PAMPLONA

Las aceras se quedan pequeñas: Pamplona estudia peatonalizar calles para asegurar la distancia social

Varias de estas acciones serán temporales, señalan, pero “otras podrían convertirse en definitivas en el futuro”.

Varias personas pasean por la Vuelta del Castillo de Pamplona durante la desescalada tras la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA
Varias personas pasean por la Vuelta del Castillo de Pamplona durante la desescalada tras la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA  

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado por unanimidad una declaración presentada por el PSN en la que se insta a la peatonalización de calles de la ciudad para garantizar el distanciamiento social y al estudio de estas medidas en la Junta de Movilidad.

El concejal socialista Xabier Sagardoy ha instado al equipo de Gobierno a través de esta declaración a que promueva “medidas para favorecer la movilidad peatonal y garantizar el distanciamiento social, impulsado la peatonalización de avenidas y calles de especial afluencia, singularmente en fines de semana y días festivos”.

Según ha comentado, tras permitirse la realización de paseos y la práctica de deporte, “algunas aceras de nuestra ciudad se han quedado pequeñas ante la gran afluencia de personas en la vía pública al tiempo que las calzadas se han quedado liberadas y apenas sin tráfico”.

Varias de estas acciones serán temporales, ha señalado, pero “otras podrían convertirse en definitivas en el futuro” y esta situación excepcional podría convertirse en una “gran oportunidad para cambiar el reparto del espacio público en Pamplona, de manera que el peatón sea el protagonista del espacio público y la movilidad sea más sostenible”.

Estas medidas, apunta la declaración, deben ser estudiadas y consensuadas en la Junta de Movilidad con los grupos municipales, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y representantes de los sectores implicados.

Sagardoy se ha referido a que son ya varias las ciudades españolas que prevén ampliar los espacios destinados al peatón “especialmente en aquellas áreas de mayor afluencia, en avenidas y calles comerciales y en los barrios con calles estrechas y sin plazas ni parques”, con soluciones “diversas” aunque todas bajo el “criterio de urgencia y bajo coste”.

Así, ha ejemplificado, algunas de estas ciudades han apostado por cerrar al tráfico varias calles de forma total o parcial, por eliminar algún carril de circulación para ampliar las aceras o por implantar medidas en función de los días de la semana.

Desde Navarra Suma, Fermín Alonso ha asegurado que este es un aspecto sobre el que ya se está trabajando y ha indicado que llevarán a la Junta de Movilidad la posibilidad de reservar espacios peatonales así como el fomento de la movilidad ciclista.

En este sentido, ha señalado que deben "hacer un análisis real de Pamplona, una ciudad con muchas zonas verdes repartidas en todos los barrios” que “cojea en infraestructura ciclista” y ha considerado que la ampliación de avenidas anexas a espacios verdes “no es tan interesante como la reserva de espacios en barrios donde faltan” y en las que hay mucho espacio de aparcamiento y aceras estrechas.

Con él ha coincidido Javier Leoz, de Geroa Bai, que se ha mostrado preocupado por la situación de barrios como la Txantrea y la Milagrosa, “con aceras conde ya teníamos un problema detectado” de espacio en las que “no va a ser posible mantener un mínimo de distancia entre los ciudadanos” y ha apostado por un sistema de semipeatonalización.

Joxe Abaurrea, de EH Bildu, ha criticado que el equipo de gobierno “está dejando pasar el tiempo” y ha apuntado que no deben plantearse estas medidas solo como una actuación provisional para hacer frente a la situación excepcional que se vive en la actualidad, sino que también “nos va a abrir oportunidad hacia el tránsito a una ciudad menos contaminada”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las aceras se quedan pequeñas: Pamplona estudia peatonalizar calles para asegurar la distancia social