SAN FERMÍN

Pamplona se blinda con cientos de policías para que se respete la suspensión de los Sanfermines

Tanto el Ayuntamiento como diversas asociaciones han reclamado a la ciuduadanía responsabilidad individual, ya que el peligro del coronavirus todavía sigue vigente.

Un Policía Municipal y un Policía Nacional intercambian impresiones e información durante un control de movilidad realizado en Pamplona, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS
Un Policía Municipal y un Policía Nacional intercambian impresiones e información durante un control de movilidad realizado en Pamplona, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

Pamplona amanecerá este lunes con un 6 de julio marcado en el calendario, pero con un hondo pesar en el corazón de los cientos de miles de navarros que este año tendrán que ver los toros desde la barrera de la contención y la responsabilidad individual.

Precisamente estas dos palabras, responsabilidad individual, han sido las más pronunciadas en este final de semana atípico, previo a unos Sanfermines que se quedaron congelados ante el avance de la pandemia del coronavirus, y que habrán de renacer en el verano del próximo año 2021, cuando todo el mundo espera, incluido el propio alcalde de la capital navarra, Enrique Maya, que unas "fiestas dobles" sacien la sed de celebración de este mes de julio.

Pero por si acaso hay ciudadanios a los que les cuesta comprender que la crisis sanitaria del Covid-19 todavía sigue muy presente, pese al descenso de las cifras de afectados en la Comunidad foral, los diferentes Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han preparado un dispositivo especial para este 6 de julio, en el que cientos de agentes vigilarán en las calles para impedir conductas de riesgo y evitar las aglomeraciones.

Desde la Policía Municipal de Pamplona, por ejemplo, se desplegarán 14 puntos de control en los accesos al Casco Antiguo de la ciudad: en las calles Jarauta (en el cruce entre San Saturnino y Descalzos), San Nicolás, Pozoblanco, Comedias, Estafeta, Espoz y Mina, Calderería y plaza de la Navarrería. El objetivo no es otro que disuadir a los pamploneses y visitantes que celebren con grandes multitudes en el centro de la capital unos festejos que están suspendidos.

No serán los únicos agentes que patrullarán por el Casco Antiguo para controlar el aforo de las calles y los locales que hayan decidido abrir sus puertas este lunes. Desde la Policía Foral se indicó el sábado que 155 policías se unirán a este dispositivo especial. Noventa de ellos pertenecen al área de Seguridad Ciudadana, mientras que los demás son: 32 de Intervención, 9 del Grupo de Intervenciones Especiales (GIE), 10 de Protección de Autoridades, 8 de Protección del Palacio de Navarra y 6 de Información.

El cuerpo policial autonómico también ha impulsado otro dispositivo para prevenir los problemas que puedan originarse en las quedadas alternativas y actos privados organizados para celebrar unos Sanfermines cancelados por el coronavirus. El área de Tráfico y Seguridad Vial pretende que esos riesgos no influyan negativamente en forma de siniestralidad en las carreteras navarras. Por ello, se programarán controles de alcoholemia y de drogas en la red vial, en coordinación con otras policías.

130 AGENTES DE LA GUARDIA CIVIL

Los controles se llevarán a cabo en turnos de mañana, tarde y noche, y en los mismos participarán patrullas de la división de Seguridad Vial y de la brigada de Atestados. Se realizarán tanto en vías urbanas como interurbanas, principalmente en los accesos y salidas de la capital navarra.

Control preventivo de drogas y alcohol en una vía interurbana de Navarra. POLICÍA FORAL

Por todo ello, se recomienda una vez más que, si se ha ingerido alcohol u otras sustancias, se debe utilizar el transporte público para desplazarse y abstenerse de conducir vehículos si no se está en perfectas condiciones.

También desde la Guardia Civil se ha preparado una campaña de dispositivos preventivos para este inicio de unos Sanfermines suspendidos. Un total de 130 agentes, entre Seguridad Ciudadana y Tráfico, estarán trabajando este lunes día 6 de julio para mantener la seguridad en Pamplona.

Además, el Ayuntamiento de Pamplona publicó esta semana un bando en el que el regidor municipal, Enrique Maya, recuerda a los habitantes pamploneses que este año no habrá Sanfermines. "Las consecuencias de la pandemia del Covid-19, aún muy presente en la sociedad, hacen imposible la convocatoria de actos públicos entre el 6 y el 14 de julio. Es una decisión difícil, histórica, dolorosa, pero es la única posible. Así lo han entendido los grupos políticos municipales, que han respaldado unánimemente la decisión, los actores de la fiesta y la ciudadanía. A todos ellos agradezco su comprensión y su apoyo".

CONSEJOS DE LOS EXPERTOS

Como la celebraciónn de los festejos resulta incompatible con la gestión sanitaria y los elevados riesgos de la pandemia, el bando no incluyó, como era costumbre, la ampliación de los horarios de los bares, las disposiciones para el Chupinazo y los encierros, la instalación de los juegos infantiles o las medidas extraordinarias para organizar el tráfico. "Este año no habrá fiesta, y la ciudad debe recuperar poco a poco el pulso a la normalidad, también durante esos días", subrayó el alcalde.

Y para que se cumplan a rajatabla los consejos de los expertos, el consistorio adjuntó una serie de recomendaciones básicas, entre las que está evitar las zonas con aglomeraciones, guardar la distancia (1,5 metros), utilizar la mascarilla, lavarse frecuentemente las manos (durante un minuto), respetar el aforo indicado en cada establecimiento y eludir las celebraciones en grupo y los saludos efusivos.

"Seamos responsables para no poner en riesgo nuestra salud e incluso nuestra vida y la de quienes nos rodean, especialmente la de los mayores, que son la
población más vulnerable a los efectos del Covid-19", sentenció Maya, que añadió que "este es el bando de la responsabilidad, de la petición de que reine la prudencia y el sentido común. Todos somos corresponsables de los no-Sanfermines de este año. Y también de trasladar al resto de Navarra, de España y del mundo una imagen
de normalidad. Ojalá que dentro de unos días nos sintamos orgullosos de nuestro comportamiento y de la imagen que hemos transmitido".

Por otro lado, desde el Ayuntamiento pamplonés también se quiso destacar que se debe poner el punto y final a la lacra de la violencia contra las mujeres, estén las fiestas activas o suspendidas. En este sentido, el grupo Sanfermines en Igualdad ha impulsado la campaña Pamplona sin violencia hacia las mujeres, cuyo propósito es la prevención de estos actos deleznables.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona se blinda con cientos de policías para que se respete la suspensión de los Sanfermines