Blog / Cartas al director

Sobre lo sucedido en Sangüesa

Por La voz de los lectores 17 diciembre, 2018 - 21:12

Carta enviada por Rogelio Taboada Plano.

El escritor navarro Rogelio Taboada. ARCHIVO
El escritor navarro Rogelio Taboada. ARCHIVO

El día 13 de diciembre, recibí una llamada de una persona de Sangüesa, cercana al nacionalismo vasco. Según dijo, le estaba sentando muy mal lo que me estaban haciendo y, en consecuencia, consideró alertarme sobre un par de cuestiones.

La primera de ellas era advertirme de que las personas a las que denuncié por la agresión que sufrí el pasado día 1 contaban con un vídeo, grabado por uno de ellos, en el que se me ve persiguiendo a quien me agredió, y que tenían intención de aportarlo como prueba, para exponerme a mí como culpable y a ellos, como víctimas.

Dijo, entre otras cuestiones, que había por medio altas instancias que intentaban por todos los medios utilizar el caso para conseguir una condena contra mí, y, retorciéndolo aun más, hacer uso de la Loreg para pedir mi inhabilitación como candidato a las elecciones municipales.

Resumo la conversación en estos dos puntos, ya que considero que son los principales de todo lo hablado. No sé si esta persona realmente lo hizo por ética, por demostrar tener el estómago por encima de las ideas, o si lo hizo para liar la cosa todavía más.

De ser cierto su relato, la verdad es que explicaría muchas cosas de lo acontecido hasta ahora, como lo de los comunicados de condena que se redactaron desde varias asociaciones de Sangüesa y que no llegaron a ver la luz, ya que rápidamente hubo quien, apelando al bien común y a la convivencia, evitó que se publicasen.

También explicaría el clamoroso silencio que se vive institucionalmente, sabedor de que si la realidad fuese la contraria, que el agresor hubiese sido yo, la situación de silencio que vivimos estos días sería totalmente opuesta.

Pero lo más sangrante de todo, lo que realmente me enerva, es que también explicaría lo prolongado de las provocaciones de ese día, el tocar lo intocable para hacerme perder la serenidad, y el estar preparados y listos (plenamente inmersos en una discusión) para grabar en vídeo mi reacción tras el primer golpe.

Si algo tengo claro es que en ese vídeo nunca se verá a uno de los denunciados dándome el golpe inicial, por la espalda, mientras yo hablaba con otro de los presentes. Eso lo doy por hecho.

Como no necesito mentir, ni tengo nada de lo que avergonzarme, no me importa refrendar mi declaración ante la Guardia Civil, en la que expuse el primer recuerdo que tengo tras recibir el golpe, que es el de tener a mi agresor contra el suelo, agarrándolo por el cuello mientras intentaba morderme.

Si lo que esta persona me relató es cierto, quiero comunicar desde aquí a todos los políticamente inquietos, que pueden relajarse, pues nunca he tenido intención de presentarme a ningunas elecciones. Aunque viendo el pánico que les produce solo la posibilidad, ganas me dan.

Y pido que dejen de marear a la buena gente de Sangüesa, que lo único que desea es vivir en paz y tranquilidad, ganándose la vida de buena manera, sin necesidad de enfrentamientos soterrados y revoluciones en la sombra.

Quiero despedirme diciendo a las familias y amigos que puedan haberse visto afectados, y se lo digo de todo corazón, que siento profundamente lo sucedido. Yo ni he buscado ni he deseado nada de esto, y para mí, sus familias son como si fueran la mía. Ninguna tiene por qué pagar o sufrir por los actos de terceros, y me hago cargo mejor que nadie de que estarán pasando un muy mal momento.

Carta enviada por Rogelio Taboada Plano

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sobre lo sucedido en Sangüesa