• jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 22:13
 
 

TOROS

Todos a hombros en la última de feria en Estella: inolvidable tarde en el coso de Yerri

La crónica de una tarde para el recuerdo en Estella en la que los locales Pablo Hermoso de Mendoza y su hijo Guillermo, y la figura del toreo, Morante de la puebla, hicieron vibrar al respetable.

Última corrida de toros de las Fiestas de Estella 2022 con toros de la ganadería Rosa Rodrigues para los rejoneadores Pablo y Guillermo Hermoso de Mendoza y con toros de la ganadería Hermanas Azcona para el diestro Morante de la Puebla. IÑIGO ALZUGARAY
Última corrida de toros de las Fiestas de Estella 2022 con toros de la ganadería Rosa Rodrigues para los rejoneadores Pablo y Guillermo Hermoso de Mendoza y con toros de la ganadería Hermanas Azcona para el diestro Morante de la Puebla. IÑIGO ALZUGARAY

Tarde grande la de ayer en Estella. Un cartel de relumbrón cerraba el interesante serial de este año en el coso de Yerri, con los Hermoso y Morante como principal reclamo. El poder de atracción de los rejoneadores locales se vio reforzado por la presencia del genio de La Puebla del Río en su segunda aparición por tierras navarras este año.

Y es que, si algo caracteriza la temporada de Morante, es su apuesta por acudir a todo tipo de plazas, también las de provincia. La materia prima la ponían los toros de Rosa Rodrigues para rejones y los olitejos de las Hermanas Azcona para la lidia a pie.

¿Por dónde empezar a analizar el festejo? Doce orejas y dos rabos suponen un resultado del cual es difícil destacar algo concreto. Sin embargo, si algo puso en pie al respetable fue la actuación de Guillermo Hermoso de Mendoza en el quinto de la tarde, ante el cuál mostró una gran firmeza y decisión.

Sus hermanos no habían ofrecido gran juego, pero “Sultán” tenía un tranco y una embestida diferentes, con un mayor motor y bravura, permitiendo a GH toda una demostración de rejoneo de alta clase y condición.

Recorrió el redondel con el toro cosido a los cuartos traseros de “Berlín”, realizó ajustadas hermosinas y un colocó gran par de banderillas cortas a dos manos por los adentros como prólogo a un fulminante rejonazo ejecutado con el toro en los medios y el corcel en toriles, de frente y por derecho.

Con argumentos más que de sobra se ponía en pie la concurrencia para aclamar al nuevo torero de la tierra. ¡Guillermo, Guillermo! Los máximos trofeos dieron paso a una apoteósica vuelta al ruedo.

Antes, en el segundo de la tarde, el joven rejoneador realizó una faena de menos a más ante un negro bragado mientras el cielo amenazaba con traer las ansiadas lluvias por Montejurra.

Finalmente, solo unas pocas gotas hicieron acto de presencia en la lidia y muerte de “Africano”, al que GH le cortó las dos orejas tras un pinchazo.

Pablo Hermoso, el eterno protagonista de la tarde de rejones en las fiestas estellesas, tuvo enfrente dos toros de distinta condición.

El primero, una raspa por debajo de la presentación del resto del encierro portugués, llevaba por nombre “Tenerife 1” y obligó a PH a sacar la artillería pesada para tratar de arrancar una mísera embestida.

Pero no sacó nada, o prácticamente nada, dado que no fue hasta llegar a las cortas que se pudo lucir el local antes de cortar dos trofeos.

Otro cantar fue el cuarto de la tarde que, sin parecerse al buen quinto, premiado con la vuelta al ruedo, dio pie a que PH colocase las largas a lomos de “Ecuador” y se gustase, en contacto directo con el tendido.

Sabía el rejoneador que era el toro de la merienda y que, si quería tocar pelo, debía meter al público en la faena, cosa que logró cumplir al colocar las cortas y la rosa. Un rejonazo y descabello fueron el paso previo a la concesión del doble trofeo.

Y finalmente, Morante. Qué decir de quien despierta tantas pasiones, favorables y contrarias. Todo actitud en su primero, un colorado ojo de perdiz nacido en diciembre de 2017 que no terminaba de romper.

Saludo por verónicas mediante, la lidia en el caballo y las banderillas fue más rápida que una parada de Fórmula 1 en boxes. Visto y no visto, Morante tomo la franela y se inventó la faena a “Príncipe”, que no terminó de tener regularidad en la embestida y acusaba cierta flojeza.

Trincherillas, molinetes y un trincherazo de cartel, en los medios, que quedará en el recuerdo de las miles de personas que se dieron cita en la plaza. Pese al fallo con los aceros, el respetable y el palco le concedieron las dos orejas.

El sexto tuvo más fuerza que su hermano, pero tampoco permitió una de las grandes faenas del maestro de la Puebla quien, pese a tener la puerta grande amarrada, echó los restos y ya desde el afarolado recibo capotero mostraba su buena disposición.

Cabe destacar el motor del animal en el extraordinario tercio de banderillas protagonizado por el joven sobresaliente, Jesús Chover, que protagonizó uno de los mejores pasajes de la tarde girando sobre sí mismo y corriendo por el ruedo con los rehiletes.

Receptor del brindis de Morante, Chover dio un toque de atención al mundillo taurino. La faena del de La Puebla ante “Agua-limpia”, que solo recibió un puyazo volvió a ser todo ganas del matador, quien no dudó en intentarlo por ambos pitones, con vibrantes pases mirando al tendido e incluso con la rodilla en tierra.

Todo ello rematado por un fulminante espadazo hizo que el sevillano fuese premiado con los máximos trofeos. También asomó en el palco el pañuelo azul, saliendo el mayoral de las Hermanas Azcona a hombros.

Así acabó un entretenido festejo, del que si hay que destacar algo fuera del ruedo, es la presidencia. Independientemente de la mayor o menor generosidad a la hora de repartir trofeos, cada uno sabrá qué criterio sigue, llamó la atención el desinterés del señor presidente por el festejo. Grabando el paseíllo con el móvil, mirando al tendido o hablando con personas de las localidades cercanas en lugar de prestar atención como autoridad competente, hasta Morante llamó la atención para que el pañuelo blanco apareciese en el palco, dando paso a su toro. Presidir una corrida de toros es algo serio, no una actividad de campamento municipal de verano.

FICHA DEL FESTEJO

Toros: 4 de Rosa Rodrigues, de Portugal (el nº 96, Sultán, negro bragado nacido en junio de 2018, premiado con la vuelta al ruedo), y 2 de Hermanas Azcona, de Olite (el nº 18, Agua-limpia, colorado nacido en enero de 2018, premiado con la vuelta al ruedo).

Toreros: Pablo Hermoso de Mendoza: dos orejas en ambos.

                Guillermo Hermoso de Mendoza: dos orejas y dos orejas y rabo.

                Morante de la Puebla: dos orejas y dos orejas y rabo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Todos a hombros en la última de feria en Estella: inolvidable tarde en el coso de Yerri