• miércoles, 12 de mayo de 2021
  • Actualizado 06:34

 

 
 

SOCIEDAD

'One Last Breath': el videojuego que nace en Navarra de la mano de PlayStation

Lo que comenzó como un proyecto de estudiantes en CreaNavarra se ha convertido en un estudio profesional que debutará con el lanzamiento de un juego para la PlayStation 4 y 5.

Parte del equipo de Moonatic Studios, en las instalaciones de CreaNavarra, junto con la protagonista del videojuego 'One Last Breath' CREANAVARRA
Parte del equipo de Moonatic Studios, en las instalaciones de CreaNavarra, junto con la protagonista del videojuego 'One Last Breath' CREANAVARRA

La industria del videojuego solo en España durante 2020 facturó 1.747 millones de euros, según la Asociación Española de Videojuegos (AEVI). Un enorme sector de entretenimiento que ya está en casi todas las casas y que se encuentra en pleno auge. Un sector en el que un equipo que ha nacido en Navarra está intentando irrumpir con fuerza con su primer videojuego.

Moonatic Studios es el grupo formado por siete jóvenes de Navarra y País Vasco que nació hace apenas unos meses de las aulas de CreaNavarra y que trabajan para lanzar en 2022 'One Last Breath', el que será el 'primer videojuego de origen navarro'. Un videojuego que, además, saldrá a la luz de la mano de uno de los gigantes del sector: PlayStation.

'One Last Breath' surgió como una idea de Trabajo de Fin de Grado (TFG) entre Eneko Zubiaurre y Javier Leoz en agosto de 2020, justo antes del inicio de curso. "Queríamos hacer algo que nos dejase muy satisfechos y fuera de la mayor calidad posible, y tuvimos varias ideas que no terminaron realmente de calar. Teníamos que contar algo que fuera importante para nosotros y un día me vino a la mente que tenía que ser algo con la naturaleza", explica Eneko Zubiaurre, director del proyecto.

Desde ese pequeño concepto, Zubiaurre y Leoz comenzaron "a hablar y redondear la idea" hasta que tuvieron "algo solido" y decidieron apostar por ello incorporando más personas al proyecto. Así, unieron a Ekaitz Prieto y contactaron con uno de sus profesores para desarrollarlo. Al poco ya vieron que solo con tres personas no podían abarcar todo lo que conllevaba, sin embargo lo que tenían elaborado fue suficiente para convencer a otros compañeros para darle un impulso más. Así, acabo por formarse el equipo que, actualmente, es Moonatic Studios: 

  • Eneko Zubiaurre: Director del proyecto.
  • Javier Leoz: Director de arte y Enviroment artist.
  • Ekaitz Prieto: Director de personajes y Content artist.
  • Xabier Martínez de Zuazo: Enviroment artist.
  • Aritz Letamendi: Animador de personajes.
  • Irati González: Animadora de personas y entorno.
  • Javier Muñoz: Enviroment artist.
  • Hasier Camacho: Colaborador como músico y técnico de sonido.

 

El equipo ni siquiera aún se ha podido reunir al completo en persona a causa de la pandemia. "Ha sido un poco lío por tema organización, pero una vez lo hicimos todo ha ido muy bien. Creo que la industria del videojuego es una de las pocas que puede decir que el teletrabajo es totalmente viable", remarca Zubiaurre.

Con el equipo formado, llegó el punto de inflexión cuando se dieron cuenta de que el proyecto había tomado un tamaño que ya "no solo era un TFG", cuenta Zubiaurre. Tenían que profesionalizarlo. De este modo y, a raíz del festival Fun & Serious que se celebra en Bilbao a principios de diciembre, decidieron crear su propio estudio: Moonatic Studios. 

De estudiantes a profesionales debutantes en apenas tres meses. En el festival, que reúne a empresas y desarrolladores de la industria del videojuego, expusieron su videojuego y pidieron reuniones con varias empresas para ver cuál era la viabilidad real. "Nuestra sorpresa fue cuando nos presentamos y se interesaron varias empresas. Ahí es cuando dijimos si tantas empresas han querido al menos conocer un poco más del proyecto, con el material que teníamos y podíamos enseñar, es que mal no lo estamos haciendo", explica Zubiaurre. En ese momento, confiesa que empezaron "a ver el proyecto con otros ojos".

PLAYSTATION TALENTS

El impulso final llegó solo unos días más tarde del festival bilbaíno. Justo en la última semana de diciembre, el estudio decidió presentarse al Games Camp de PlayStation Talents, donde acabaron siendo seleccionados como uno de los ocho proyectos de videojuego de toda España. "Arturo Monedero, docente en CreaNavarra y vicepresidente de la Asociación Española de Videojuegos, nos comentó el PlayStation Talents y decidimos de manera unánime entre todos los componente que nos apuntábamos a la competición". Una competición en la que acabaron triunfando.

