• lunes, 20 de septiembre de 2021
  • Actualizado 23:04

 

 
 

SOCIEDAD

El pamplonés que ha liderado la masonería en Navarra: "La gente lee conspiraciones en Internet"

Andonio Fuentes habla sobre los integrantes de la logia Pro Libertate 181, que se reúnen una vez al mes para presentar sus “trabajos” desde la tolerancia, el respeto y la libertad.

Andoni Fuentes de Cía posa con el nuevo libro "La masonería en Navarra". IMAGEN DE ARCHIVO
Andoni Fuentes de Cía posa con el nuevo libro "La masonería en Navarra". CEDIDA

La masonería llegó a Navarra hace seis años tras la fundación de la Logia Pro Libertate 181, segunda con la Logia Xavier Mina 79, que fue fundada poco después con la diferencia de que pueden acudir mujeres.

Andoni Fuentes de Cía, pamplonés de 64 años, se interesó por la masonería hace 24. Profesor de inglés, casado y con dos hijos, ha pasado por todas las jerarquías desde aprendiz a venerable maestro y fue uno de los fundadores de la primera logia en la Comunidad Foral.

Ahora, de la mano de Ediciones Pompaelo y como apéndice del libro publicado por su gran amigo Víctor Manuel ArbeloaLa masonería en Navarra”, ha decidido poner al día la pluriforme situación de la masonería en el mundo y, concretamente, en Navarra.

La masonería, que en España estuvo fuertemente perseguida por la “obsesión rayana en la paranoia”, según Fuentes de Cía, del general Francisco Franco, renació en mayo de 1979 después de una sentencia de la Audiencia Nacional en la que anulaba una resolución del Gobierno que había negado a la logia principal Grande Oriente Español su inscripción en el registro nacional de asociaciones. Esa sentencia dio lugar a la creación de diversas Grandes Logias que pugnaron entre sí en busca de reconocimiento internacional.

¿Cuándo y por qué se inicia su pasión por la masonería?

Empecé en 1997 y más que por pasión fue por invitación. Mi hermano Ángel Fuentes, dos años mayor que yo, viajó a Estados Unidos en 1989 para realizar un máster en Conservación de Fondos Fotográficos en Nueva York. Allí conoció la masonería, que comulgaba con muchos de sus valores: apoliticismo, laicidad, igualdad, libertad y fraternidad. Se inició francmasón en Rochester y una vez regresó a España se afilió a la logia Santiago Ramón y Cajal nº 35 en Zaragoza. Escuchando sus historias, me interesé por el tema y le pedí acceder a aquella logia, y él me facilitó el proceso. Desde entonces, suelo acudir a diversas logias y me encanta este mundo.

¿Cómo es el ritual de iniciación que se debe superar para acceder?

Si uno quiere iniciarse, se le hacen cuatro entrevistas. La primera es para detectar si existe interés genuino en iniciarse o simplemente ha leído conspiraciones en internet como que nosotros matamos a Kennedy o podemos generar conexiones cósmicas y energías extrañas. Con esta gente no solemos contar ya que detectamos desinformación.

Cuando vemos que hay interés, proponemos al resto de hermanos su integración y se le hacen tres entrevistas con tres personas diferentes. Primero se le pregunta su opinión respecto a ciertos temas comprometidos como la pena de muerte, el maltrato animal, los refugiados… con el objetivo de ver si esa persona es equilibrada y cumple nuestros principios fundamentales. Después, se le pone a prueba quedando y ofreciéndole un par de libros para, por último, reunirse pocos meses después con el objetivo de responder dudas que puedan haber surgido y hablar de ellos. Cuando se detecta normalidad e ilusión, se le comunica su iniciación.

¿Cuál es el perfil de un masón en la actualidad?

El prototipo de los masones es el de gente muy comprometida, que está en alguna ONG y ayuda como puede, e intelectualmente muy activa. También es muy importante la filantropía para nosotros. Dimos 2.000 euros recientemente a París 365 y con la pandemia compramos mascarillas y pantallas faciales para el hospital San Juan de Dios y los bomberos de Logroño. A principio de curso siempre compramos material de papelería para personas sin recursos y existe una asociación muy bonita que la gente no conoce llamada Los Ayudantes. Se dedican a ir a los cajeros automáticos con gente sin hogar y dejar una serie de paquetes con elementos de limpieza, de aseo… dos o tres noches a la semana. Alguna vez les ha detenido la policía, pero ahora ya los conocen.

¿En qué doctrinas creen los masones?

Ideológicamente son personas que quieren contribuir al progreso social y moral de la humanidad a través del perfeccionamiento personal. Tienen por divisa el lema “Libertad, Igualdad y Fraternidad” y rechazan cualquier apreciación dogmática de la realidad.

¿Qué grados existen dentro de una logia?

En la masonería existen tres grados: aprendiz, compañero y maestro. Las logias cuentan con el lado este, que es donde se sienta el maestro (que dirige los trabajos), el oeste, para el Guarda Templo, el norte, donde están los aprendices y existe poca luz, y el sur, reservado para los compañeros que llevan al menos un año vinculados a la logia y se dedican al estudio de las artes liberales. Los vigilantes cuentan con un asiento especial en el norte y sur para controlar a los aprendices y compañeros.

