Opinión / osasuNAvarra

Osasuna: las claves de una temporada de 10

Por José Mª Esparza 20 julio, 2020 - 0:22

En la despedida de la temporada lo de menos era el partido en juego. Lo importante es felicitar por una temporada imposible de imaginar así, de sobresaliente, en la primera mitad de la tabla, con los mejores.

Los jugadores de Osasuna atienden a Jagoba Arrasate durante un tiempo muerto durante el partido disputado este domingo ante el Mallorca en el estadio de El Sadar de Pamplona.. EFE/ Villar Lopez
Los jugadores de Osasuna atienden a Jagoba Arrasate durante un tiempo muerto durante el partido disputado este domingo ante el Mallorca en el estadio de El Sadar de Pamplona.. EFE/ Villar Lopez

Enhorabuena a Osasuna por la temporada cumplimentada. Una campaña de diez, por delante de clubes con presupuestos mareantes, caso del Athletic de Bilbao.

Con un tope salarial de los más bajos de la categoría, el equipo navarro firma meritoriamente una de sus temporadas más completas, caracterizada por su comunión con la afición, un juego de nivel, y un bagaje de 52 puntos sencillamente excepcional. Ha sido respetado por su juego y aplaudido por sus resultados.

Ante el Mallorca se trataba de poner la guinda, que no ha llegado por la falta de tensión en un partido vivo y entretenido, pero más de celebración que de competición, en el que se han despedido dos jugadores que costará olvidar: Pervis Estupiñán y Fran Mérida.

A cambio, las salidas de Javi Martínez y Oroz añaden esperanza de futuro. Como punto final de la temporada, toca más analizar ésta que un partido que confirma a Osasuna en la décima plaza, es decir, en la primera mitad de la tabla.

Estas serían las diez razones de la nota de sobresaliente:

  1. El técnico Jagoba Arrasate. En primer lugar, Jagoba Arrasate ha sabido interpretar el fútbol que gusta en El Sadar. Lo demostró la pasada campaña, calificada como una de las mejores de la historia, y lo ha vuelto a confirmar en ésta, en el regreso a la máxima categoría. Ha sabido mantener el vestuario unido, dando entrada a todos los jugadores. Les ha dado confianza para extraerlo mejor de todos ellos. Habría que saber cuánto tiene que ver el hombre discreto, Bittor Alkiza, como cabeza pensante en la labor del técnico titular. Lo que nadie puede dudar es que forman un tándem de lujo, compenetrado y compensado.
     
  2. Conservar el bloque de Segunda. El equipo ha mostrado un estilo de juego la pasada campaña que ha sabido mantener en ésta, fundamentalmente porque ha confiado en el mismo bloque de futbolistas que ascendieron, pudiendo conservar su idiosincrasia, su personalidad, sus virtudes personales. Además, dentro de ese bloque han explotado Rubén García, Aridane o David García; han seguido su progresión Unai García, Kike Barja o Nacho Vidal, han encontrado su punto Oier o Roberto Torres; se han sentido cómodos Fran Mérida o Iñigo Pérez, y han podido encajar Moncayola o los nuevos.
     
  3. Retoques acertados en el once. Un equipo que asciende a Primera siempre necesita refuerzos. Unos han hecho plantilla (Bravo, Roncaglia, Lato), y otros se han hecho con un protagonismo total: Pervis Estupiñán y Chimy Avila, sin olvidar a Brasanac, sobre todos. Mención especial adquiere la recomposición de la línea ofensiva, plena de novedades: Cardona, Adrián, Gallego y Arnaiz, además del Chimy, con resultados diferentes a los que el técnico ha sabido buscar alternativas salvadoras. En tierra de nadie se ha quedado Róber Ibáñez.
     
  4. Equilibrio entre ‘físicos’ y jugones. El técnico llamó la atención sobre la imposibilidad de pasar de los 50 puntos a base de coraje, casta y rasmia. Hacen falta técnica, ideas… fútbol en definitiva. Efectivamente, de ambos elementos ha dispuesto Osasuna: de lucha y juego, de carácter y estilo, de brega y conducción, defensa y verticalidad, bloque e individualidades. En fin, un equipo intenso y extenso, capaz de acogotar al rival en cinco metros cuadrados a la vez que en la jugada siguiente de extiende de lado a lado del campo. La imagen de la temporada la deja aquel contragolpe de seis jugadores en línea contra el Betis.
     
