• lunes, 06 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:00
 
 

FINANCIACIÓN

Errores comunes al solicitar préstamos en el acto

Una de las razones más habituales de los rechazos, se debe a que en los préstamos en el acto el prestamista pide los datos de la banca online para comprobar los movimientos de la cuenta del usuario y estimar así su solvencia.

Una mujer saca su tarjeta de crédito para realizar un pago ARCHIVO
Una mujer saca su tarjeta de crédito para realizar un pago ARCHIVO

Los préstamos online en el acto son bien conocidos por exigir intereses altos y tener requisitos bajos. Y precisamente esta última característica puede llevar a los consumidores a cometer errores financieros básicos al solicitarlos. Aquí, hablamos de algunos de ellos.

No hacer tus propias cuentas

El fallo más básico de los usuarios es no hacer sus propias cuentas. Es decir, calcular sus ingresos y gastos mensuales y ver qué diferencia hay entre unos y otros para saber qué cantidad de dinero se puede destinar mensualmente al pago de cuotas de los préstamos o bien a ahorrar para afrontar el pago final.

Muchos usuarios piensan que el hecho de que un prestamista acepte su solicitud ya quiere decir que será capaz de pagar el préstamo, pero lo cierto es que el propio usuario tiene mucha más información sobre sí mismo que el prestamista y no hace falta más que sumar y restar para hacer estos cálculos tan importantes.

Piensa que para los prestamistas, si no pagas, simplemente serás una cifra más en sus estadísticas, pero ellos seguirán con su negocio, mientras que para ti puede suponer grandes problemas que afecten a tu vida, desde que te inscriban en ASNEF hasta que te embarguen bienes.

Usar los préstamos en el acto para caprichos

Incluso si has hecho cuentas y los números dicen que podrás afrontar el pago del préstamo, cuando hablamos de préstamos en el acto, que suelen ser caros, lo mejor es ser muy responsable al tomar decisiones y no solicitarlos para darnos un capricho.

Este tipo de préstamos son un servicio urgente que, en principio, solo debería utilizarse para situaciones de emergencia, ya que vas a pagar un sobrecoste por esa velocidad. Trata de ahorrar el dinero para afrontar el gasto que quieres hacer o al menos encontrar préstamos más baratos.

No comparar

Una vez que ya has llegado a la determinación de pedir el préstamo, es más que aconsejable comparar varias opciones en el mercado, ya que, seguramente, podrás encontrar opciones más baratas que si te limitas a contratar lo primero que veas.

Ten en cuenta que algunas empresas de préstamos en el acto ofrecen el primer préstamo gratis hasta 300 €. Pero cuidado, esto no quiere decir que debas pedirlo para cualquier cosa (aunque sea gratis), sé responsable a la hora de decidir si haces la solicitud.

Creer que la aceptación está asegurada

Otro error común es verse con el dinero en la cuenta antes de hacer la solicitud, por el mero hecho de saber que son empresas que exigen requisitos muy bajos. Aunque así sea, hay un pequeño porcentaje (que suele rondar el 5-8%) de solicitudes que se rechazan, lo que quiere decir que no puedes contar con el dinero hasta que no estés seguro de que realmente te lo van a dar.

No dar los datos bancarios

Una de las razones más habituales de los rechazos, se debe a que en los préstamos en el acto el prestamista pide los datos de la banca online para comprobar los movimientos de la cuenta del usuario y estimar así su solvencia. Muchos usuarios, que se sienten incómodos con esto, dan los datos de una cuenta bancaria en la que no hay movimientos y esto lleva a muchos rechazos. Si aceptas darles los datos bancarios, mejor dales los datos de una cuenta bancaria en la que recibas ingresos regulares. Y si no te sientes cómodo con esa práctica, pregunta en el soporte si pueden hacer las comprobaciones maulamente en vez de automáticamente (aunque esto retrasará el proceso).


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Errores comunes al solicitar préstamos en el acto