¿Cómo es el funcionamiento en la logia?

Allí es donde se llevan a cabo lo que denominamos trabajos o planchas, que son escritos de una o dos páginas de los hermanos y hablan de temas muy interesantes que influyen en la sociedad. Eso sí, tenemos prohibido hablar de política y religión, ya que cada uno puede pensar como quiera. Por ejemplo, un tema como el de los refugiados sí podría ser tratado ya que es humanitario, pero no la resolución del gobierno en relación a los indultos.

¿Pueden participar todos en esos 'trabajos?

Una vez termina de leer el hermano, el venerable maestro da un turno de palabra y todos los interesados pueden hablar una vez de forma concisa y breve sin que nadie pueda interrumpirlos. No se critican posiciones contrarias, se defiende un punto de vista. Todo esto enriquece y gratifica de una manera muy importante el conocimiento. Solemos leer dos o tres planchas por jornada y terminamos con la ceremonia masónica, algo que nos llena interiormente.

Logia masónica Pro Libertate 181. IMAGEN DE ARCHIVO
Logia masónica Pro Libertate 181.

CONTEXTO HISTÓRICO

En un principio, la masonería estuvo directamente vinculada a la construcción. El concepto proviene de los gremios de constructores que, a lo largo del siglo XVII, se dedicaron a levantar los monumentos y catedrales más importantes de la actualidad. Con la finalización de los grandísimos templos, los gremios empezaron a aceptar personas que no estaban vinculadas a la construcción dándole a la masonería y sus herramientas un sentido especulativo diferente, influenciado por los intelectuales del siglo XVIII. Pasó de ser operativa a especulativa, y a las herramientas se les empezó a dar un significado simbólico a estudiar.

Coincidiendo con los regímenes absolutistas, esa discreción de la que alardeaban no fue bien recibida en toda Europa especialmente por la Iglesia Católica, y una vez fueron expandiéndose, sonaron las alarmas y empezó la represión. Como ocurre hoy en día en otros sectores, los masones juraban guardar secreto de los trabajos que realizaban, algo que no estaba bien visto.

Peores fueron los inicios del siglo XX para esta institución que, con el auge de los autoritarismos en países como la Italia fascista, la URSS comunista o la Alemania nazi, se vio abocada a la clandestinidad para evitar caer en el pensamiento único ante su ilegalización.

MASONERÍA EN ESPAÑA

La masonería llegó a este país años antes de la Independencia Española. El Duque de Wharton, uno de los fundadores de la primera Gran Logia en Londres en 1722, constituyó el 15 de febrero de 1728 la primera logia en el extranjero que figura en los archivos de la Gran Logia de Inglaterra. Recibió el nombre de “French Arms” y tuvo su sede en un hotel de la calle de San Bernardo de Madrid.

Una revolución sucedió con el régimen franquista que, señalando a la masonería por la pérdida años antes de colonias españolas como Cuba o Colombia y su colaboración con la Segunda República (hasta un 38% de representantes parlamentarios eran masones), llegó a la obsesión en la persecución contra la “conspiración judeo-masónica”. Sin embargo, y teniendo en cuenta que figuras claves en la independencia de países latinoamericanos como José Martí o Simón Bolívar eran afines a la masonería, Franco sobreestimó el poder de esta en España.

¿Cada cuánto se juntan en esta logia?

Una vez al mes durante diez meses al año (julio y agosto no). Luego nos solemos juntar algunas semanas para charlar, tomar algo y ayudar a los más jóvenes con sus trabajos.

¿Acuden a otras logias distintas a la suya?

Sí, es una cosa que me gusta mucho cuando visitamos logias de otros lugares. Los hermanos vascos de Irún y Bilbao son gente muy normal de todo tipo de profesiones que les gusta una buena conversación y el ir a participar de visitante en los trabajos de otra logia es algo fantástico.

¿Cuál es tu mejor anécdota lejos de tu logia?

Una anécdota divertida que me pasó en Bilbao fue la siguiente: terminamos los trabajos y estábamos unas 25 personas fuera vestidos de negro con nuestra camisa blanca y corbata negra y me fijé que un señor en la calle nos miraba en exceso.

De repente, se acercó y nos preguntó: ¿Are you masons? (sois masones) Le dijimos que sí y nos dijo: ¡Yeah! I am a mason too (Sí, yo también). Resultó ser un hombre masón y alemán que había venido por trabajo y a la tarde regresaba a su país. Le invitamos a comer con nosotros y la cara de felicidad y el placer de estar con hermanos masones para él, además del pedazo comilón que nos prepararon los hermanos de Bilbao, le hicieron sentirse como en casa.

¿Es compatible ser masón y católico? 

