PAMPLONA

'Doña Re', la tienda de una pamplonesa que da color a las calles con sus mascarillas personalizables

El material cuenta con la normativa UNE 0065-2020, se puede lavar y reutilizar para hacer frente al Covid-19.

La tienda 'Doña Re' de arreglos de ropa fabrica mascarillas  personalizables y reutilizables. MIGUEL OSÉS
La tienda 'Doña Re' de arreglos de ropa fabrica mascarillas personalizables y reutilizables. MIGUEL OSÉS

'Doña Re'. Lo que comenzó siendo un mote familiar se ha convertido, a golpe de esfuerzo y puntadas, en un nuevo negocio en Pamplona que, debido a la crisis sanitaria del coronavirus, se ha encumbrado como todo un referente en el diseño de mascarillas de tela reutilizables de uso personal.

Detrás de este pequeño taller de costura situado en la calle Santo Domingo de la ciudad se esconde, entre telas e hilos, Silvia Arana; una joven emprendedora navarra que decidió aparcar su vida como publicista para lanzarse al mundo de la costura desde el pasado mes de octubre. 

Un salto decidido y meditado, aunque no exento de "incertidumbre", con el que había soñado desde bien pequeña cuando comenzó a hacer sus pinitos con el punto de cruz y el ganchillo, según ha relatado a Navarra.com.

"De cría le hacía ropa a los peluches con sábanas viejas que me dejaba mi madre porque el mundo de la costura me llamaba mucho la atención", señala.

Pero antes de dedicarse a su pasión, Silvia Arana probó con una profesión. Se adentró en el mundo de la Publicidad y las Relaciones Públicas sin que esa nueva 'tarea' le terminara de apasionar. "No encontraba trabajo y estaba desilusionada", matiza.

Fue en ese momento cuando una tía le regaló una máquina de coser que, sin quererlo, le sirvió para 'hilvanar' su nueva vida.

La emprendedora Silvia Arana anota un encargo en el interior de su taller en Pamplona. MIGUEL OSÉS

"Me fui a San Sebastián a estudiar Patronaje y Diseño Industrial durante dos años y cuando lo terminé comencé a hacer prácticas y a trabajar".

Durante ese periodo, esta navarra ha cosido en arreglos Eguzkilore, en los talleres de Ternua o, durante dos años, bajo la dirección de Isabel Zapardiez, una de las diseñadoras de moda nupcial más prometedora del panorama actual.

Después llegó el diseño y confección de mobiliario con telas de barcos reutilizadas hasta que optó por volver al lugar de origen, donde todo empezó, y volvió a ponerse el dedal para trabajar en la pamplonesa tienda de arreglos Eguzkilore.

"Precisamente, fueron mis compañeras de trabajo las que me avisaron que se traspasaba una tienda en el centro de Pamplona que ya se había dedicado desde hace 13 años a la costura", puntualiza.

Ese fue su punto de inflexión definitivo para dar el paso y montar su propio negocio antes de que la crisis sanitaria del coronavirus acabase con lo que todos llamaban rutina, pero que en realidad era la vida.

Una clienta recoge en el interior del establecimiento 'Doña Re' un pedido de mascarillas. MIGUEL OSÉS

"Pensaba que me iba a costar al principio, pero como ese local se había dedicado a lo mismo, me llegaron clientes desde el primer día", señala Silvia Arana para mostrar que sus inicios fueron relativamente "fáciles".

MASCARILLAS DE TELA 'PERSONALIZABLES' Y LAVABLES

El Covid-19 ha dejado sin trabajo a mucha gente, pero ha logrado que algunos sectores vivan un repunte de su actividad. Es el caso de Silvia. Continúa manteniendo su labor habitual de arreglo de prendas, pero el maldito virus también le ha traído una nueva línea de negocio.

Durante el confinamiento, momento que esta emprendedora aprovechó para sacar adelante proyectos que tenía en mente y que las prisas del día a día no le dejaban detenerse, una amiga le llamó para advertirle de que había visto por internet unas mascarillas de tela y le 'retó' a confeccionarle una.

"Al principio me mostré un poco reacia porque tenía mis dudas. Todo el mundo se estaba lanzando a hacerse sus propias mascarillas y preferí esperar un poco e informarme sobre qué materiales eran los más adecuados por sus propiedades", anota.

Así llegó a la conclusión de que además de bonitas, sus mascarillas tenían que ser "útiles y seguras".

La pamplonesa Silvia Arana cose a máquina una de sus mascarillas de tela reutilizables. MIGUEL OSÉS

Por eso, estos elementos de protección cumplen con la normativa UNE 0065-2020, que es la que regula la fabricación de mascarillas reutilizables de uso personal para adultos y niños. Gracias a esos estándares, Silvia se puso manos a la obra con total seguridad y con las telas que en ese momento tenía en casa.

Sus mascarillas están confeccionadas con tres capas diferentes. Dos de ellas -la exterior y la interior- son de algodón y, en medio, lleva otra de un tejido llamado Tela No Tejida (TNT), que es la que funciona de filtro. Además, cuenta con un manual para un correcto uso al quitar y poner este material de protección.

Modelos de mascarillas que se pueden adquirir en 'Doña Re', en la calle Santo Domingo. MIGUEL OSÉS

Respecto a la personalización, Silvia reconoce que se pueden diseñar con el catálogo de telas que dispone pero, al final, "más allá de que sea una tela bonita tiene que ser segura". Eso sí, entre los encargos ya recibidos destaca uno que le ha pedido que su mascarilla esté hecha con la bandera de Cuba.

"Me ha sorprendido lo de las mascarillas. Empecé para mantenerme ocupada y ha tenido muy buena acogida", afirma.

REAPERTURA CON TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD

"Me apetecía ya ir al taller y volver a mi rutina", destaca Silvia que, por fin, volvió a levantar la persiana este pasado lunes. Además, entre las nuevas medidas de protección decretadas por el Ministerio de Sanidad, la navarra señala que ha sido "fácil" incluirlas.

Su ventaja, ser una tienda muy pequeña en la que, incluso antes, tampoco podían acceder muchos clientes a su interior. Ahora funciona, como tantas otras, con el servicio de 'cita previa'.

Silvia Arana mira a través del escaparate de su tienda de arreglos de ropa en Pamplona. MIGUEL OSÉS

"Trabajo siempre con mascarilla y se desinfecta el mostrador cada vez que entra y sale un cliente, me lavo las manos un montón de veces y la puerta siempre está abierta", puntualiza.

Así seguirá, al menos, por el tiempo en el que el virus conviva entre nosotros, aunque en su caso con una nueva línea de negocio por y para el Covid-19. "Siempre se tiene un poco de respeto e incertidumbre con un negocio abierto hace poco, pero hay que intentarlo", dice Silvia. Y parece que, por el momento, lo va 'bordando'.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Doña Re', la tienda de una pamplonesa que da color a las calles con sus mascarillas personalizables