SAN FERMÍN 2020

Un Pobre de Mí todavía más triste: Pamplona despide los Sanfermines de 2020 que no se celebraron

Un centenar de personas se han reunido en la plaza consistorial para entonar la clásica despedida y celebrar que "Ya falta menos" para el 6 de julio de 2021. 

Grupos de pamploneses se han reunido este 14 de julio de 2020 para despedir las fiestas que no se celebraron en el Pobre de mi que da paso a la espera para el próximo 6 de julio de 2021. PABLO LASAOSA
Grupos de pamploneses se han reunido este 14 de julio de 2020 para despedir las fiestas que no se celebraron en el Pobre de mi que da paso a la espera para el próximo 6 de julio de 2021. PABLO LASAOSA

Cerca de un centenar de personas ha despedido los Sanfermines de 2020 que no se han celebrado. Pamplona ha dicho adiós en plena noche del 14 de julio a las fechas de julio más extrañas de su historia reciente, después de que las fiestas en honor a San Fermín no se hayan podido vivir por primera vez desde 1939. 

La plaza consistorial ha acogido a un reducido grupo de personas que han querido, de manera simbólica, conjurarse para citarse así para el próximo 6 de julio de 2021, cuando a las 12 horas deberán comenzar los próximos Sanfermines si el coronavirus y el control de la crisis sanitaria lo permiten. 

"Quiero ver si se hace algo, si quitan el pañuelo de la fachada. Venimos por tradición y esperamos que el año que viene se celebren", ha comentado Javier Ruiz en la misma plaza del Ayuntamiento que otros años a la misma hora sería un hervidero de personas con velas y el pañuelo rojo ya desanudado del cuello. 

"He vivido muchos Sanfermines de distintos sitios y el día del Chupinazo nunca había estado en la Plaza del Ayuntamiento, algo que sí hice este año. Ya que es un día un poco histórico he pensado en estar también el día del Pobre de Mí. Segurísimo que el año que viene los celebraremos, que no sean así", ha señalado Miguel Ángel Zabalegui

Cuando las agujas del reloj de la plaza consistorial han marcado las 12 de la noche y el día 14 de julio ha dado paso al primer día de camino hacia los próximos Sanfermines, Xabier Napal Roncal ha gritado: "Ya falta menos para San Fermín 2021. Viva San Fermín. Gora San Fermín".

No ha habido nadie en los balcones del Ayuntamiento como otros años ni el consistorio ha hecho ningún otro gesto que invitara a los pamploneses a reunirse en la misma plaza dentro de un año. Tampoco ha habido traca pirotécnica ni se ha escuchado el sonido de la charanga.

Sin embargo, ha sido en ese momento cuando los asistentes han comenzado a corear el clásico Pobre de Mí que cada 14 de julio a medianoche se entona como lamento por el fin de las mejores fiestas del mundo, al tiempo que se ha entonado el también popular y conocido "1 de enero" para recordar que pronto toda la ciudad fijará su fecha en el próximo 6 de julio de 2021.  

Ramón Urbistondo Lasa y Andrea Díez Fernández, de 27 años, ha acudido a la puerta de la parroquia de San Lorenzo para dejar la vela. "Lo hacemos todos los años y este año, aunque no haya habido Sanfermines queríamos cumplir las tradiciones. Espero que el año que viene se celebren. este año ha sido muy raro, ha sido todo muy diferente. Esperamos que esto sea una anécdota que podamos contar a nuestros nietos", han asegurado. 


UN MES DE JULIO DISTINTO

Estas inéditas "no fiestas" comenzaron simbólicamente el 6 de julio con una plaza del Ayuntamiento acordonada por la Policía Municipal, que sólo permitió el acceso de unas 400 personas. Algunas de ellas, de blanco y rojo, volvieron a levantar sus pañuelos al cielo a mediodía, pero no hubo lanzamiento de chupinazo que acompañara a su entusiasmo.

En su lugar, a las doce en punto, se desplegó en la fachada de la casa consistorial un gran pañuelo rojo con un lema que expresa el sentir de los pamploneses en este momento: "Los viviremos", en referencia a los Sanfermines de 2021.

Han sido nueve días extraños, con sólo unos irreductibles pamploneses vestidos de blanco y rojo por las calles, sin encierros, sin corridas de toros, sin música... y esta noche, sin el tradicional Pobre de Mí.

Pero es lo que tocaba, para hacer frente al coronavirus. El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha comentado este martes a Efe que la capital navarra ha dado una buena imagen en el mundo del 6 al 14 de julio, algo que para él era "fundamental", porque en estas fechas "somos un foco evidente de atención, y nos estamos jugando muchísimo".

Tras resaltar que ha habido rebrotes pero "de una manera relativamente controlada", el alcalde ha valorado que Pamplona haya sabido transmitir la imagen de que es una ciudad "que sabe cumplir" con las normas para evitar el contagio del Covid-19.

En general, "la imagen de Pamplona ha sido buena", ha insistido el alcalde de la ciudad, quien ha recordado el dicho que afirma que "el prestigio crece a la velocidad de la palmera y se pierde a la velocidad a la que cae el coco".

"El prestigio de tantos y tantos años de la ciudad" en Sanfermines, "de repente con una mala imagen se podía ir en gran medida al garete", ha declarado.

Aunque la procesión del 7 de julio fue suspendida, otros actos religiosos se han mantenido en estas fechas y han sido prácticamente los únicos que han recordado a los habitantes de Pamplona que se estaban viviendo estas fechas tan especiales para la ciudad.

Esta mañana, en la iglesia de San Lorenzo, donde se encuentra la capilla de San Fermín, ha tenido lugar la Octava misa dedicada al llamado "santo morenico", en la que ha participado el alcalde de la ciudad.

En esta celebración religiosa, ante la imagen del santo, que este año no ha podido ser llevado en andas por las calle de Pamplona, no han faltado las solicitudes de ayuda a San Fermín para superar una pandemia que cada día suma nuevos rebrotes en la capital navarra. También ha habido palabras de recuerdo a los cientos de personas fallecidas por el COVID-19.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de la Octava de San Fermín, Maya ha subrayado que no se puede emplear la palabra "desmadre" referida a los rebrotes, cuando es algo que "está pasando en toda España".

El alcalde ha añadido en todo caso que, a fecha de hoy, y así se lo transmiten desde el área de Sanidad, la valoración del comportamiento de los ciudadanos en San Fermín "es positiva", aunque "siempre a la espera de hacer la valoración final que será transcurridos unos días".

Y en este sentido ha defendido el uso de la mascarilla y ha lamentado que en el Casco Viejo se hayan visto imágenes con "incumplimientos" a la normativa sanitaria, si bien ha vuelto a poner en valor la forma de actuar de la "inmensa mayoría" de ciudadanos.

Mientras, Pamplona apura las últimas horas de estos "no Sanfermines" con la vista puesta en las doce del mediodía del 6 de julio de 2021 y la esperanza de que en ese momento vuelvan a abrirse las puertas del balcón principal de la casa consistorial para el lanzamiento del chupinazo


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un Pobre de Mí todavía más triste: Pamplona despide los Sanfermines de 2020 que no se celebraron