SOCIEDAD

Leiza no olvida a Juan Carlos Beiro, asesinado por ETA, pero el Gobierno de Navarra calla y silencia el aniversario

El Gobierno de Navarra mantuvo un silencio absoluto y ni la dirección de Paz y Convivencia fue capaz de tener un mínimo recuerdo en el aniversario del crimen. 

La viuda de Juan Carlos Beiro, Mª José Rama, coloca unas flores en el lugar donde fue asesinado su marido el 24 de septiembre de 2002. CEDIDA.
La viuda de Juan Carlos Beiro, Mª José Rama, coloca unas flores en el lugar donde fue asesinado su marido el 24 de septiembre de 2002. CEDIDA.  

Familiares y amigos de Juan Carlos Beiro recordaron un año más al cabo de la Guardia Civil asesinato por ETA  hace ahora 18 años, mientras el Gobierno de Navarra presidido por María Chivite silenciaba y escondía el aniversario. 

La dirección de Paz y Convivencia, que dirige el socialista Martín Zabalza, no tuvo ni una sola palabra, ni un gesto, ni un recuerdo, en el aniversario de un crimen simbólico y que transcurre camino de la prescripción, sin que nadie pague precio por ello. 

Hay que recordar que Martín Zabalza es el hombre colocado por Chivite y el PSN para blanquear a ETA y su terrorismo en Navarra y mantener así los acuerdos con EH Bildu. Ni un tuit, ni una sola palabra en el aniversario de un atroz asesinato por ETA, que dejó viuda y dos hermanitos de 6 años huérfanos. 

De hecho, el Gobierno de Navarra plantea ahora un plan de convivencia para Navarra donde quiere dar cabida a personajes vinculados a los asesinos abertzales, mientras aparta a las víctimas y a todos los que trabajaron contra ETA. Navarra Suma ya ha anunciado que no participará del blanqueamiento a los terroristas que el PSN quiere hacer para mantenerse en el poder. 

Este jueves, en Leiza, un grupo de vecinos ha recordado a Juan Carlos Beiro en el lugar donde fue asesinado con una bomba cuando acudió a retirar una pancarta. Allí han depositado unas flores y han rezado un responso, junto a la placa que recuerda el crimen y que tiene que ser retirada cada aniversario para evitar el vandalismo de los socios de María Chivite. 

Los organizadores habían suspendido los actos públicos de recuerdo y homenaje con motivo de la pandemia de la Covid-19 que ha azotado especialmente a Leiza, aunque se ha llevado a cabo un acto sencillo con muy pocos asistentes y con la presencia de Mª José Rama, la viuda de Juan Carlos Beiro. 

Hace un año, Rama se negó a saludar a Chivite por sus pactos con "terroristas", una realidad que sentó muy mal al Ejecutivo navarro, incapaz de asumir el papel que juega para justificar los crimines de ETA. 

El año que viene sería el último en el que se podría encontrar y juzgar a los asesinos, ya que el crimen podría prescribir. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Leiza no olvida a Juan Carlos Beiro, asesinado por ETA, pero el Gobierno de Navarra calla y silencia el aniversario