POLÍTICA

El Gobierno se defiende: Chivite puede montar comidas pese a las restricciones, pero no los ciudadanos

El vicepresidente Javier Remírez prohíbe a la consejera de Salud responder a una pregunta sobre la comida ilegal organizada en el Palacio de Navarra. 

Rueda de prensa para informar de los principales asuntos tratados en la sesión de Gobierno
Rueda de prensa para informar de los principales asuntos tratados en la sesión de Gobierno

El vicepresidente del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, ha prohibido este miércoles que la consejera de Salud, Santos Induráin, respondiera a una pregunta formulada por este medio sobre la comida que María Chivite organizó en el Palacio de Navarra en la que se incumplieron todas las normas frente al coronavirus que se exigen a los ciudadanos. 

Además, ha mantenido que los políticos como Chivite pueden montar comidas, pero no lo pueden hacer el resto de ciudadanos, que sí tienen que cumplir las restricciones decretadas por el Gobierno de Navarra. 

Para justificar la comida ilegal, Remírez ha mantenido que se trató de un "acto institucional", algo que choca frontalmente con la opacidad de su celebración: no fue comunicada ni informada de ninguna manera a los medios, ni antes ni después, por lo que en realidad se trató de una comida privada con fondos públicos que nunca debió de haberse celebrado por las restricciones existentes. 

María Chivite citó el 17 de noviembre a una docena de personas tanto del propio Ejecutivo, como el consejero Manu Ayerdi, y de la empresa Acciona, para reunirse en torno a una comida en las dependencias del Gobierno foral, algo que ningún ciudadano puede hacer hoy en día bajo el riesgo de ser sancionado. 

Como todo el mundo ya conoce, los bares y restaurantes están cerrados en Navarra desde el pasado mes de octubre por la grave situación sanitaria. No es posible reunirse a comer en grupos de no convivientes y las distintas normas decretadas por el Gobierno impiden este tipo de celebraciones o comidas de manera taxativa, tal y como ha confirmado a este periódico el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra al ser cuestionado sobre la posibilidad de invitar a comer a un grupo de 10-12 personas

Tampoco los interiores de los bares o los restaurantes podrán seguir abiertos, ya que la consejera los ha señalado como actividad de riesgo y ha mantenido que como medida preventiva es clave el evitar comidas en interiores, junto lo mismo que hizo Chivite incumpliendo decretos y órdenes forales. 

El Gobierno de Navarra no se había manifestado sobre la comida desvelada por este medio hasta la fecha y había guardado un escrupuloso silencio ante la información publicada el domingo por este medio. 

Remírez ha citado el decreto de la Presidenta 24/2020 de 27 de octubre en el que se limitan las reuniones de ámbito público y privado, que en algunos casos quedan restringidas a la unidad convivencial. 

Este mismo decreto exceptúa las actividades laborales, las institucionales y las de transporte de centros escolares, para poder ampliar el número de personas limitado a 6, pero que en todo caso hay que seguir cumpliendo las normas básicas de uso de mascarilla, distancia de seguridad, uso de gel hidroalcohólico y ventilación. 

En ninguno de los casos se exceptúa que se puedan hacer comidas en grupos numerosos, como pretende hacer creer el Gobierno foral en la respuesta aportada por el vicepresidente este miércoles: 

"Todos los encuentros que se hacen en el Gobierno de Navarra son reflejo de su actividad institucional y, por tanto, cumplen todo lo que viene en los decretos. Hay una serie de excepciones como es la actividad laboral y la labor institucional. La comida era reflejo de esa actividad institucional y se refleja en la norma", ha mantenido Remírez, que ha querido añadir que la comida fue de 12 personas, pero repartidas en grupos de 6. 

Según Remírez, la presidenta María Chivite y el consejero Manu Ayerdi comieron en una mesa con otras 4 personas y, siempre según la versión facilitada hoy por Remírez, en otras dependencias lo hizo otro grupo de 6 personas. 

Remírez también ha justificado la comida ilegal de Chivite por haberse llevado a cabo con personas de una empresa (Acciona) que tiene "importantes intereses y vínculos de creación de empleo en Navarra" y cumpliendo la distancia de seguridad. 

¿"Le parece ejemplarizante la comida celebrada mientras los ciudadanos son sancionados en sus domicilios por reunirse con no convivientes, la última multa unos abuelos por ir a ver a sus nietos?", se le ha preguntado al vicepresidente. 

"Como he dicho, el Gobierno de Navarra ha cumplido la normativa porque la comida entra dentro de la actividad institucional", ha defendido Remírez que ha impedido que la consejera de Salud, que firma algunas de las normas, pudiera responder sobre el asunto. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno se defiende: Chivite puede montar comidas pese a las restricciones, pero no los ciudadanos