Opinión /

¿Por qué Navarra debe pedir que Sánchez dimita?

Por Ana Beltrán 08 febrero, 2019 - 15:19

El próximo domingo, en Madrid, en la plaza de Colón, se celebrará una gran concentración para pedir la dimisión de Pedro Sánchez por haberse arrodillado ante los nacionalistas. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras asistir una sesión de control al Ejecutivo. EFE/Marisca
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras asistir una sesión de control al Ejecutivo. EFE/Marisca

Ceder a la exigencia de Quim Torra y aceptar una figura de “relator” o “mediador” en las negociaciones entre el Gobierno de España y la autonomía de Cataluña es inaceptable y una traición al país. Sánchez demuestra que, a cambio de durar unos días más en La Moncloa, no tiene límites: y, si hoy el precio es Cataluña, en un futuro puede ser Navarra.

Y es que aceptar esa figura pone al mismo nivel al Gobierno de España y a un gobierno autonómico. Es una indigna cesión a un chantaje del nacionalismo sectario y excluyente. Un presidente del Gobierno que claudica así ante quienes pretenden romper España es un peligro para Navarra, porque hará lo mismo, llegado el momento, si el nacionalismo vasco trata de imponer una anexión de Navarra y una ruptura del país.

Ese temor se ve acrecentado viendo la postura del PSN y de su secretaria general, María Chivite. En su alocada escalada de guiños al nacionalismo vasco, Chivite ha decidido alinearse con su jefe, y aceptar la cesión al chantaje de Torra, a diferencia de otros líderes autonómicos del PSOE que han plantado cara a Sánchez. La socialista navarra parece inconsciente de lo que Navarra se juega, porque nuestra tierra puede ser la siguiente; o, quizá, y lo que es más preocupante, prefiere ganar puntos dentro de su partido en vez de defender los intereses de nuestra Comunidad.

María Chivite nos lo ha dejado claro a los constitucionalistas. Llegado el momento, el PSN caerá del lado de la cesión electoralista, de la indignidad frente a los chantajes. Como el PSOE, si tiene que ceder ante el anexionismo vasco, lo hará: sin tapujos, sin vergüenzas y sin dignidad. Abandonará el espíritu de la Transición a cambio de estar en el poder o, en el caso de Navarra, de ser comparsa de un gobierno nacionalista al que, ya vemos, poco le negará o modulará.

Navarra, pues, se juega mucho en este momento. Con la claudicación como manera de actuar en la política, corre riesgos el actual modelo constitucional, que tantos esfuerzos ha costado; y más en lugares como Navarra, donde ETA y su entorno lo tomaron como principal enemigo y dejaron por el camino tantas vidas arrebatadas.

Por eso, invito a acudir, el domingo a Madrid, a cualquier navarro o navarra preocupado por esta ruptura del orden institucional, que pone en riesgo la unidad de España y la Constitución; y, con esta última, el propio Fuero navarro y nuestro futuro en libertad como comunidad diferenciada. Partidos nacionales y partidos regionales que defienden el actual estatus político de sus comunidades debemos estar unidos ante ataques tan graves y traicioneros como este.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Por qué Navarra debe pedir que Sánchez dimita?