• viernes, 12 de agosto de 2022
  • Actualizado 11:52

Blog / Cartas al director

Oposición de enfermería. ¿Qué se pretende?

Por La voz de los lectores 08 febrero, 2022 - 10:18

El pasado domingo el examen no solo fue difícil si no rebuscado, ya por opinión de muchas de las aspirantes, “había preguntas que por más que hubiera estudiado yo no las tenía”.

Oposición de Enfermería celebrada en el Aulario de la UPNA convocada por el Departamento de Salud para cubrir 424 puestos de profesionales y para constituir una lista de aspirantes a la contratación temporal. IÑIGO ALZUGARAY
Oposición de Enfermería celebrada en el Aulario de la UPNA convocada por el Departamento de Salud para cubrir 424 puestos de profesionales y para constituir una lista de aspirantes a la contratación temporal. IÑIGO ALZUGARAY

El pasado domingo se realizó la oposición de enfermería con casi 5000 aspirantes, (usaré el femenino o masculino indistintamente, por ser breve)

Estas personas son profesionales, porque todas tienen la carrera universitaria, muchas, master, especialidades y formaciones post grado, y la gran mayoría trabajan a causa de la enorme eventualidad que hay.  

La primera prueba es un examen test de 100 peguntas. Una prueba de conocimientos teóricos y memorización de datos. Donde evalúan los cuatro años de carrera y todos los avances teorio-prácticos y cambios tecnológicos que van surgiendo en una prueba muy escueta, pero que es la más importante.

La dificultad del examen puede ser subjetiva. En cambio, el pasado domingo el examen no solo fue difícil si no rebuscado, ya por opinión de muchas de las aspirantes, “había preguntas que por más que hubiera estudiado yo no las tenía”. Muchas preguntas muy lejos del trabajo real. De hecho, de 4.700 aspirantes suspendieron unas 4.200.

Es otro problema añadido, la falta de un temario cerrado. Las opositoras van acumulando libros de colegios profesionales, sindicatos, academias privadas, estudiando datos y datos, que a veces son diferentes, incluso se contradicen, según la bibliografía, para ver si hay suerte y ponen el dato de mis apuntes, que he pagado en una academia o preparador personal (este tema también da para mucho), y las demás opositoras no lo tienen.

En los últimos meses muchas enfermeras han sido contagiadas en su ámbito laboral, fueron las primeras en atender a los enfermos de covid (y demás personal sanitario), y al principio sin medios de protección. Y se han encontrado con una oposición en medio de la pandemia, con falta de personal por covid  y porque muchas han decidido no trabajar para poder estudiar. Claro, si se lo pueden permitir. Las que tienen familia e hipoteca, o también, y son muchas, por conciencia social y vocación, han trabajado han sido penalizadas en sus derechos, ya que se les negaron las vacaciones, y a la hora de preparar la oposición, por el poco tiempo para estudiar. Las que no han querido trabajar han sido premiadas.

Todo esto se convierte en una lotería. En una competencia “a cara de perro”, donde cada pregunta es un examen en si misma, con los nervios , las dudas, y la pregunta ¿y si la fallo?, porque descuentan las erróneas. En apenas hora y media te juegas en 100 x, tu futuro laboral. donde se busca la nota de un examen y queda muy lejos evaluar la verdadera preparación o experiencia de las aspirantes.

Esta valoración se produce en la segunda parte de la oposición, pero que las suspendidas no tienen derecho. Si suspendes por mucha experiencia, preparación o haber sacado buena nota en la anterior oposición, como hay muchos casos, no sirve de nada, puedes tener 20 años de experiencia, una especialidad, haber trabajado durante el covid, sin tus vacaciones, tener hijos y madres y padres que requieran también de tu atención, pero eres NO APTA.

Es mi caso y hay muchos similares, a mis 51 años, hace una semana tenía una buena nota de oposición y una plaza eventual, trabaje durante toda la pandemia, enfermé de covid, me recupere y volví a trabajar, me negaron mis vacaciones, tengo la carrera, claro está, una especialidad, trabajos publicados, y familia. Los pacientes me daban las gracias y me felicitan. Pero ahora soy NO APTA.  Durante un año estuve estudiando cuando no trabajaba, pagando una academia, sin disfrutar de mi marido, hijas y descanso. Pero soy NO APTA

Ahora, como muchas otras, tendré que volver a trabajar firmando 5, 10, o 20 contratos eventuales en diferentes servicios, apuntándote al paro en semanas alternas y con la motivación por los suelos y la autoestima también, por el capricho de unos examinadores, que decidieron hacer un “examen complicado”.
Es una competición, ¿es lo que se pretende? Podrían hacer un reality show, incluso apuestas.

Si tienes más tiempo o más capacidad económica, o más suerte al dar con los temarios de donde se ponen las preguntas, tendrás más opciones. Una pregunta incorrecta te puede mandar 500 puestos atrás, es estadística, somos 5.000 opositores.

O se debería conseguir que la oposición sea un método de selección para crear un colectivo tan importante en nuestra sociedad, preparado, formado y motivado.  
Nos sentimos maltratadas y humilladas. El 90% somos NO APTAS.

*Carta remitida por Inés Zandueta García

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Oposición de enfermería. ¿Qué se pretende?