  5. Bloque. El bloque que ha formado la plantilla ha generado un bloque sobre el césped, reconocible en múltiples aspectos. En primer lugar, en los cambios de alineaciones, muy frecuentes a lo largo del curso. Al final, dado igual que juegue uno u otro, porque el concepto que ha prevalecido es el de bloque. Todos atacan, todos defienden. Nadie es más que nadie. Incluso en una demarcación tan característica como la de guardameta, donde habitualmente solo hay un titular, ha habido dos. El bloque como expresión máxima también ha quedado patente en los cambios de dibujo de juego, ya que por encima de cualquier otra consideración se basan en la solidaridad grupal.
     
  6. El estilo de juego. Intensidad, presión arriba, verticalidad, presión al hombre, transiciones rápidas, a primer toque, pases inverosímiles, cambios de juego, siempre mirando adelante. En fin, Osasuna ha mantenido un libro de estilo francamente reconocible, y disciplinado. Ha sido un equipo alegre, con carácter y fútbol, ambicioso. Ha sabido ganarse el respeto de los rivales madurando los partidos, aguantando cuando lo ha necesitado o metiendo una velocidad endiablada si lo pedía el guion. En cualquier caso, siempre ha buscado que ocurran cosas, y casi siempre lo ha logrado.
     
  7. Planificar los partidos. El técnico Ha variado del 4-4-2 al 5-3-2 según el rival, de la misma que también ha tenido encuenta al contrario al planificar los partidos, el tempo de juego, las consignas. Se ha visto perfectamente tras el confinamiento, en ocasiones con un once de contención primero, y otro para apuntillar después. Hay entrenadores que van a lo suyo siempre, y otros que prefieren tener muy en cuenta al rival para conseguirlo. Entre ellos, Jagoba es claramentede estos últimos. En ocasiones ha alineado tres centrales, en otras ha reforzado el doble pivote, cortado el estiramiento de los laterales o exagerarlo. En fin, multitud de variables según el equipo que hubiera enfrente. Los cambios no siempre han dado el resultado deseado, pero hay que reconocerles su intencionalidad.
     
  8. Nombres propios.  En un equipo donde ha prevalecido el bloque siempre resulta más difícil destacar individualidades. ¡Y las hay! El hombre del año ha sido Ezequiel ‘Chimy’ Ávila, por su carisma, sus cualidades personales e intransferibles, su desparpajo y listeza, y goles. En fin, todo un aval para el curso próximo. Otro ‘top’ ha sido Pervis Estupiñan, un portento físico y al final también técnico. Mejoró mucho en defensa y se mostró como un auténtico coloso en ataque. Después, hay muchos casos resaltables, caso de la consolidación de Moncayola, la eficacia de Brasanac, la metamorfosis de Aridane o la continuidad de David García. Pero me quedo con un triángulo de lujo, el que ha tenido el vértice de arriba en el mejor Oier conocido, y los dos vértices de la base en Roberto Torres y Rubén García. Todo un lujazo
     
  9. Sobrevivir al Chimy.  La ausencia de gol, la falta de pegada, ha sido uno de los males del equipo, especialmente en alguno de los tramos de la temporada. Al final, los números no son malos, situados entre la mitad de equipos más goleadores. El técnico ha buscado alternativas a esa falta de gol, sobre todo tras la lesión de Ezequiel Ávila con el alargamiento de las bandas, principalmente la izquierda, el ataque en bloque, la llegada de la segunda línea, la presencia de falsos delanteros, tapados. En fin, el décimo puesto de la clasificación con 52 puntos, demuestra que aunque los refuerzos  de Gallego y Arnaiz no dieran el rendimiento deseado por el aficionado, el técnico ha sabido aprovecharles para el objetivo final.
     
  10. A domicilio, números europeos. Osasuna basa su fuerza en El Sadar. De acuerdo. Así ha sido, es y será. Sin embargo, el mejor rendimiento del equipo ha sido fuera de Pamplona. Por los resultados obtenido a domicilio, Osasuna se encuentra entre los siete mejores de la Liga, es decir, se habría clasificado para jugar Liga Europa. Ha ganado en San Mamés y en el Camp Nou, triunfo el primero que sabe a gloria, y de prestigio el segundo. El equipo ha sabido planificar los tempos fuera de casa, sobre todo cuando le ha tocado bregar en el trabajo sucio para dar un paso adelante después.
     
Repito: enhorabuena a todos, especialmente a plantilla, técnicos, Presidente y Junta Directiva.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna: las claves de una temporada de 10