• viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 05:12

 

 
 

CENTENARIO OSASUNA

Javier Vicuña, el único portero de Osasuna que ha jugado en Primera, Segunda y Tercera

Se jubiló en 2015, después de 34 temporadas como portero y luego entrenador de guardametas en las instalaciones de Tajonar.

Javier Vicuña en un entrenamiento de Osasuna en Tajonar
Javier Vicuña en un entrenamiento de Osasuna en Tajonar

Osasuna reanuda este sábado la competición de liga ante el Atlético de Madrid en el estadio Metropolitano, después de dos derrotas ante el Sevilla (2-0) y la Real Sociedad (2-0). Los de Jagoba Arrasate disponen de Sergio Herrera y de Juan Pérez en la portería para superar el ataque rojiblanco. Es momento de recordar a uno de los guardametas históricos del club rojillo.

Francisco Javier Vicuña Urtasun (Añorbe 14 de mayo de 1955), es el segundo de los cinco hijos de José y María Luisa, de profesión agricultores. Jugando a fútbol destacó en el Artajonés juvenil, pasando pronto al equipo de Preferente, desde donde Miguel Blanco se lo trajo en 1970 a Osasuna todavía con edad juvenil, pensando en el Promesas.

Pasó en tres años al primer equipo. Jugó en el último encuentro en Segunda y descendió a Tercera. Puede presumir de jugar con Osasuna en todas las categorías del club hasta la campaña 1989-90 en que dejó el fútbol tras 232 alineaciones en 16 temporadas con el primer equipo, todo récord de longevidad.

Su primer partido como titular fue el último de Osasuna en la temporada 1973-74 en Segunda, con el descenso a tercera ya consumado. Fue el Osasuna - Hércules (1-2) jugado el 26 de mayo de 1974, que le dio el ascenso a Primera al conjunto alicantino. Jugo junto a Laría, Gabari (que también debutó), Sánchez Rubio, Mañú, Larrauri, Tirapu, Bosmediano, Ostívar, Demetrio y Marín, bajo la dirección de Luis Ciaurriz.

Javier Vicuña junto a Puñal, Satrústegui y Riesgo en Tajonar. Navarra.com.
Javier Vicuña junto a Puñal, Satrústegui y Riesgo en Tajonar. Navarra.com

Su último partido como titular fue un Osasuna - Celta (1-0) en Primera división jugado el 14 de febrero de 1990 en El Sadar, con gol de Ciganda a los doce minutos de juego, junto a Grimes, Castañeda, Pepín, De Luis, Sola, Ibáñez, Merino, Camilo, Ciganda y Urban, con Pedro Mari Zabalza de entrenador.

Al acabar la temporada le comunicaron que no seguía en el equipo con 35 años: "Es que llevaba cuatro años de portero suplente, de PS como colocan en las tablas de las alineaciones y yo digo siempre que eso significa que yo juego de 'por si acaso'. Yo tenía muy claro que no podía seguir en las mismas condiciones deportivas en las que me encontraba", aseguró Vicuña a la prensa local.

"Lo primero que hice cuando me dijeron que no contaban conmigo fue personarme en las oficinas de Osasuna y apuntarme como socio. ¿Si pague? Religiosamente como cualquier otro socio paga su abono. Quizá podían haber tenido un detalle, después de tantos años, pero no fue así. No, la directiva no fue excesivamente detallista", aseguraba en la prensa navarra, a la que manifestaba dolido que no se había podido despedir de la afición en El Sadar.

En septiembre de 1990 recibió una placa de la Peña Vianesa - Mendaviesa. "La verdad es que no me esperaba este acto. Agradezco a todos vuestra presencia, a los de Pamplona por haberos desplazado hasta aquí y a los de la peña os animo a que duréis por lo menos los mismos años que yo he estado en Osasuna y si pueden ser más, mejor". Estuvo acompañado por Zabalza, Ángel Vizcay, el vicepresidente Delfín Biurrun, tasio del Arco y exjugadores como De Luis, Ciganda y Castañeda.

