Opinión / osasuNAvarra

“Esto es lo que hay", habría dicho Javier Aguirre

Por José Mª Esparza 18 septiembre, 2016 - 16:18

Osasuna compitió de tú a tú con el Celta, y apañó el resultado. Ya sabe El Sadar que sufrirá cada partido, pero lo hará a gusto si el equipo crece y no escatima esfuerzo.

Si Javier Aguirre entrenara a Osasuna, después del empate habría resumido: “Esto es lo que hay”. El equipo de Martín salió a ganar un partido donde el Celta también buscó los tres puntos. El choque de trenes resultó brutal, intenso, con ritmo y velocidad, hasta que las fuerzas flaquearon en ambos lados. ¿Pudo hacer algo más Osasuna? Quizás, si a Miguel de las Cuevas, el máximo creador de juego en este equipo, le hubiera salido alguno de los tres pases claves que intentó. ¿Pudo perder Osasuna? Sin duda. El conjunto vigués está más hecho, cuenta con mejores efectivos y su medular llevó la manija del encuentro. Por tanto, las tablas resultaron salvadoras para los rojillos, que suman un merecido punto.

“Esto es lo que hay”. Sin embargo, no quiere decir que sea lo único. Existen variables. Así como ante el Celta sorprendió la novedad agradable de Mario bajo palos, que transmitió seguridad y se erigió en el mejor del partido, caben otras más que cuajarán un equipo más competitivo. Por ejemplo, también destacó la vuelta de Aitor Buñuel, jugador con ficha del Promesas que  como defensa y como delantero brilló como uno de los mejores del encuentro. Lo mismo podría decirse de Imanol García, auténtico Llanero Solitario en la medular, donde salvó los trastos en una de las tareas más ingratas. Contuvo y metió pases cruzados que llamaron la atención.  La lista de nombres podría ampliarse con la confirmación de Jaime Romero como revulsivo o el trabajo a destajo de Oriol Riera, inagotable hasta la extenuación.

Por tanto, “esto es lo que hay”, pero pueden y deben variar a mejor las prestaciones. En  la temporada que dijo Javier Aguirre aquella frase tras perder en La Romareda, Osasuna se clasificó para jugar ‘la UEFA’. Esta es la tarea que le espera a Enrique Martín, la de acabar de conjuntar la plantilla y sacarle su máximo rendimiento, tarea en la que dio tres pasos hacia adelante ante el Celta, pero en la que le queda mucho camino por recorrer. En primer lugar deberá definir el estilo de juego. No puede caer tan fácilmente en las garras del rival como lo hizo ante la Real o el Real, quienes le entregaron el balón, lo cogió y no supo qué hacer con él. Ante el Celta plantó cara y, a diferencia de en los dos encuentros anteriores, no se la partieron porque también supo adoptar precauciones atrás cuando el guión lo requirió.

El problema se llama coger el pulso a la categoría, a la velocidad y astucia de los adversarios, a los mayores potenciales con que le tocará medirse. Ante el Celta, por ejemplo, quedó claro que la mayoría de los uno contra uno acabaron teñidos de celeste. En tal caso, hay que cambiar la estrategia, superar en las combinaciones, en los cambios de juego o el marcaje al hombre (espectacular y noble la pelea entre Unai García y Iago Aspas), en la velocidad... En fin, buscar variables. Durante la semana Martín habló en Tajonar de juego directo o de balón parado, aspectos que luego pasaron desapercibidos en el terreno de juego. En cambio, al contragolpe Osasuna habría podido hacer infinitamente más daño.

En fin, todo se irá andando, sobre todo de cara al gol. Urge marcar. Tres ‘nueves’ jugaron ante el Celta, pero mientras sobre Riviere comienza a planear la sombra de Urko Vera, a Oriol le tocó gastar más energías defendiendo que jugando a lo suyo, y a Sergio León le faltaron minutos. “Esto es lo que hay”, de acuerdo, pero hay que rentabilizar más y mejor “esto que hay”. Ante el Celta no creó Osasuna una sola ocasión de peligro clara, pero por el entrenador dispone de datos positivos con que sacar consecuencias. Si no desarbolas al choque, hay que abrir el campo o sorprender en acciones individuales, es decir, intentarlo de otras formas. En éstas anda Enrique Martín que, efectivamente, dio un paso adelante ante el Celta, no en el sentido táctico como el Bernabéu, donde pagó muy cara la cercanía al portal blanco, sino en la labor de conjuntar a sus hombres. Por eso el punto es bueno. Sumó en cuanto a sensaciones internas, que es lo más importante, y en la tabla clasificatoria, donde lo importante es no descolgarse. Hay que seguir creciendo más. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
“Esto es lo que hay", habría dicho Javier Aguirre