• sábado, 01 de octubre de 2022
  • Actualizado 10:32
 
 

TRIBUNALES

Sufrió agresiones sexuales cuando vivía en Navarra y no declara contra su padre adoptivo

Los hechos ocurrieron en dos épocas diferentes cuando la mujer, mayor de edad, residía en la Comunidad foral y La Rioja. 

Dos mujeres abrazadas. ARCHIVO
Dos mujeres abrazadas. FOTO: Matthew Henry

Una mujer de 27 años, víctima de siete presuntas agresiones sexuales perpetradas supuestamente por su padre adoptivo, no biológico, se negó este martes a declarar contra él en el juicio. Este tuvo lugar en la Audiencia Provincial de Logroño.

Las presuntas agresiones se produjeron en San Adrián y Calahorra, localidades en las que residió la víctima entre los años 2014 y 2018.

El imputado, de 62 años y sin antecedentes penales, tampoco ha prestado declaración en la vista oral, salvo para negar los hechos que le imputa el Ministerio Público hacia esta joven. La víctima tenía 19 años cuando presuntamente ocurrieron las agresiones.

Tras acogerse la joven a su derecho a no declarar, el fiscal ha renunciado a las pruebas testificales y pericial señaladas para la vista oral. No obstante, ha mantenido su petición de pena de 98 años de cárcel para el imputado.

Los hechos, presuntamente, ocurrieron en dos épocas distintas, entre 2014 y 2015, cuando la familia de la presunta víctima residía en San Adrián (Navarra) y luego en 2018, cuando vivía en Calahorra (La Rioja).

La mujer es hija de una pareja del acusado, a quien él había reconocido legalmente. Por lo que se le considera su padre adoptivo, pero no biológico.

La defensa ha negado los hechos que se le imputan a su cliente y ha pedido la libre absolución. En su defecto, ha pedido que, de manera subsidiaria, se le aplique la eximente incompleta o atenuante muy cualificada por anomalía o alteración psíquica, que le lleve a no comprender la ilicitud del hecho.

Una vez que la principal testigo y presunta víctima se ha negado a declarar el proceso ha quedado pendiente de la sentencia que dicte la Audiencia.

En el relato de acusación, que el fiscal ha leído en presencia del imputado, se indica que cuando la familia vivía en San Adrián, entre 2014 y 2015, el acusado, en una ocasión "guiado por un ánimo libidinoso" despojó a la joven de su ropa, a lo que ella "se negó activamente" y le realizó tocamientos en los pechos y en la vagina, en la que llegó a introducir sus dedos.

Posteriormente, según el relato del Ministerio Público, entre los meses de mayo y julio de 2018, cuando la familia vivía en Calahorra, el acusado "guiado por idéntico ánimo" y "amedrentando a la joven bajo la amenaza de que si no se estaba quieta le haría daño y de que nadie la creería si lo contaba", mantuvo relaciones sexuales no consentidas con penetración con ella en seis ocasiones.

Estas situaciones se produjeron en dos ocasiones en el domicilio familiar y en otras cuatro en el pantano Perdiguero de Calahorra, según el escrito del fiscal.

El Ministerio Público ha pedido se imponga al acusado una pena de 14 años de prisión por cada uno de los delitos, que suman 98. Asimismo, ha instado a que, tras la pena de prisión que finalmente cumpla, se le prohíba comunicarse con la joven y acercarse a ella durante cinco años más y que esté en libertad vigilada hasta ocho años después.

También solicita que el acusado indemnice a la víctima con 20.000 euros por los daños morales causados.

Cabe recordar que esta misma semana se detuvo en Pamplona a un hombre por presuntamente agredir a una mujer en la Vuelta del Castillo. Fue puesto en libertad poco después. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sufrió agresiones sexuales cuando vivía en Navarra y no declara contra su padre adoptivo