SUCESOS

Encuentran muerto en Goizueta a un donostiarra de 63 años despeñado cuando buscaba setas

El hombre salió el jueves con la intención de desplazarse a la zona de Leitza para recoger setas y al no regresar a casa su familia denunció su desaparición.

Asistencias médicas, bomberos y Policía Foral en Goizueta por la aparición del cadáver del donostiarra fallecido cuando buscaba setas.
Asistencias médicas, bomberos y Policía Foral en Goizueta por la aparición del cadáver del donostiarra fallecido cuando buscaba setas.  

El cadáver de un vecino de San Sebastián, Eusebio L.A, de 63 años, cuya desaparición se denunció la noche del jueves al viernes, ha sido encontrado este viernes en un paraje de Goizueta, donde al parecer se despeñó por una ladera de difícil acceso cuando buscaba setas.

Según han informado a Efe fuentes del Gobierno foral, el hombre salió el jueves de su domicilio con la intención de desplazarse a la zona de Leitza para recoger setas, si bien al no regresar a casa su familia denunció por la noche su desaparición.

Montado un dispositivo para su búsqueda, con bomberos voluntarios de Goizueta, los de Oronoz y de la Policía foral, agentes de este cuerpo han localizado el coche del desaparecido sobre las 14.10 horas de este viernes en la carretera de acceso a Goizueta, en cuyas cercanías una hora más tarde se han encontrado el cadáver del hombre.
 

Las mismas fuentes señalan que las primeras indagaciones apuntan a que el hombre murió por un golpe tras caerse por un barranco, si bien será la autopsia la que determine las causas del fallecimiento.

 

Un equipo de Policía Judicial de la Policía Foral de Pamplona se ha desplazado hasta el lugar y espera la delegación judicial para el levantamiento del cadáver, antes de su traslado al Instituto Navarro de Medicina Legal para practicarle la autopsia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Encuentran muerto en Goizueta a un donostiarra de 63 años despeñado cuando buscaba setas