Opinión / osasuNAvarra

Vasiljevic ahonda la crisis de identidad

Por José Mª Esparza 28 enero, 2017 - 0:17

Al Málaga tampoco. Osasuna sigue sin ganar en El Sadar, y lo malo es que la grada ya se ha acostumbrado a ello, y también los jugadores. Hasta el gol, a falta de un cuarto de hora, no habían disparado a puerta. Tres minutos después, la enésima cantada regaló el empate al Málaga. Sin comentarios.

Partido de Liga entre Osasuna y Málaga (1-1) disputado en El Sadar. IÑIGO ALZUGARAY
Partido de Liga entre Osasuna y Málaga (1-1) disputado en El Sadar. IÑIGO ALZUGARAY

Y Vasiljevic esperando a Loé. Como si el ex osasunista fuera a remediar todos los males de este plantel, que ante el Málaga dio un paso más hacia su autodestrucción. Hora y cuarto de juego sin disparar a puerta, sin encadenar una sola jugada, sin crear el mínimo peligro. Se juega la vida, al menos teóricamente, y deambuló toda la primera parte sin entrar en el partido, regalando el balón, la posesión, el juego y las ocasiones al equipo visitante. ¿Alguien puede entenderlo? Solo tras el descanso puso una marcha más en el acelerador, o quizás solo media.

Pero Vasiljevic seguirá esperando a Loé. Quizás añore sus torpes correrías, aquellas en que El Sadar resoplaba cuando el francés entraba en acción, porque desafiaba la ley de la gravedad en cada paso que daba. Ciertamente, la apuesta por Vujadinovic puede resultar más coherente, dada la endeblez defensiva, algo que volvió a dejar patente la visita del Málaga, pero hace falta ver con qué estado de forma llegará el serbio. Miedo da. ¿De verdad que el ordenador del responsable de fichajes no registra más nombres?

Resulta lamentable que, con todas las necesidades que cuenta Osasuna, a cada cual más grave, comenzando por la portería, el director deportivo solo haya propuesto tres ex jugadores: uno imposible (Merino), y dos que han militado en Ligas con una nivel semejante a la Regional Autonómica de aquí. No debe recordar lo que le ocurrió con Urko Vera hace justo un año. Tropieza de nuevo en la misma piedra y, sobre todo, es desesperanzador que a cuatro días de cerrarse el mercado invernal no tenga una sola propuesta de entidad.

El director deportivo, que además hace de entrenador junto con Alfredo, se cuestiona a sí mismo.  A sus resultados como responsable de los fichajes unió ante el Málaga la imagen dada por el equipo durante la primera mitad, en la que solo existió sobre el campo un equipo, el visitante. Los rojillos no olieron el balón, y solo la inspiración de Mario evitó la derrota. Hasta la reanudación no dio Osasuna la imagen de equipo local que tiene la obligación de buscar una victoria que, después de media Liga, sigue sin conocer en su feudo.

Pero Vasiljevic seguirá esperando a Loé, como si este equipo necesitase otro Fausto Tienza. ¿No se dio cuenta ‘Vasi’ que lo realmente necesario es un Miguel de las Cuevas? Cuando salió al campo a falta de un cuarto de hora, su primera jugada acabó en gol. Hace falta alguien que cargue con el equipo desde el eje, cree juego, reparta a las bandas, enlace el centro del campo con los puntas. Este Osasuna no necesita un Raoul Loé, lo que verdaderamente le urge es jugar a fútbol, algo que ante el Málaga no intentó hasta bien entrada la segunda parte.

Por lo demás, visto lo visto ante el cuadro andaluz, el único que propuso en su visita a El Sadar pese a atravesar horas muy bajas, lo que este equipo necesita es recuperar su identidad. Su imagen poco o nada se asemejó a la ofrecida ante el Sevilla cinco días antes en cuanto a lucha y ganas. Ante los malacitanos salió jugando al paso, sin articular tres pases seguidos o sin velocidad. Vasiljevic no debe perder la cabeza en fichajes que parcheen su imagen venida a menos, sino en poner las bases de un proyecto serio, de entrada para no hacer el ridículo de aquí a final de temporada.

Es lo que debió preparar para la apertura del mercado invernal. Porque, curiosamente, la segunda vuelta comienza de momento como la primera, con un empate ante el Málaga y, si termina igual, sonrojará el cómputo final  de puntos, algo que en cualquier caso no será lo peor dado el calendario que espera a corto plazo. Lo más peligroso es la desafección que puede crearse en el osasunismo una vez que pase el Real Madrid o desaparezcan las posibilidades matemáticas de salvación.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Vasiljevic ahonda la crisis de identidad