquier caso, las recomendaciones establecen que los niveles de C02 sean inferiores o iguales a 500 partes por millón y nunca superen los 1.000.

Otros factores que se deben tener en cuenta son las temperaturas de las estancias, que tienen que estar entre 20 y 26º C y la humedad relativa, entre el 30 y el 70 %.

 

¿CÓMO VENTILAR CORRECTAMENTE?

El Ministerio de Sanidad ha elaborado una pequeña guía en la que señala que “ventilar es una medida efectiva en la prevención de la transmisión del coronavirus”.

En este sentido, entiende que ventilar supone renovar el aire interior con el del exterior y que la mejor manera de hacerlo es naturalmente.

Por eso, recalca que “antes, después y mientras se esté con no convivientes en espacios interiores, se recomienda ventilación de forma permanente y que sea cruzada: con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o, al menos, en lados diferentes de la sala”.

 De eta manera se favorece la circulación del aire y se garantiza un “barrido eficaz” por todo el espacio.

Otros organismos que agrupan a colectivos sanitarios como el de la Enfermería también han elaborado material para ayudar a que las personas ventilen correctamente sus espacios interiores.

En el vídeo que se puede ver en esta información, la Organización Colegial de Enfermería de España resalta las dos maneras de ventilar: la natural (coincide con la recomendación del Ministerio de Sanidad y añade que las ventanas tienen que estar el mayor tiempo posible abiertas) y la mecánica (a través de aparatos).

En esta última manera, establecen que el caudal mínimo de renovación sea de 12,5 litros por segundo y ocupante. También recomiendan eliminar o reducir la recirculación del aire y implantar un sistema de extracción específico que permanezca activo continuamente en aquellas zonas que cuenten con dificultades de ventilación como pueden ser los baños.

En cualquier caso, además de aumentar la ventilación también sería conveniente, recuerdan, reducir la ocupación y elegir un método adecuado de limpieza para cada espacio según sus dimensiones, usos y aforo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ventilar para prevenir la Covid en interiores es clave, ¿lo haces correctamente?