• sábado, 17 de abril de 2021
  • Actualizado 22:41

 

 
 

SOCIEDAD

Una herida y revuelta en Pamplona con la llegada del autobús de HazteOír: huevos, patadas y golpes al vehículo

Una joven, que protestaba ante el autobús, ha tenido que ser trasladada en ambulancia hasta el hospital de Navarra por golpes y un pisotón de la rueda. 

Cientos de personas increpan al autobús de HazteOir en Pamplona. PABLO LASAOSA

El autobús de HazteOir ha hecho su presencia en Navarra, tal y como anunció en su momento la asociación presidida por Ignacio Arsuaga, que ha encabezado la expedición a Pamplona. Lo ha hecho envuelto en polémica, entre gritos de los opositores, lanzamiento de huevos, patadas y una persona herida

El autobús es una respuesta de la asociación a la campaña que impulsó en marquesinas de Navarra la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis

HazteOir puso en circulación el autobús en un primer momento con un mensaje que la justicia le obligó a retirar al considerar que el texto suponía una incitación al odio: "Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo".

El autobús ha podido circular por Pamplona después de tapar toda la rotulación, incluido el nombre de la plataforma. De esa manera ha accedido a la ciudad sin ningún texto legible. Era, simplemente, un autobús naranja escoltado por la policía.

Su llegada a Pamplona no ha estado tampoco exenta de polémica desde su primera cita con los medios en el área de Servicio de Zuasti hasta su precipitada huida del paseo de Sarasate asediado por medio centenar de opositores. Una chica ha resultado herida en la refriega en el céntrico paseo pamplonés.

En la concentración también se encontraban presentes la presidenta del Parlamento Foral, Ainhoa Aznárez, y representantes parlamentarios de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, Izquierda-Ezkerra y PSN.

El presidente de HazteOír, Ignacio Arsuaga, ha explicado que su idea era presentar en el Parlamento foral un manifiesto "pidiendo que se respete la libertad de expresión de los ciudadanos que no compartimos la ideología de género". Ha asegurado que "hay ciudadanos que tienen una determinada ideología, que es la ideología de la políticamente correcto, el discurso único de la ideología de género". "Lo respetamos. Exigimos que se respete su libertad de expresión, de la misma forma que exigimos que se respete la libertad de expresión de los que creemos que el sexo biológico es importante", ha indicado.

Debido a la concentración, el presidente de "Hazte Oír" no ha podido entregar el manifiesto de la asociación en el Parlamento de Navarra y lo ha hecho en la sede del Gobierno Foral.

Arsuaga ha declarado en un comunicado que "resulta paradójico que una campaña pacífica por las libertades de educación y expresión cuyo símbolo es un autobús sin texto ni imágenes sea recibido a pedradas por encapuchados. Pierden las libertades y perdemos todos".

UNA PERSONA HERIDA EN LOS INCIDENTES

La persona herida en Pamplona es una chica joven que ha sido trasladada en ambulancia hasta el Complejo Hospitalario de Navarra después de que, tal y como ella misma ha reconocido, "el mismo autobús" le "atropellase" y le pisase mientras protestaba en mitad de la carretera contra el autobús. La chica ha sufrido heridas en el pie y sangraba de la nariz al sufrir "también un golpe".

Ésta es una de las consecuencias que ha dejado el paso del polémico autobús por la capital foral. Tal y como se esperaba, no ha estado alejada de la polémica desde las mismas 11 horas, cuando ha llegado al área de servicio de Zuasti y una persona ha intentado deshinchar una de las ruedas para que no llegase a la ciudad.

Después de que a primera hora de la mañana de martes se hiciese oficial que el vehículo había decidido llegar este mismo lunes a Pamplona, varias personas han acudido a protestar contra el mensaje que traslada la asociación a nivel nacional sobre la transexualidad. Lo han hecho en Zuasti, en el polígono de Agustinos y en el Paseo de Sarasate, donde definitivamente se ha armado una revolución.

