• martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:42

 

 
 

PAMPLONA

Geroa Bai llega al absurdo en Pamplona: plantea cambiar las bisagras de una puerta para cumplir la sentencia de las banderas

Bildu y el cuatripartito mandaron el cuadro del rey y las banderas al fondo del salón de plenos, pero una sentencia les obliga a moverlas. 

Javier Leoz e Iñaki cabasés, concejales de Geroa Bai en el Ayuntamiento de Pamplona. ÍÑIGO ALZUGARAY. jpg
Javier Leoz e Iñaki cabasés, concejales de Geroa Bai en el Ayuntamiento de Pamplona. ÍÑIGO ALZUGARAY. jpg

El partido de Uxue Barkos en Pamplona ha llegado a un nuevo ridículo este lunes en Pamplona al plantear que se cambien las bisagras de las puertas de acceso al salón de plenos para tratar así de no mover la bandera de España ni el cuadro del Rey, tal y como ha obligado una sentencia. 

Hace sólo unos días se conoció la resolución judicial que obliga  Asirón y a su cuatripartito nacionalista a colocar en un "lugar preferente" las banderas de España y de Navarra y el cuadro del Rey Felipe VI que el alcalde retiró de su lugar habitual en el salón de plenos para evitar que salieran en las fotos e imágenes junto a concejales de Bildu y de Geroa Bai.

La sentencia señala que no existe un lugar concreto donde colocarlas, que el escogido ahora "no es preferente" y que las banderas estaban en lugar que no habían molestado en muchos años, al contrario de lo que alegó Asirón, motivo por el cual las envió al fondo del salón. 

En la sentencia se explica que la ubicación escogida ahora por el cuatripartito no es el apropiado y señala incluso que, cuando se abren las puertas, las banderas y el cuadro quedan incluso tapadas y escondidas para las personas que acceden al salón. 

Pues bien, el concejal de Geroa Bai en el Ayuntamiento, Javier Leoz, ha sugerido que se cambien las bisagras de las puertas de acceso al pleno para que, de esta manera, se abran hacia el lado contrario. El bochorno de la propuesta ha sorprendido a UPN y PSN, que pedían que se cumpla la sentencia y las banderas y el cuadro vuelvan al lugar donde estaban en las últimas legislaturas, sin que molestaran a nadie.

Junto a la propuesta de las bisagras, el cuatripartito también ha dejado caer la posibilidad de sacar del salón de plenos las banderas y conservar sólo el cuadro del Rey. 

La concejal de UPN en el consistorio, Ana Elizalde, ha destacado el "dineral" que Asirón ha gastado ya en procedimiento judiciales por sus obsesiones. "El alcalde se aburre en su despacho porque no hace nada y se dedica a cambiar cuadros y banderas", ha explicado Elizalde sobre las decisiones de Asirón de reformar al completo la decoración municipal para eliminar cualquier imagen que relacione a Pamplona con España o Navarra. Asirón ya fue condenado por "fraude de ley" por imponer la ikurriña en el Chupinazo de San Fermín de 2015. 

"El alcalde no tiene gallardía sobre las decisiones que toma y nos mete rollos históricos de profesor aburrido, pero luego se escuda en cuestiones legales y en informes jurídicos", ha explicado la edil regionalista. Asirón, una vez más, no ha acudido a la comisión en la que se pedía el cumplimiento de una sentencia que le afecta con una nueva condena a costas al Ayuntamiento

El concejal socialista Eduardo Vall también ha sido contundente sobre el tema y ha acusado a Asirón de actuar conforme a sus "obsesiones propias de la patria nacionalista". Vall ha señalado que el equipo municipal "se pasa de frenada" en sus decisiones, a pesar de que saben que la mayoría de ciudadanos de Pamplona no comparten sus "sentimientos patrióticos vascos".

El concejal del PSN ha vuelto a pedir a Bildu y al cuatripartito nacionalista que dejen de pelear en "su causa nacional" y que no critiquen a la ley cuando una sentencia no les es favorable, "porque es la misma ley que les permite ahora ocupar la poltrona".

"¿Hasta qué punto obligan a los servicios jurídicos para justificar sus decisiones tan dudosas?", se ha pregunta el socialista sobre los continuos informes que encarga Asirón para revestir de legalidad sus decisiones. "El cumplimiento de la ley nunca ha sido lo habitual del nacionalismo", ha sentenciado Vall

Javier Leoz, de Geroa Bai, ha vuelto a actuar como abogado defensor de Bildu y, además de proponer cambiar las bisagras "porque es algo a tener en cuenta", ha vuelto a quitar legitimidad democrática al debate diciendo que era una tema que no se debía llevar a la comisión porque "no tiene ningún sentido".

Leoz, eso sí, además de su propuesta de cerrajero con las bisagras, ha defendido que hay "indefinición legal" sobre dónde colocar las banderas y el cuadro del rey al tiempo que ha pedido que le construyan una mesa más grande para su grupo municipal porque dice que no caben en una mesa de trabaja que lleva más de 30 años funcionando sin problemas. 

La concejal de Bildu, Patricia Perales, ha vuelto a tener una intervención agresiva y, de nuevo, ha calificado el tema de escasa relevancia, a pesar de que ha reconocido que ya no pueden recurrir y tienen que cumplir la sentencia. Perales también ha dejado caer el tema de las bisagras, lo que da a entender que es una opción que Bildu va a proponer en su nuevo informe. 

En el turno de defensa del alcalde Asirón ha vuelto a estar a pies juntillas el concejal de Aranzadi-Podemos Alberto Labarga, que ha tratado de ridiculizar, una vez más, las propuestas de UPN y PSN y les ha criticado por trabajar en defensa de "unidad de España", cuando en la calle hay otras prioridades. Elizalde (UPN) le ha respondido que si Asirón no hubiera tocado las banderas y el cuadro la situación actual no existíría. 

La concejal de Izquierda Unida-Batzarre, Edurne Eguino, ha vuelto a no comparecer en una comisión. 

Todo el cuatripartito ha vuelto a votar en contra de la propuesta de UPN de cumplir la sentencia, que ha recibido sólo el apoyo del PSN, para que las banderas de España y de Navarra, junto con el retrato del rey, ocupen un lugar preferente en el salón de plenos. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Geroa Bai llega al absurdo en Pamplona: plantea cambiar las bisagras de una puerta para cumplir la sentencia de las banderas