• sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

SUCESOS

Un parlamentario foral al pie de los incendios: "Había una falta de coordinación brutal"

El parlamentario de Navarra Suma, Miguel Bujanda, ofreció su maquinaria y su trabajo a los bomberos para hacer cortafuegos y desalojar peregrinos del Camino de Santiago.

Miguel Bujanda en su tractor, trasladando una cisterna de agua a la primera línea de llamas. CEDIDA.
Miguel Bujanda en su tractor ayudando en las labores de construcción de cortafuegos. CEDIDA.

Han sido las 48 horas más agónicas que se recuerdan para los agricultores navarros. Desde el sábado a mediodía, hasta que les abandonaron las fuerzas, más de día y medio después, centenares de agricultores que vieron peligrar sus cosechas y sus campos se ofrecieron como voluntarios para colaborar en cuantas labores fueran necesarias para atajar los incendios que han asolado Navarra. Entre ellos, un parlamentario foral: Miguel Bujanda, quien ha relatado su experiencia con los medios que pudo aportar.

Bujanda explica que el viernes por la tarde, viendo las condiciones, él y su socio decidieron parar las tareas de cosechado. El sábado se fue a pasar el día a San Sebastián, y sobre las 4 de la tarde "comenzaron a llegar wathasapp de los incendios. Regresé tan pronto como pude y para las siete y media ya estaba en el campo, cerca de Los Arcos, con el tractor". "Había una falta de coordinación brutal. Los bomberos te mandaban para un lado, la Guardia Civil para otro, la Policía Foral decía algo diferente, y el Guarderío de Medioambiente otra totalmente distinta". 

No obstante, aquel primer incendio, ya de madrugada, "se pudo controlar bien", relata. Fue entonces cuando recibió la llamada del alcalde Guirguillano, Francisco Javier López, indicando lo complicada que se estaba poniendo la situación con el incendio declarado a media tarde en Legarda y cómo habían desalojado pueblos al oeste del Arga

"A las ocho y media de la mañana estaba allí. Me ofrecí exactamente igual. Me tocó llevar peregrinos a Los Arcos en mi furgoneta volví con el tractor y una cisterna de agua, y allí vivimos un poco más de lo mismo", explica. El parlamentario narra que había muchos agricultores dispuestos a echar una mano "en lo que nos dijeran", pero el problema era que algunos agentes del Guarderío de Medioambiente lo único que hacían era dar vueltas en el todoterreno y que no sólo no hacían nada, sino que no nos dejaban hacer nada a los demás". 

A pie de fuego, Bujanda advirtió "una total descoordinación". "No había una orden en común", se lamenta. "Parecía que no había una sola forma de luchar contra el fuego". "Conforme llegábamos a los pueblos lo primero que nos decían los vecinos es que se habían sentido muy solos y que nadie había ido a echarles una mano".

El parlamentario aplaude la labor de los Bomberos de Navarra, "que han trabajado lo indecible, pero se han topado con que muchas zonas eran inaccesibles para los camiones". Y es precisamente ahí donde nacen las quejas de los agricultores. "En el campo hay una frase hecha que dice que 'los incendios se apagan en invierno y las riadas se evitan en verano'", en referencia a los trabajos de mantenimiento de los montes y las regatas de los ríos

Bujanda explica cómo un trabajador de la Diputación de Álava que llegó para echar una mano en las labores de extinción con una bulldozer forestal "alucinaba con cómo estaban las pistas y los caminos". "¡Por ahí no puede pasar un camión de bomberos!" -dice Bujanda que decía el alavés- "Esto en Álava no lo tenemos así de dejado". 

Y es que el parlamentario navarro critica que "estamos en una política de falso ecologismo que nos lleva a tener los montes abandonados". En este sentido, considera que ha faltado una gestión política integral, no sólo estos días de los incendios, sino también en todas las labores de desbrozamiento, limpieza de caminos o despeje de pistas forestales. "Eso es responsabilidad de la Administración", censura. Y ahonda en la cuestión, cuando en pleno incendio, había guardas forestales más preocupados por las especies de árboles que los tractores arrancaban para hacer cortafuegos que por el avance de las llamas.

Y es que Bujanda lo tiene claro: "Si no hubiera sido por los agricultores, hoy estaríamos hablando de pueblos completamente arrasados por las llamas".

Miguel Bujanda en su tractor, trasladando una cisterna de agua a la primera línea de llamas. CEDIDA.
Miguel Bujanda en su tractor, trasladando una cisterna de agua a la primera línea de llamas. CEDIDA.

Por eso le duele especialmente la actitud del Gobierno de Navarra en toda la crisis. "Nos han criminalizado a los agricultores, cuando nosotros no hemos sido el problema, sino una parte de la solución", se lamenta. "El Gobierno de Navarra lo único que ha hecho es echar balones fuera diciendo que publicó una orden foral el 15 de junio con restricciones que ni siquiera ha entrado todavía en vigor porque todavía está en la fase de alegaciones y no estará vigente hasta el 3 de julio". Y lo que es peor, "se ampara en que se ha adelantado la cosecha, cuando yo llevo toda mi vida cosechando en junio, si no en mayo". Por eso, censura: "El problema no lo hemos causado los agricultores, sino ellos con su dejadez en los montes durante los inviernos".

Finalmente, Bujanda critica que como consecuencia de los incendios "y de no saber cómo afrontarlos" se prohibiera en plena crisis toda actividad agrícola. "Entiendo que prohíban cosechar o empacar, por el riesgo, pero... ¿pararlo todo? ¿los arrozales, que son por inundación? ¿el regadío? Lo pararon todo para ponernos en la diana", sentencia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un parlamentario foral al pie de los incendios: "Había una falta de coordinación brutal"