"Fue muy curioso", cuenta el director de 'One Last Breath', sobre cómo acabaron entrando en la competición. "Miramos los requisitos y preparamos el material que se pedía, pero me acuerdo que se nos pidió que hiciéramos un vídeo presentando el juego y al equipo, y dijimos vámonos al monte. Allí nos grabamos explicando qué queríamos conseguir con el juego y cómo lo queríamos conseguir", explica.

Fotograma del videojuego 'One Last Breath''. MOONATIC STUDIO

Con este vídeo y el material que enviaron fueron aceptados y les citaron para pasar dos rondas de entrevistas para conocer "aspectos más técnicos tanto del juego como del equipo y la forma de trabajar". "El proceso de selección fue muy rápido, del 31 de diciembre que acababan las inscripciones hasta el 3 o 4 de febrero,... Fue una locura", recuerda Zubiaurre.

En apenas un mes, el proyecto dio un vuelco y se profesionalizó totalmente. "Fue un cambio de conceptos que nos costó asimilar, fue de estar trabajando solos con el apoyo de CreaNavarra y los profesores, a pasar a tener un apoyo nacional con equipo especializado", explica el director. "Siempre hemos tenido la mejor mentalidad de trabajar duro, de sacar adelante un proyecto realmente de buena calidad y con gente muy comprometida, pero fue un cambio de mentalidad de quién está detrás del proyecto".

"No estamos ya solos con CreaNavarra, ahora detrás nuestro está PlayStation y tenemos que trabajar con ellos y ser conscientes de todo el proceso que conlleva el sacar un juego. Desde la concepción hasta todo el tema de cuestiones legales, marketing,... Lo importante que es hacer todo eso bien, no solo crear el juego", señala Zubiaurre.

Así, en el estudio debutante son conscientes de que PlayStation supone "muchísima ayuda en la calidad" que tendrá el juego pero, además, son "un gran apoyo en marketing, uno de los grandes problemas de los juegos 'indies' españoles". "El problema no es la calidad de los juegos, porque en España hay una calidad brutal, pero siempre acabamos en lo mismo, la visibilización de estos productos", resalta. 

Igualmente, Moonatic Studios y Eneko Zubiaurre no se olvidan de cómo comenzaron todo este trayecto y están muy agradecidos a CreaNavarra. "Ha pasado de ser proyecto de estudiantes a ser el juego con el que debuta un estudio. Es un juego que ha nacido de CreaNavarra, nos apoyan muchísimo de maneras distintas, nos dejan instalaciones, nos han cedido una librería de sonidos y músicas, los profesores y Arturo Monedero nos asesoran...Es un apoyo brutal", remarca.

EL VIDEOJUEGO

'One Last Breath', como define Zubiaurre, "es un viaje".

En este sentido, aunque Zubiaurre confiesa que "no quiere desvelar mucho porque uno de los puntos fuertes es descubrir cada uno el propio juego", el director del proyecto da un boceto de la historia que trasciende en el juego: "Está ambientado en un mundo postapocalíptico, el cual no tiene nombre y que está cerca de la sexta extinción. Nacemos en el juego, despertando de un pozo, y nos atrae una llamada, un susurro. Entonces, el juego es el viaje que se tendrá que hacer hacia esta llamada, viendo diferentes escenarios y encontrándose con diferentes tipos de peligros", explica.

La protagonista del juego es Gaia, una criatura humanoide que representa a la naturaleza y Zubiaurre detalla que "tendremos la posibilidad de controlar y poder influir en todo lo que nos rodea". "Durante el viaje se van adquiriendo poderes, diferentes maneras de interactuar con el entorno y los seres que se encuentran e influir en todo ello, así el escenario cambiará contigo", añade.

En cuanto al modo de juego, el director explica que se trata de un videojuego de "aventuras con ciertos tintes de puzles". Se trata de un videojuego 'side scroller' (desplazamiento lateral de izquierda a derecha, al estilo del clásico Super Mario), aunque tiene "la peculiaridad de que es en 3D".

Entre otros aspectos, Zubiaurre explica que, en base a estos conceptos, desde el principio tuvieron claro que lo que buscaban es "potenciar las sensaciones en el jugador". Así, están trabajando en que el videojuego transmita mucho desde la estética y la jugabilidad. "Al fin y al cabo, el videojuego es un medio audiovisual, entonces lo visual es muy importante y es la primera impresión que la gente se va a llevar", señala.

"Somos fieles creyentes de que los videojuegos también pueden hacer sentir y pensar como hacen los libros, las películas y la música, y nuestro objetivo es el mismo, hacer sentir y aportar algo fresco e interesante", detalla Zubiaurre, que destaca que el objetivo final es claro: "Nos gustaría poder aportar nuestro granito de arena para que la industria de los videojuegos siga avanzando y que, algún día, termine de calar en la sociedad la idea de que es un modo de arte y gane el respeto que el cine o la literatura tienen", sentencia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'One Last Breath': el videojuego que nace en Navarra de la mano de PlayStation