• martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 10:37

 

 
 

SOCIEDAD

La nueva performance abertzale en Pamplona: cuelgan a Franco tras ser llamados a declarar por decapitar a Felipe VI

La manifestación, en la que han participado 1.300 personas según la Delegación del Gobierno, ha partido de la plaza de Antoniutti, precedida de una pancarta con el lema 'Eroriko da' (caerá). Puedes ver aquí las imágenes de la concentración.

Manifestación convocada por Sortu con el lema 'Eroriko da' (caerá) en protesta por las diligencias iniciadas por la Audiencia Nacional contra 12 personas tras realizar una acción en la que derribaron una estatua de Felipe VI. MIGUEL OSÉS
Manifestación convocada por Sortu con el lema 'Eroriko da' (caerá) en protesta por las diligencias iniciadas por la Audiencia Nacional contra 12 personas tras realizar una acción en la que derribaron una estatua de Felipe VI. MIGUEL OSÉS

Kizkitza Gil de San Vicente, miembro del Consejo Nacional de Sortu, ha expresado este sábado la determinación de su partido de "demoler el propio régimen", "superar la unidad indivisible del reino español" e impulsar un proceso que "avance hacia una república vasca en Europa".

Lo ha hecho al finalizar una manifestación que la formación abertzale ha celebrado este sábado en Pamplona en protesta por las diligencias iniciadas por la Audiencia Nacional contra 12 personas por un presunto delito contra la Corona en un acto realizado el pasado 12 de octubre, coincidiendo con la celebración de la Fiesta Nacional, bajo el lema 'Gora herriak' (Vivan los pueblos).

Frente al Palacio de Navarra se instalaron dos estatuas de Colón y Felipe VI, a las que se colocaron sogas en el cuello para después ser derribadas por varias personas.

La manifestación, en la que han participado 2.000 personas según los convocantes y 1.300 según la Delegación del Gobierno, ha partido pasadas las 17.30 horas de la plaza de Antoniutti, precedida de una pancarta con el lema 'Eroriko da' (caerá).

Repartidos en tres columnas, los manifestantes, portando banderas de Navarra e ikurriñas, han recorrido la avenida del Ejército hasta Yanguas y Miranda, para finalizar frente al Monumento a los Fueros, en el Paseo Sarasate.

A lo largo del recorrido se han coreado consignas como 'Los Borbones a los tiburones', 'Gora euskal errepublika' (Viva la república vasca) o 'Que devuelvan lo robado'.

Al finalizar la marcha, en un escenario con la imagen invertida de Franco, el rey Felipe VI y el rey emérito Juan Carlos I, Kizkitza Gil de San Vicente ha leído un manifiesto en el que ha asegurado que "denunciar la institución monárquica permite recordar que la transición fue un proceso tutelado" que "garantizó la impunidad de la jerarquía franquista y un modelo económico que le beneficiaba".

Ha dicho que "todo el mundo" entendió el acto realizado el 12 de octubre en Pamplona "y por eso han respondido así". "La cuestión no es este acto simbólico, sino nuestra determinación para convertir en realidad su significado", ha remarcado Gil de San Vicente, que ha afirmado que "el verdadero delito" es "nuestra determinación para demoler el propio régimen y sustituirlo" y "para superar la unidad indivisible del reino español e impulsar un proceso" que "avance hacia una república vasca en Europa".

Asimismo, ha afirmado que "el independentismo y el soberanismo de izquierdas se ha convertido en un agente político determinante" y ha destacado que "el escenario que abrieron los gobiernos del cambio marcan un antes y un después en la historia de los territorios vascos".

Así pues, ha abogado por "afrontar los debates del futuro". "El estatus político, la normalización lingüística, el modelo económico o la solución definitiva de las consecuencias del conflicto armado" son debates, ha dicho, que la sociedad navarra debe afrontar "sin vetos, de forma democrática y sin dramatismos".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La nueva performance abertzale en Pamplona: cuelgan a Franco tras ser llamados a declarar por decapitar a Felipe VI