EDUCACIÓN

Navarra, obligada a realizar un "ajuste relativamente moderado" en los precios de los grados universitarios

El Gobierno de España ha acordado con las comunidades autónomas una bajada de las tasas, que tiene que haberse completado para el curso 2022-23.

Imagen de un aula de la UPNA. ARCHIVO
Imagen de un aula de la UPNA. ARCHIVO  

Las comunidades autónomas tendrán hasta el curso 2022-23 para reducir sus precios públicos de primera matrícula de grado hasta el precio establecido por un modelo propuesto por el ministro de Universidades, Manuel Castells, con el fin de rebajar el gasto del alumnado y evitar disparidad entre regiones.

La Propuesta de modelo de precios públicos de matrícula de los estudios oficiales de Grado para el curso 2020-2021, presentada este miércoles por Castells a las comunidades y aprobada en la Conferencia General de Política Universitaria, señala que no tendrían que bajar sus precios con respecto a 2019-20 Andalucía, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia y Murcia.

En cambio, otras ocho comunidades (Aragón, Baleares, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Navarra, País Vasco y La Rioja) tendrían que operar "un ajuste relativamente moderado", mientras que, para Cataluña y Madrid, el ajuste tendría que ser "más acusado".

El ministerio ha reconocido que es necesario "incrementar sustancialmente" la financiación de las universidades públicas, pero ha subrayado que "no debe hacerse a costa de los escasos recursos de las familias y los estudiantes, precisamente en un momento en el que nos enfrentamos a una gravísima crisis económica".

La propuesta aprobada es para la reducción de los precios públicos de la primera matricula de grado y también para un precio máximo no superior al del último curso en las demás matrículas y másteres.

"Lo importante es llegar en 2022-23 a un precio máximo consensuado para cada comunidad que sea el índice de referencia en el futuro", ha recalcado el departamento de Castells en un comunicado. La propuesta intenta limitar el nivel de precios por "el súbito incremento" en algunas comunidades a partir del 2011-12, al tiempo que reduce las disparidades de precios.

DISPARIDAD DE PRECIOS

Esa disparidad existía en el año 2011, pero se acrecentó "sustancialmente" -continúa el ministerio- con los incrementos por el sistema de horquillas (el ministerio fijaba un porcentaje máximo y mínimo a pagar por el alumno), establecido por el PP en el año 2012.

Ahora, se ha ideado un índice de precios tomando, como base 100, el precio medio de los créditos para toda España en el curso 2011-12, y se han calculado los índices de disparidad de ese precio medio entre los años 2011 y 2019.

Se trabaja entre un índice máximo de 115 y uno mínimo de 85, es decir, que aquellas comunidades cuyo índice es 85 o menor podrían mantener los precios del 2019 o fijarlos a un nivel inferior, mientras que aquellas entre el 85 y el 115 deberían situarse, como máximo, en el precio que tenían en el curso 2011-12. Cataluña y Madrid son las únicas cuyos precios actuales superan el índice 115.

En el primer caso, los presupuestos ya aprobados por el Parlamento catalán establecen una reducción del 30% para primera, segunda y tercera matriculas de grado, así como para los másteres. Aun así, el índice 115 obligaría a Cataluña a una reducción adicional en primera matricula. En el caso de Madrid, "el ajuste de precios para corregir su desviación con respecto a la media, aun siendo significativo, nos parece asumible", ha afirmado el ministerio.

PRECIO MÁXIMO

Una vez aprobado el nivel de precios para el curso 2020-21, según el sistema propuesto por Castells, se considerará en el futuro que dicho nivel, para cada comunidad, se establece como precio máximo.

Universidades ha explicado el método utilizado así: el precio medio de los estudios oficiales de grado en España en el curso 2011-12 era los 16,05 euros/crédito y se toma como valor de referencia. A ese precio se le asigna un índice 100 y se calcula el porcentaje de cada comunidad con respecto a 16,05 euros. Por ejemplo, Madrid tenía en el curso 2011-2, 21,60 euros/crédito, lo que significa un índice 134,58.

Las autonomías con índice inferior a 115 y superior a 85 (Aragón, Baleares, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Navarra, País Vasco y La Rioja) tienen como precio máximo para el curso 2020-21 el precio que tenían en el 2011-12. Por ejemplo: el País Vasco, 16,17 euros/crédito.

Las comunidades cuyo índice es inferior a 85 (Andalucía, Canarias, Cantabria, Castilla La Mancha, Murcia y la UNED) pueden utilizar para el curso 2020-21 los mismos precios que en el 19-20. Por ejemplo, Murcia puede seguir poniendo como precio máximo 15,51 euros/crédito. Lo mismo ocurre para Asturias y Galicia, cuyos precios en el curso 19-20 eran inferiores o iguales, respectivamente, a los del curso 2011-12.

SIN SISTEMA DE HORQUILLAS

Hasta ahora, con el sistema de horquillas, para los estudios de grado, los precios públicos o lo que paga el alumno ha de cubrir entre el 0-25% de los costes en primera matrícula, entre el 30-40% en la segunda; entre el 65-75% en la tercera y entre el 90-100% a partir de la cuarta.

Pero el pasado 5 de mayo, el Consejo de Ministros aprobó derogar el sistema de horquillas. Días después, el PP llevó al Congreso una proposición no de ley en la que exige al Gobierno que garantice fondos suficientes a las universidades por el nuevo sistema de tasas anunciado.

En Navarra, el consejero de Universidad, Innovación y Transformación Digital, Juan Cruz Cigudosa, ha valorado positivamente esta bajada de tasas universitarias acordada durante la Conferencia General de Política Universitaria.

La decisión tomada ha sido apoyada por la Comunidad foral, según ha afirmado Cigudosa, que ha dicho que "este acuerdo supone un gran esfuerzo presupuestario y refleja el compromiso del Gobierno de Navarra para que esta pandemia afecte lo menos posible en el acceso a la universidad”.

DE FORMA PROGRESIVA EN NAVARRA

Según ha añadido, en Navarra, esta medida se implantará de forma progresiva durante los tres próximos años, con el fin de “hacer más llevadero ese esfuerzo, que supone cerca de medio millón de euros”.

“Valoramos la medida de forma positiva para mejorar el binomio tasas/becas en Navarra: se trata de dotarnos de un sistema de ayudas que asegurarán que la crisis no deje sin recursos económicos a nadie que quiera acceder a la universidad”, ha apuntado el consejero, tras recordar que esta propuesta estaba ya recogida en el acuerdo de Gobierno suscrito por los partidos que sustentan el Ejecutivo foral.

En este sentido, ha puesto de relieve que el Gobierno de Navarra se encuentra “alineado” con el Ejecutivo central “para salir juntos de la crisis, potenciando el conocimiento como la mejor herramienta de cambio económico y social”.

Esta medida se suma al plan de choque elaborado por el propio departamento, que busca asegurar el papel de la universidad “como ascensor social” y que contempla, entre otros aspectos, ayudas de emergencia social para la comunidad universitaria y una revisión del sistema de becas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra, obligada a realizar un "ajuste relativamente moderado" en los precios de los grados universitarios