PREMIUM  SUCESOS

La explosión en Tudela del pasado año fue provocada por la propia víctima que usó un explosivo casero para suicidarse

La explosión causó la muerte de Freddy Osma y el informe ya ha sido puesto en conocimiento del juez encargado del caso.

Imágenes en  Tudela tras la explosión de una vivienda. EFE Villar López
Imágenes en Tudela tras la explosión de una vivienda. EFE Villar López  

La explosión que hoy hace un año conmocionó a la localidad navarra de Tudela, causando la muerte a un hombre, fue provocada por la víctima con intención de quitarse la vida, según el informe elaborado por la Policía Foral.

A las cinco de la mañana del 10 de agosto de 2016 una explosión causó la muerte de Freddy Osma, de 43 años, natural de Colombia y residente en la capital ribera, destrozó totalmente su vivienda y causó importantes daños que obligaron a desalojar a una veintena de inquilinos de ese inmueble y de otros próximos.

Todos los indicios encontrados después de numerosas actuaciones, según han indicado fuentes de la Policía Foral, llevan a pensar que "los hechos fueron planificados por la víctima mediante una explosión programada en el dormitorio de la vivienda en la que estaba como arrendatario, con una cantidad que no se ha podido precisar de TATP o peróxido de acetona".

Este es un explosivo que puede conformarse con distintas sustancias que pueden ser adquiridas en comercios legales, como el agua oxigenada, el ácido sulfúrico y la acetona, que, según explican, al mezclarse dan lugar a un explosivo que "tiene unos efectos devastadores".

Para su elaboración, según han apuntado responsables de la investigación, hace falta tener unos conocimientos "muy básicos", que tenía el fallecido, quien trabajó en una empresa de limpieza y tenía formación en materia de explosivos por su experiencia militar.

Además, añaden, en su trastero tenía distintas sustancias que empleaba, principalmente, para elaborar compuestos para mejorar la eficacia de los productos de limpieza, pero también se ha constatado que "había estado ensayando en cantidades muy pequeñas algo similar a lo que utilizó para quitarse la vida".

Aunque los investigadores han trabajado diferentes hipótesis, incluida la de una muerte accidental al fabricar el explosivo con el fin de causar daños a terceros, han asegurado que no hay "ninguna duda" de que el objetivo era suicidarse.

Para ello han sido fundamentales las comunicaciones testificales y el análisis de su terminal móvil, de sus accesos a internet y sus mensajes, en los que, según indican, se constata "su intención de suicidarse fruto de desencantos vitales que va sufriendo y va pensando distintas alternativas para quitarse la vida".

"Todas las hipótesis van orientadas hacia esa línea, no hay ningún otro indicio que apunte a ninguna de las otras líneas que se han trabajado, ya que al principio había muchísimos interrogantes", aseveran.

Reconocen que la ubicación de la habitación en la que se produjo la explosión, en una vivienda situada en la primera planta, contribuyó a que no hubiera más víctimas mortales. Y es que, en este caso, toda la fuerza del explosivo fue hacia abajo y hacia el exterior y no hacia el interior, ni hacia arriba que es donde había más personas.

Si hubiese sido en otra habitación o en otra planta "estaríamos lamentando alguna otra pérdida", señalan recordando en este sentido lo sucedido recientemente en Puente la Reina, donde la explosión provocada por un hombre con intención de suicidarse causó además de su muerte la de un joven que fue alcanzado por los cascotes de la fachada del edificio.

El informe ha sido puesto en conocimiento del juez encargado del caso, que lo ha dado por bueno.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La explosión en Tudela del pasado año fue provocada por la propia víctima que usó un explosivo casero para suicidarse