SOCIEDAD

Cientos de personas despiden en Azagra al taxista trágicamente fallecido cuando recogía peregrinos de las Javieradas

La localidad navarra se ha volcado con la esposa e hijos de José Luis Agüera, muy queridos en Azagra por regentar uno de los restaurantes del pueblo.

Miles de peregrinos llegados de toda Navarra y de otras provincias de España han asistido hoy a la misa oficiada en la explanada del Castillo de Javier, localidad natal de San Francisco Javier, patrón de Navarra y patrono mundial de las misiones, c
Miles de peregrinos llegados de toda Navarra y de otras provincias de España han asistido hoy a la misa oficiada en la explanada del Castillo de Javier, localidad natal de San Francisco Javier, patrón de Navarra y patrono mundial de las misiones, c   villar lã³pez

Cientos de vecinos de Azagra y localidades cercanas han despedido este lunes a José Luis Agüera Rueda, el taxista de 54 años que falleció este sábado a consecuencia de un infarto sufrido mientras transportaba peregrinos de las Javieradas.

Este lunes a mediodía la parroquia de San Salvador ha acogido un multitudinario funeral en el que los vecinos han querido arropar a su viuda, Elvira Berisa, y sus tres hijos, Silvia, Elena y Daniel. La familia es muy conocida en Azagra, donde regenta el conocido hostal, bar y restaurante Venecia.

Son muchas las muestras de condolencia y apoyo que han recibido en las últimas horas toda la familia, desde que el sábado a primera hora de la noche se diera a conocer el trágico fallecimiento. Agüera era muy querido en la localidad navarra y en toda la zona, tanto por su trabajo diario en el servicio de taxi como cuando colaboraba con su familia en el bar que regentan en plena carretera variante de Azagra.

Además, durante la solemne misa que ponía fin a las primeras Javieradas de 2017, el arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, dedicó unas palabras de recuerdo especial para el vecino de Azagra fallecido.

UN INFARTO CUANDO VOLVÍA CON PEREGRINOS DE JAVIER

La noticia de la muerte del hombre caía como un jarro de agua fría en Azagra. José Luis Agüera había viajado con su taxi hasta el castillo de Javier para recoger a un grupo de peregrinos y conducirlos a la Ribera tras la misa del sábado por la tarde.

Cuando viajaban ya en el vehículo, el taxista aseguró a sus pasajeros que comenzaba a sentirse mal. Detuvo el vehículo y sufrió un desmayo. El hombre fue atendido en la carretera de Yesa por la Guardia Civil y por los médicos de la Cruz Roja del puesto de Liédena que velaban por la seguridad de la marcha de peregrinación.

A pesar de practicarle maniobras de reanimación y desfibrilación durante una hora, los sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida y se confirmó el fallecimiento a causa de un infarto en torno a las 19 horas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cientos de personas despiden en Azagra al taxista trágicamente fallecido cuando recogía peregrinos de las Javieradas