Javier Vicuña junto a Javi Gracia en Tajonar. Navarra.com.
Javier Vicuña junto a Javi Gracia en Tajonar. Navarra.com

Tras dejar el fútbol profesional volvió a Tajonar para ayudar a Nemes Esparza con los porteros. Vicuña comenzó a ejercer esta labor en la temporada 1996-97 y tras 18 años pasa a dedicarse plenamente a la formación de la base, que hasta ahora compatibilizaba con el primer equipo.

Osasuna anunció en julio de 2014 que Javier Vicuña dejaba de ser el entrenador de los porteros de la primera plantilla, puesto que desempeña ahora el exjugador rojillo, y también exportero, Richard Sanzol. En mayo de 2015 se jubiló como trabajador del club rojillo después de un año con los porteros de los equipos inferiores.

En cuanto a su forma de trabajar, manifestaba en la prensa navarra: "A veces te vienen más hechos, como Ricardo, y otros más jóvenes, como Andrés, que voy modelando a mi idea, pero lo que trato es sacar lo que ellos tienen y que crean en ellos. A cada uno hay que enseñarle de manera diferente porque son diferentes. Con uno tienes que ser más serio y con otro más convincente, sabiendo adonde le tienes que llevar, sin que se dé cuenta. Con Ricardo era más complicado entre comillas - sonríe-, porque no era un juvenil cuando vino”.

Javier Vicuña Urtasun (Añorbe 14 de mayo de 1955) entró a formar parte del cuerpo técnico de Osasuna en la campaña 1996- 1997, siendo la mano derecha de Enrique Martín en la milagrosa salvación. Después pasó a ser el entrenador de porteros siguiendo la escuela de Nemes Esparza. Ha trabajado con Miguel Ángel Lotina, Javier Aguirre, José Ángel Ziganda, José Antonio Camacho, José Luis Mendilibar y Javi Gracia.

Por sus manos han pasado porteros de la talla de Manolo Almunia, Javier López Vallejo, Ricardo López, Andrés Fernández o el propio Sanzol dentro de una larga lista. Vicuña ha sabido hacer buena la relación de competencia entre los porteros que ha ido dirigiendo, muchos de los cuales le han destacado públicamente por sus dotes como preparador. Ha sido uno de los técnicos más carismáticos y cercanos de la historia reciente del club.

El club destacó que la plantilla se había despedido de él, en su último entrenamiento, con "sentidas muestras de cariño". Desde entonces la caza ha pasado a ser un gran afición, que ya lo era antes junto al fútbol. Michael Robinson cuenta una anécdota de cuando estaba en Osasuna. Vicuña le dijo que si se animaba un día a ir de caza. El británico entendió otra cosa y se preparó con su mejor ropa... para acabar andando por el monte con un par de escopetas.

Como curiosidad, Vicuña fue expulsado el 15 de abril de 2012 en un Betis - Osasuna. El entrenador de porteros de Osasuna, Javier Vicuña, fue expulsado por protestar las decisiones del colegiado del partido. Es absolutamente inusual que Vicuña sea reprendido por su comportamiento, pero Ayza Gámez no tuvo ningún reparo en mandarlo al vestuario.

“En el minuto 88 expulsé al entrenador de porteros de Osasuna, Francisco Javier Vicuña Urtasun, por dirigirse a uno de mis árbitros asistentes desde el banquillo adicional, en los siguientes términos: “Eres un cagón”, redactó Ayza en el acta.

Vicuña jamás había sido expulsado formando parte del cuerpo técnico rojillo. Como portero del primer equipo sólo fue expulsado en liga una vez, precisamente ante el Betis en 1986. Entonces vio la roja en el minuto 76 cometiendo penalti.

También tuvo opciones de salir fuera de Pamplona: "El Atlético de Madrid fue el que más insistíó y curiosamente acabó fichando a Mariano Tirapu... Se habló también del Athletic, Real Madrid, etc. En cualquier caso conmigo no hablaron demasiado: Yo me enteraba después", y además reconoce: "El banquillo no gusta a nadie. Pero llega un momento en el que a lo mejor valoras más el ayudar a la gente que empieza".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Javier Vicuña, el único portero de Osasuna que ha jugado en Primera, Segunda y Tercera