En cuanto al catolicismo, sí, yo lo soy. No he visto nada que atente contra mi fe en la masonería. Podría discutir que la masonería es antropocentrista y el catolicismo teocentrista, si, o que somos adogmáticos, pero eso no significa que no pueda tener fe. Que exista un magnífico científico no significa que no podamos tener fe, es compatible. En mi caso soy católico y masón, y no veo nada irreconciliable excepto el tema del antropocentrismo. Es cierto que respetamos otras religiones, pero considero que la tolerancia es importante.

¿Y ser masón y patriota?

La segunda cuestión se hace para entrar en las logias. El masón debe jurar respetar las constituciones de los países democráticos. Tú debes aceptar la constitución española para ser masón, y si no, no es tu sitio. La masonería tuvo que ver con la caída del tercer Reich y otras dictaduras, y ahí entendemos que se luchase contra regímenes antidemocráticos, pero si aceptas la pena de muerte o estas en contra de la constitución te vas a otro sitio. La masonería debe aceptar la constitución democrática. Seguro que en USA existirán masones que han votado a Trump, yo no lo haría, pero mientras sigas las reglas de la democracia y las leyes puedes hacerlo.

¿Qué ocurre si a un masón se le abre una causa penal?

Ya han existido masones que se le ha causado penalmente y han tenido que presentar su dimisión. Un ejemplo conocido es el de Mario Conde.

¿Cómo funcionan económicamente para poder financiar distintas causas?

Tenemos que sostener el alquiler de este templo en Pamplona y la gran logia. Para ello existe una cuota que pagamos al mes de 30 euros cada uno. ¿De dónde viene el dinero para la filantropía? Al terminar los trabajos, el hermano hospitalario pasa una bolsa sin mirar para que cada uno meta la mano con el puño cerrado y deje o coja dinero (si necesita), con el objetivo de que nadie sepa si has dejado o cogido. Hay una persona que va apuntando el dinero que se recoge y cuando hay una necesidad específica se intenta estirar más la gente.

Logia masónica Pro Libertate 181. IMAGEN DE ARCHIVO
Logia masónica Pro Libertate 181. IMAGEN DE ARCHIVO

¿Cómo funcionan las jerarquías dentro de las logias?

Para ascender, debes ofrecer trabajo personal y tener tiempo. Pasas un año de aprendiz, luego cuando ganas cierta soltura pasas a ser compañero. Finalmente, maestro, y después adquieres alguno de los puestos de la logia (normalmente sencillos). Con el devenir del tiempo uno va cumpliendo diversos oficios (Hermano Tesorero, Hermano Guarda Templo…) hasta que llegas a ser segundo o primer vigilante.

¿Y para ser venerable maestro?

Una vez lo has sido, entonces puedes ser candidato a ser venerable maestro, y normalmente esto llega con el tiempo. Empecé en el 1997 (con 40 años) y hasta el 2001 fui ocupando diversos puestos dentro de la logia. En 2007 me eligieron venerable maestro. Lo bonito es que una vez ocupas ese puesto, el curso siguiente pasas a ser el cargo menos importante de la logia (Guarda Templo), de tener todas las responsabilidades a casi ninguna. Eso es una pequeña dosis de humildad para recordarte que todos somos iguales. Por eso no existen masones importantes y nadie es irremplazable.

¿Qué sentido de la vida y la felicidad le ha dado la masonería?

La masonería me ha dado un gran sentido de la ética. La ética me parece muy importante y cosas que antes pasaba por alto ahora me veo incapaz. Luego el sentido de la universalidad, la fraternidad y la tolerancia. Estos principios se amplían muchísimo y al conocer personas de todo el mundo enriqueces mucho tus valores.

¿Qué espera usted del mundo de aquí a 50 años?

Un mundo más unido que haya derribado fronteras sin integrismo religioso y que haya encontrado unos mecanismos para dirimir los problemas que puedan existir de una manera pacífica. Y evitar que la gente tenga que coger una patera y venir aquí para encontrar una vida digna.

¿Y de la masonería?

Respecto a la masonería, mi hermano Ángel decía que los masones quizás seamos los “últimos dinosaurios”. Quién sabe, creo que irá a menos, seguirá habiendo gente que disfrute de estos rituales, pero será algo minoritario sin repercusión a nivel social. Nos iremos desvaneciendo, pero no tiene porqué ser algo malo, ya que nosotros ya hemos cumplido nuestro papel.

INFLUENCIA EN LA ACTUALIDAD

Desde el fracaso de la modernidad, la masonería está cayendo en picado y tiene cada vez menos fuerza. Es cierto que gran parte de los valores e ideas de esta institución ya se han asentado en la sociedad, pero ese punto álgido tras la Segunda Guerra Mundial en el que figuras como Churchill estaban vinculadas a la masonería está muy lejos de la realidad actual.

Aun así, y pese a vivir en la época de la inmediatez y el hedonismo, países de la antigua órbita comunista como Bulgaria o Polonia están teniendo un crecimiento sorprendente en los últimos años. En Sudamérica y Centroamérica, aunque esta tradición no ha ido a más, se mantiene, pero cuenta con un componente elitista o de clase que hace sentirse importante a muchos de sus integrantes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El pamplonés que ha liderado la masonería en Navarra: "La gente lee conspiraciones en Internet"