• domingo, 03 de julio de 2022
  • Actualizado 17:03
 
 

POLÍTICA

Un parlamentario socialista denuncia las coacciones de Aznárez tras publicar un artículo de opinión que no le gusta

Tras escribir un artículo de opinión, Guzmán Garmendia (PSN) fue requerido en el despacho de la presidenta del Parlamento para solicitarle explicaciones y una rectificación.

Ainhoa Aznárez, presidenta del Parlamento de Nvarra sonrie. PABLO LASAOSA
Ainhoa Aznárez, presidenta del Parlamento de Nvarra sonrie. PABLO LASAOSA

No es la primera vez que el nombre de la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, sienta un precedente en esta legislatura. Tras el uso del coche oficial para irse de vacaciones en estos últimos meses ahora es acusada de coacción por parte de uno de los grupos políticos que conforman la Cámara foral.

El Partido socialista ha presentado este lunes una queja hacia la propia presidenta Aznárez por supuestamente querer “coartar la libertad de expresión y de crítica política” a uno de los representantes del arco parlamentario. “Una situación inédita y contraria al básico respeto democráticos”, ha añadido el PSN en la queja presentada.

El socialista Guzmán Garmendia escribió un artículo de opinión titulado “Parlamento invisible” el pasado viernes 16. En él, criticaba una decisión adoptada por la Mesa de la Cámara semanas atrás en relación a las credenciales para los medios y a la autorización de grabaciones gráficas o sonoras en las sesiones de los órganos del Parlamento.

Unas palabras que parece que no gustaron a la presidenta del Parlamento, motivo por el cual Garmendia fue llamado al despacho de la representante máxima de la Cámara foral ese mismo día.

Los socialistas exponen que, al llegar al despacho, el parlamentario se encontró en el interior con la jefa de gabinete de la presidenta, el secretario, el responsable de prensa y la letrada mayor. Allí se le pidieron explicaciones y una rectificación pública de las palabras recogidas en ese artículo de opinión.

Por su parte, Garmendia relató que el texto “no contempla ni más ni menos que lo que dice el acuerdo y que no hay nada que rectificar porque todo lo que se dice se ajusta a la realidad”.

En este sentido, los socialistas recalcan que “la presidenta debe respetar las opiniones, le gusten o no,  y nunca actuar de parte sino mantener la neutralidad en su labor, puesto que está al servicio de la ciudadanía, no de su partido, ni de sí misma”.

Además, también han exigido que Aznárez se atenga a sus funciones, así como que cese “las actitudes de prepotencia, de intromisión en la labor de los parlamentarios y deje de instrumentalizar al personal funcionario”.

Tras la presentación de la queja, el PSN espera la disculpa de la presidenta del Parlamento, quien aún no se ha pronunciado sobre esta cuestión en concreto, y muestra su apoyo al parlamentario como a cualquier otro que "exprese sus opiniones públicamente mientras se hagan con el conforme al debido respeto a la instutción y a sus representantes".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un parlamentario socialista denuncia las coacciones de Aznárez tras publicar un artículo de opinión que no le gusta