PREMIUM  POLÍTICA

Los líderes de Podemos en Navarra reconocen lo que todo el mundo ha visto: "Hemos dado vergüenza ajena"

Mikel Buil y Eduardo Santos aseguran haberse equivocado al confiar "ciegamente" en algunos de sus compañeros, en una alusión velada a Laura Pérez.

Laura Pérez y Mikel Buil hablan al oído en la bancada de escaños de Podemos en el Parlamento de Navarra. ARCHIVO
Laura Pérez y Mikel Buil hablan al oído en la bancada de escaños de Podemos en el Parlamento de Navarra. ARCHIVO  

Los actuales líderes de Podemos en Navarra, el secretario general Eduardo Santos y el candidato a las elecciones forales Mikel Buil, han reconocido en un balance de legislatura que la formación morada ha dado "vergüenza ajena".

La legislatura de Podemos Navarra, uno de los cuatro socios del cuatripartito, ha estado marcada por la división interna de la formación, que vivió en la bancada del Parlamento una guerra interna entre el sector oficial y la corriente crítica de Orain Bai liderada por Laura Pérez.

Podemos irrumpió en 2015 en la Cámara foral con 7 parlamentarios y se erigió en uno de los pilares para sustentar el Gobierno de Uxue Barkos. Las desavenencias internas comenzaron en 2017, cuando la hasta entonces secretaria general de Podemos en Navarra, Laura Pérez, perdió el timón.

Pérez perdió las primarias para elegir secretario general, un puesto que consiguió el diputado Eduardo Santos. A partir de entonces comenzó el naufragio político de la formación morada.

El partido suspendió la militancia de Laura Pérez al denunciar que había utilizado su voto parlamentario en beneficio propio, por lo que acabó expulsándola de Podemos y exigiéndole que devolviera su acta como parlamentaria en la Cámara foral.

Lejos de amedrentarse, la que fuera líder del partido continuó el tira y afloja con la dirección de Podemos y reunió a la mayoría del grupo parlamentario en la Cámara foral para mantener sus puestos.

Laura Pérez y sus tres parlamentarios afines sacaron adelante la escisión Orain Bai, dentro del mismo grupo parlamentario en el que debían convivir con los tres representantes oficiales: la presidenta de la Cámara, Ainhoa Aznárez; Mikel Buil y Tere Sáez, que terminó desmarcándose de ambos bandos.

Los últimos meses de legislatura han estado marcados por la guerra intestina para derrocar a Aznárez como presidenta del Parlamento, ya que quienes habían sido sus compañeros trataron de expulsarla del grupo oficial para obligarla a dejar el puesto.

Aznárez acusó a Pérez de emprender esta lucha para tratar de hacerse con el control del dinero del grupo parlamentario de Podemos-Orain Bai y se aferró a su cargo, en el que ha conseguido finalizar la legislatura.

"LA RESPONSABILIDAD ES NUESTRA"

Ahora los líderes del sector oficial de Podemos en Navarra, Santos y Buil, reconocen en una columna de opinión que los escándalos protagonizados por su propio partido han dado "vergüenza ajena".

"La responsabilidad es nuestra y en política no hay excusas", indican el secretario general y el actual candidato. "Si lo hacemos mal, lo decimos. Y sí, en Navarra hemos dado vergüenza ajena hasta un punto tan doloroso que nos costaba reconocernos a nosotros mismos", han apostillado.

"Nos ha costado tremendamente llevar cada mañana el peso de una confianza a la que le devolvíamos semejante imagen de discordia y de división, la hubiera o no", han reconocido sobre la situación que han trasladado al panorama público.

En una velada alusión a su rival Laura Pérez, los líderes reconocen haber errado en su actuación al frente del partido: "Nos hemos equivocado cuando confiamos ciegamente en algunos compañeros y compañeras".

Eduardo Santos y Mikel Buil tiran de autocrítica en su misiva para dar explicaciones a los militantes y simpatizantes que en su día apoyaron a Podemos, a quienes tratan de convencer ahora de un cambio de rumbo en la formación.

Han criticado que se compare la actitud mantenida durante estos enfrentamientos por mantenerse en sus puestos con la actitud que denunciaban en la "vieja política" y la 'casta': "Como si en algún momento hubiéramos prometido la perfección moral; como si en algún momento hubiera estado a nuestro alcance".

"Queremos que quede claro que un resultado electoral, sea el que sea, no lava nuestros errores pasados ni nuestras miserias", han continuado en su carta, "y seguiremos asumiendo públicamente lo que hagamos mal, aunque sea contra todas las reglas de la vieja política. Porque en el fondo sólo es la ciudadanía la que juzga".

Por su parte, la otra mitad del grupo original de Podemos que fue a la deriva por los pasillos del Parlamento de Navarra sigue tratando de sacar adelante una nueva candidatura con la que optar al Parlamento.

Laura Pérez continúia deshojando la margarita de llevar Orain Bai a las elecciones del 26 de mayo después de que Bildu descarta su ofrecimiento para ir en las listas abertzales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los líderes de Podemos en Navarra reconocen lo que todo el mundo ha visto: "Hemos dado vergüenza ajena"