Opinión / osasuNAvarra

El VAR hace las paces con Osasuna

Por José Mª Esparza 25 enero, 2020 - 8:58

La lectura del partido resulta sencilla: Osasuna tiró dos veces entre los tres palos y anotó sendos goles. El Levante no disparó ninguna y se fue de vacío, lógico. Además, doble postdata.

Osasuna se enfrenta al Levante en El Sadar. MIGUEL OSÉS
Osasuna se enfrenta al Levante en El Sadar. MIGUEL OSÉS

El VAR desatascó el partido, en favor de Osasuna y en contra del Levante y del infumable arbitraje de Soto Grado. Hasta entonces el tiempo transcurrió con un quiero y no puedo de los rojillos y un extenuante dejar pasar los minutos de los valencianos. El lanzamiento de Rubén García desde los once metros resultó el primer tiro del cuadro navarro entre los tres palos y tres minutos después, en plena vorágine eufórica, se sumó el remate de Iñigo Pérez llegando desde atrás. Partido sentenciado, reencuentro con la victoria que no esconde dos síntomas preocupantes: la lesión del Chimy y el colapso de juego. Vamos por partes.

Habría que desterrar del fútbol a todos los entrenadores como Paco López. Perdió tiempo desde el minuto cero, no tiró una vez a puerta, ni lo intentó. Sólo jugó a pasar los minutos con cinco defensas, la medular apoyándoles, y los dos delanteros. Tal fue su bagaje. Además, el árbitro le permitió las exasperantes pérdidas de tiempo. Un aviso, simplemente una tarjeta, habría alumbrado otro partido más acorde con el coste del espectáculo.  Pero Soto Grado, riojano para más inri, no estaba por la labor. Cuando Brasanac le avisó del golpe de Campaña en el área, pareció responderle que cuidado, que ya tenía una tarjeta.

El VAR se erigió así en protagonista del partido, cuando ya nadie le esperaba. Le devolvió a Osasuna lo que le quitó en el Metropolitano. Quizás las quejas del federativo Miguel Cuesta han servido para algo más que la foto de Del Amo sonriendo no se sabe por qué junto a Velasco Carballo.  El caso es que como el Levante no proponía nada y  Osasuna no acertaba a hacer algo, el resultado caminaba hacia el cero-cero. Como ante el Valladolid, pero al menos los pucelanos trabajaron el punto a conciencia, hasta pudieron merecer algo más. En este caso, nada de nada. El Levante no quería y Osasuna no podía. Así que bendito VAR. Salvador.

Cierto que Roberto Torres había sumado el disparo a la madera número quince de la temporada, pero sin disimular el lapsus de juego que atraviesa el equipo. Ha perdido chispa, y con la lesión del Chimy se quedó sin brújula. Preocupa el bajón físico, falta frescura para lograr la intensidad que nos dejó atónitos durante la mayor parte de la primera vuelta. Evidentemente, las victorias ayudan a superar cuanto antes los bajones, algo que revaloriza el triunfo sobre el decepcionante equipo levantino. A la postre, sin Ezequiel Ávila sobre el terreno de juego, ni acto de presencia de un Fran Mérida, que esto sí que pesa de veras,  se anotaron dos goles.

Brilló Moncayola, omnipresente, siempre colaborador, con peso en la medular de principio a fin. Crece el valdorbés, y en un futuro seguro que también creará mucho y bien, pero hoy le hace falta al lado un Fran Mérida, aunque se llame Iñigo Pérez. Si no, la medular se atasca, y con ella el equipo. Cae Roberto Torres, que también necesita confianza a su alrededor, y Rubén García tampoco es el mismo. Entre tales coordenadas, Adrián juega al escondite como buen gallego. Difícil saber si viene o va.  La lesión de Chimy obligará a recomponer el ataque, y quizás de rebote también un rediseño de la medular para la visita copera a Anoeta, y la próxima salida a Villarreal.

POST DATA. Osasuna es mucho más que lo futbolístico (20). Más empresas del ‘factótum’: FRACAFI IRUÑA LEGAL S.A. Apareció en el Boletín Oficial de Navarra (BON, 18-VII-19), con 3000 euros de capital, domicilio social en Gorraiz, y Francisco Canal Fidalgo, también conocido por el ‘factotum’ de Osasuna, como administrador solidario. Al igual que en Roca Abogados, le acompañan en la aventura la pareja Silvia Canal y Alberto González.  El objeto social, también ya conocido: Organización, dirección y asesoramiento de entidades deportivas y profesionales deportivos. Asesoriamento legal, fiscal y contable, siempre que no se requieran requisitos legales especiales para ello.

Mientras Osasuna celebraba el último ascenso, el ‘factotum’ desembarcaba en Navarra a la par que también redoblaba su presencia en Madrid con otra empresa similar y los mismos protagonistas: Kirol Madrid 2020.

¿Qué busca con semejante ‘holding’? Otra sociedad dónde repartir facturación sería la primera página de una lectura que podría completar una enciclopedia. Quizás quiera pagar a la Hacienda Foral para que alivie las vergonzosas listas de espera sanitarias. Yo me callo lo que pienso. Aviso.

POST DATA. Osasuna es mucho más que lo futbolístico (21). El ‘factótum’ y el último rival copero. En junio de 2017 la prensa onubense aseguraba que Fran Canal estaba contratado por el Recre como asesor con poderes notariales "para pleitos y representación procesal, administrativa y tributaria", y que se encargaba de asuntos tan espinosos como la auditoría forense, el ‘caso Colombinola búsqueda de un comprador. El director general de Osasuna respondió que los "poderes" fueron para la firma Roca Abogados, y que pese a estar destinados a "las personas del despacho", aseguraba no haber "participado en ninguno de dichos procedimientos". A la vez reiteraba su exclusividad con Osasuna., sin tener "vinculaciones con otros clubes”.

Al día siguiente, el Diario de Huelva insistía en unaescritura de poder generalen la que el club apodera a Fran Canal “para pleitos y representación procesal, administrativa y tributaria“.con fecha 12 de enero de 2017 y está firmado por el presidente Manolo Zambrano y el consejero José Antonio García Zambrano, en representación del Decano, dando fe el notario Carlos Toledo. El poder se hace extensivo, además de a Silvia Canal y Alberto González, a otras seis personas. En Huelva me aseguran que la relación del Decano con Roca Abogados continúa.

Se trate de Fran Canal como tal o sus firmas antes Roca Abogados, y ahora también Fracafi Iruña Legal o Kirol Madrid 2020, la confusión está servida. En la prensa onubense pronuncian con frecuencia su nombre. Quizás por ello, presuntamente, Osasuna jugó el torneo Colombino con el ‘factotum’ en el palco.

De ahí la pregunta sobre el ‘corazón partío’ en la última eliminatoria de Copa en Huelva. De ahí tantas dudas…


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El VAR hace las paces con Osasuna