cuba

Cuba después de Fidel

El fallecimiento de Fidel Castro ha coincidido en el tiempo con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos que será efectiva el próximo mes de enero.

Un viaje necesario

No comprendo las reticencias e incluso criticas sobre la asistencia de don Juan Carlos a Cuba para existir a las exequias de Fidel Castro.

Los que se van

Muchas veces sucede que los que se van de este mundo ejercen un influjo inusitado en la vida de los pueblos, en ocasiones incluso con mayores dimensiones que los que siguen aquí.

Esperando a Trump

Si hay un país en el que las vísperas de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca están dando pie a todo tipo de cábalas es Méjico.

Trump amenaza a Fidel después de muerto

No han enterrado todavía al líder histórico de la revolución cubana cuando Donald Trump amenaza con volver a cerrar la puerta que el Papa Francisco y Barack Obama abrieron con Cuba. 

Demasiado Fidel

Lo peor del culto a la personalidad es que no sólo lo rinden los partidarios del caudillo o del sátrapa, sino también sus enemigos y detractores. 

Fidel, el hijo de un gallego

Ante una figura histórica tan controvertida como Fidel Castro, fallecido a los 90 años, el maestro de periodistas Miguel Ángel Bastenier concluye que "explorar el personaje es lo que vale", más allá de decirle al lector si Fidel era mejor o peor, cuando seguro que tiene ya su juicio formado.

... Y habrá quien diga que no es una nueva era

La muerte de Fidel Castro, en el mismo mes en el que Donald Trump ha ganado las elecciones en Estados Unidos, certifica que, en efecto, hemos entrado, incluso simbólicamente, quién sabe si para bien o para mal, en una nueva era.

Venezuela, Cuba, Rivera, Margallo...

Creo que hay que felicitarse de que españoles insignes viajen a Venezuela. Lo que está ocurriendo en aquel extraordinario país es la consecuencia directa de una acción política, la del chavismo ahora encarnada en la estrambótica y peligrosa figura de Maduro.

El fin del anacronismo

Con cierta ligereza se cantaba el final de la Guerra Fría en plena celebración del viaje de Obama a Cuba. Ya nos gustaría.

Están pasando demasiados días

En pleno escándalo mundial del triunfo xenófobo de la autoridad europea contra los refugiados, viene muy bien el gran suceso de la visita de Barack Obama a La Habana,

El reencuentro

Pues sí, el viaje de Barack Obama a La Habana se puede calificar de histórico aunque en demasiadas ocasiones se califica de "histórico" cualquier cosa,

Por fin llegó el 'Gran Pacto'

Menos mal. Obama pactando en Cuba con Castro y aquí, sin poder llegar a acuerdo alguno entre nuestras fuerzas políticas.

Ocasión perdida

La presencia de del presidente de los EE.UU. Barak Obama en Cuba es una noticia para la Historia. Más allá de la trascendencia concreta del viaje y de la ausencia de encuentro y foto con Fidel Castro, será una página escrita con letras mayúsculas en razón del larguísimo período de enfrentamiento entre ambos países.