PREMIUM  SAN FERMÍN

Muere Aurelia Larequi, una de las niñas que vivió la huida del toro de los Sanfermines que propició el doble vallado

Aurelia, de 90 años, era la única que quedaba viva de los hermanos que sufrieron el percance con el astado 'Liebrero' en 1939.

Aurelia Larequi posa con una foto del encierro de 1939 en el que Clara Herrera, su madre, fue corneada. ARCHIVO
Aurelia Larequi posa con una foto del encierro de 1939 en el que Clara Herrera, su madre, fue corneada. ARCHIVO  

Aurela Larequi, la última de los hermanos Larequi Herrera que vivió en los Sanfermines del año 1939 la huida de un toro durante uno de los encierros, ha fallecido este lunes a los 90 años, según ha informado su familia a través de las redes sociales.

La mujer tenía en ese momento diez años y en el 2018 relató en un reportaje de NAVARRA.COM sus recuerdos sobre esa mañana del 8 de julio en la que acudió con su familia a ver el encierro de las fiestas pamplonesas.

Como ella misma rememoró, el toro de nombre Liebrero, tras ser incitado por un mozo, embistió con fuerza uno de los maderos del vallado (en ese año, solo se colocaba una fila de vallas), que fue levantado, permitiendo al animal salir del recorrido.

Posiblemente, la madera se encontraba podrida por el desuso (durante dos años de la Guerra Civil no se celebraron encierros), indicó, y el astado, de la ganadería Sánchez Cobaleda, no tuvo problemas en partir la madera y desmontar esa parte del vallado.

Una vez fuera del recorrido, el toro corneó a su madre, Clara Herrera, mientras sus hijos, Pedro, Luis, Ignacio, Maria Jesús y Aurelia, corrían huyendo del astado. Precisamente, Aurelia era la única de esos hermanos que todavía estaba viva.

La mujer resaltó en el reportaje que, después de que el mozo que lo incitó se pusiera a salvo, Liebrero se fijó en ella, aunque después acabó corneado a su madre, que había caído al suelo. Clara sufrió cornadas en la ingle y en el glúteo, de las que tardó en recuperarse en el hospital más de un mes y medio.

Este suceso ocurrido en los Sanfermines del año 1939 cambió para siempre el devenir de los encierros, ya que el Ayuntamiento decidió, ante lo sucedido con el toro de Sánchez Cobaleda, instalar el doble vallado, y así aumentar la seguridad del público asistente.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Muere Aurelia Larequi, una de las niñas que vivió la huida del toro de los Sanfermines que propició el doble vallado