En este último punto, en el centro de la ciudad, se han vivido los momentos de mayor tensión, tal y como recogen estas imágenes. Más de doscientas personas se han soliviantado con distintas críticas contra el vehículo. Han mostrado pancartas con los mensajes "Ez zarete ongi etorriak" (No sois bienvenidos) y "Navarra: tierra de diversidad", además de gritar consignas como "Hazte Oír, kanpora", "Ninguna agresión sin respuesta" o "Ni se os quiere, ni se os necesita".

Una de las chicas manifestantes ha cobrado un gran protagonismo al atacar directamente al autobús con pelotas y huevos, además de aporrear la puerta del conductor en su entrada al centro de la ciudad.

El autobús ha bordeado el Paseo de Sarasate en menos de cinco minutos, tiempo en el que los protestantes han corrido tras él para increparlo. Huevos, pelotazos, patadas y golpes en los cristales se han sucedido antes de que la Policía Municipal y la Policía Nacional, equipos que escoltaban y custodiaban su paseo, hayan tenido que agilizar la huida del vehículo naranja. 

Acelerado, sobre las 13 horas, el vehículo ha salido pitando por el otro lado del Parlamento navarro para coger directamente la salida de Pamplona y abandonar la ciudad con dirección hacia Zaragoza

UN AUTOBÚS CALIFICADO "DEL ODIO"

Los primeros manifestantes que se han concentrado contra los principios que defiende este autobús han sido activistas de la asociación Kattalingorri y abertzales de LAB, que se han personado en Zuasti para impedir su salida. La Guardia Civil ha permitido su salida después de que una persona intentase deshinchar una de las ruedas, tal y como se puede observar en este vídeo.

El secretario de la asociación Kattalingorri, Raúl López, ha denunciado que "ha sido la propia delegada del Gobierno la que ha dado permiso para que este autobús del odio circulara y ella tendrá que dar explicaciones". "Va sin rotular, pero el mensaje es exactamente el mismo", ha precisado López, que ha lamentado que "no se ha movido ningún juez" ni "la fiscalía contra los delitos de odio".

El coordinador del servicio Kattalingune, Xabier Sánchez, ha recordado que "Navarra es un territorio libre de homofobia" y no ha entendido cómo la Delegación del Gobierno ha permitido esta "incitación al odio". "Aunque ponga esa piel de borreguito y cambie el eslogan, nos parece inaceptable", ha aseverado.

"EN PAMPLONA NO NOS RECONOCEN EL DERECHO DE EXISTIR"

Más tarde, sobre las 12 horas, ha sido el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, quien ha ordenado a la Policía Municipal de la ciudad prohibir el paso de HazteOír en el Polígono de Agustinos.

El motivo ha sido porque "no tenían autorización para circular por la ciudad con rótulos publicitarios". El vehículo llevaba escrito solamente el nombre de la asociación. Ha sido el propio Ignacio Arsuaga quien ha cedido a tapar la palabra 'HazteOír' con un papel naranja para que los agentes procedieran a permitir su circulación.

Pese a aceptar la ocultación del logotipo del autoproclamado 'autobús de la libertad', "no hay ningún tipo de publicidad, es una decisión política", ha reivindicado Arsuaga, que ha lamentado que en Pamplona no hay "democracia suficiente" como para que "el autobús de la libertad" pueda circular "libremente" con su logo. "En Pamplona no nos reconocen el derecho de existir, nos han obligado a tapar nuestro propio nombre", ha denunciado.

En este sentido, el abogado Sergio Gómez ha advertido de que la obligación de tapar el logo supone un "delito de prevaricación por parte de quien haya tomado esta decisión" y ha anunciado que la asociación "actuará en consecuencia".

Con esta idea, la salida desde el polígono hasta la ciudad ha tenido lugar a las 12.20 horas. Media hora más tarde, se ha desatado la revolución en Sarasate y su precipitada salida hacia tierras mañas. El autobús no ha aguantado más de dos horas y media en Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una herida y revuelta en Pamplona con la llegada del autobús de HazteOír: huevos, patadas y golpes al vehículo