POLÍTICA

Chivite burla su propia normativa Covid y monta una comida ilegal mientras cierra los bares de Navarra

La presidenta incumple la Orden Foral de su consejera de Salud y celebra con dinero público una comida en el Palacio de Navarra con una decena de personas no convivientes. 

María Chivite, presidenta de Navarra, sobre una imagen de un bar bajando su persiana por orden del Gobierno de Navarra.
María Chivite, presidenta de Navarra, sobre una imagen de un bar bajando su persiana por orden del Gobierno de Navarra.

Mientras la Policía Foral persigue y sanciona a los ciudadanos por las medidas anti-Covid, la presidenta de Navarra infringe su propia normativa en el interior del Palacio de Navarra, donde en los últimos días ha celebrado una comida con una decena de personas no convivientes, algo completamente prohibido. 

María Chivite (PSN) citó el martes 17 de noviembre a la cúpula de la empresa Acciona en el edificio que alberga el Gobierno de Navarra donde comieron todos juntos, después de que ella misma decretara el cierre de bares y restaurantes por considerarlos peligrosos, al tiempo que los señaló como causantes de la segunda ola de la crisis del coronavirus

Chivite se saltó todas las normas posibles y lo hizo con la policía en la puerta, sin que nadie le sancionase, mientras ella y su Gobierno ordenan a los agentes que sancionen sin compasión a los ciudadanos con durísimas multas por reuniones de más de 6 personas, beber en la calle o reunirse personas no convivientes en espacios privados. 

En la comida participó también, además de la propia Chivite, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi. Los dos infringieron la normativa mientras una de sus compañeras de equipo de Gobierno, Ana Ollo, permanecía ingresada muy grave en el hospital por coronavirus

La Orden Foral aprobada por el Gobierno sí permite las reuniones de trabajo con mascarilla y distancia de seguridad, recomendando un máximo de 6. 

De hecho, la norma en vigor señala de forma taxativa: "Sin perjuicio de la obligación de respetar las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del Covid-19, la participación en cualquier agrupación o reunión se limitará a un número máximo de seis personas en espacios públicos y privados, excepto en el caso de personas convivientes". 

Es decir, que la comida no sólo incumplía la principal orden de evitar comidas y encuentros sin mascarilla por la que se ordenó el cierre de bares y restaurantes, sino que también lo hizo con la obligación sobre el número de personas participantes, que superó el de 6 personas, siendo una docena las personas las que se sentaron en la mesa del Palacio de Navarra para degustar la comida. 

Se trata de algo a todas luces prohibido en la Orden Foral vigente en Navarra, que no permite la celebración de comidas o eventos, motivo por el cual se decretó el cierre de bares y restaurantes en toda Navarra

En otro de los puntos de la Orden Foral, se indica que "no se realizarán acontecimientos sociales", otro aspecto más que la presidenta de Navarra incumplió. 

De hecho, la obsesión de María Chivite por evitar comidas entre personas no convivientes le llevó a cerrar también todas las sociedades gastronómicas o peñas, que llevan más de un mes cerradas a cal y canto. 

Una medida que entró en vigor el 21 de octubre y que sigue vigente, al igual que lo estaba en el momento de la comida organizada por Chivite con dinero público en instalaciones del Gobierno de Navarra, saltándose sus propias obligaciones. 

Por todos estos motivos, la presidenta de Navarra organizó a sabiendas una comida totalmente prescindible en la situación actual y que era evitable en estas circunstancias, pero que Chivite no dejó de celebrar, mientras el resto de ciudadanos suspenden todos sus encuentros sociales en viviendas o en bares y restaurantes

La Orden Foral firmada por la consejera de Salud Santos Induráin señala que sólo quedan excluidos del cierre y suspensión los servicios de restauración "incluidos en centros y servicios sanitarios, socio·sanitarios, los comedores escolares, y los servicios de comedor de carácter social", al igual que los restaurantes para huéspedes de hoteles o algunos abiertos en zonas de carretera y polígonos para trabajadores del sector del transporte. 

Nada en la norma permitía a Chivite citar a un grupo de personas no convivientes para una comida en un edificio público, cita de la que no se informó de manera pública a través del gabinete de la presidenta, que ocultó a sabiendas de su irregularidad de esta cita. El Gobierno foral sólo informó de una visita de la presidenta a la sede de Acciona en Sarriguren, en la que participaron también el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, y con el director de Nordex Group, José Luis Blanco. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite burla su propia normativa Covid y monta una comida ilegal mientras cierra los bares de Navarra